El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Domínguez, gobernadores y ministros, tras la reunión con el agro
Precios

La carne podría aumentar en los próximos meses

Tras las bajas leves de julio y agosto, ahora se diluirá el efecto que tuvo la restricción exportadora; habrá más demanda y el período noviembre-diciembre suele tener más subas

30-09-2021
Compartir

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, aseguró que “de ninguna manera” la apertura de las exportaciones de vaca conserva a China, a partir del próximo lunes, va a afectar los precios de los cortes de carne vacuna al consumidor. 

Sin embargo, desde el sector advierten que los precios en los mostradores podrían recalentarse durante los próximos meses.

El Gobierno comenzó a intervenir en las ventas externas de la carne desde mayo y luego las prohibió totalmente hasta el 20 de junio último. Actualmente, hay un esquema de cuotificación al 50% que, según anunció el ministro Domínguez, se mantendrá hasta el 31 de diciembre próximo. A la prohibición también se incluyó, especialmente, los siete cortes más consumidos por los argentinos: asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

Además de ese 50% permitido, está permitido vender las cuotas con Estados Unidos, Europa e Israel. En tanto, este miércoles el ministro de Agricultura se comprometió a que a partir del lunes estará permitida la venta de la llamada vaca conserva o “vaca vieja” al mercado chino. El propio Domínguez detalló que se tratan de 140.000 cabezas de ganado que “no tendrán impacto en un mercado local que cuenta con 53 millones de cabezas”. Así, el mercado liberado se acerca a 75-80%.

El presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti, expresó ante El Economista que todavía no hay precisiones respecto a cómo se va a instrumentar la venta a China de esa cantidad de vacas conserva. “El ministro dijo que las exportaciones nunca estuvieron cerradas y eso no es cierto”, agregó.

“Los frigoríficos están esperando determinaciones para saber qué hacer, hay muchos que tuvieron que reducir horas y suspender empleados. A eso se suma que no se pueden hacer clientes nuevos, por lo que tampoco hay previsibilidad hacia el futuro”, apuntó Schiaritti.

Precio de la carne

La decisión de intervenir en las exportaciones de este producto por parte del Gobierno fue justificada por los funcionarios en un contexto en el que había subas interanuales que alcanzaban el 80% y en algunos casos el 100%. No obstante, durante los últimos dos meses se vio una baja de los cortes en los mostradores, pero leve.

Según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva), el promedio de los cortes de carne en Capital Federal y el Gran Buenos Aires había acumulado casi 32% de subas hasta junio, mientras que hubo bajas en julio y agosto: 0,9% y 1,4%, respectivamente. Ese último mes, el promedio de los cortes marcó un aumento de 77,7% interanual, con el asado estuvo por encima de ese guarismo (82,6%).

En tanto, si sólo se toma en cuenta el período en el que el mercado estuvo intervenido, se puede observar que durante los primeros dos meses hubo una suba acumulada de 13,8%, mientras que la baja de los otros dos alcanzó el 2,3%. No obstante, el saldo terminó siendo negativo para los bolsillos.

¿Qué puede pasar?

Sin embargo, esas bajas pueden explicarse debido al exceso de oferta en el mercado interno ante la imposibilidad de exportar y desde el sector venían advirtiendo que eso sería temporal. Así lo explicó el economista en jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada), David Miazzo, ante El Economista.

“En los próximos meses se combinarán tres factores que pondrán presión sobre los precios internos: se terminará el efecto que tuvo la restricción de exportaciones, el Gobierno aumentará la emisión monetaria de cara a las elecciones y durante el período noviembre-diciembre generalmente la carne aumenta bastante”, detalló Miazzo.

Los datos del Ipcva confirman la tendencia señalada por el economista. En base a los reportes de la entidad, por ejemplo, en noviembre del año pasado el promedio de los cortes de carne tuvo una suba de 7,4% mensual. En cuanto a diciembre, la variación respecto al mes anterior fue de nada menos que de 19,9%.

Por su parte, Schiaritti mencionó que la apertura de ventas a China no va a influir en los precios locales. Sin embargo, consideró que si aumenta el poder adquisitivo, y luego la demanda, en una oferta que “está cayendo” podrían haber subas. “Otra cuestión que se suma tiene que ver con los meses que está comenzando el calor y las fiestas están próximas, por lo que habrá más demanda”, concluyó.

Fomento a la agroindustria

El Gobierno seguirá con los gestos de buena voluntad hacia el campo. Otro de los puntos que se acordaron en la reunión que mantuvo Domínguez con la Mesa de Enlace, además de la reapertura del mercado chino, fue que se enviará al Congreso un proyecto de fomento a la agroindustria. Fuentes oficiales confirmaron a El Economista que el texto será presentado hoy y enviado al Congreso.

Alberto y Cristina, la noche de la "catastrofe politica"

El Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial, Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador había sido trabajado durante el año pasado entre funcionarios y el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), pero luego no avanzó como se esperaba. 

Con la llegada de Domínguez a Agricultura, se volvió a reflotar dicho proyecto que buscará aumentar las exportaciones a US$ 100.000 millones anuales y crear 700.000 puestos de trabajo nuevos.

La iniciativa contemplará incentivos fiscales para las exportaciones con valor agregado, con el objetivo de fomentar la industrialización del sector agrícola. Algunos de esos puntos serán: reducciones impositivas para la compra de semillas fiscalizadas y fertilizantes, diferimiento anticipado de IVA para nuevas inversiones y amortización acelerada de proyectos de inversión en generación de valor. 

El lunes, el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió en el Palacio de Hacienda a su par de Agricultura para avanzar en los detalles del proyecto. Allí se dejó en claro la importancia que tiene para el país el sector agroindustrial en la generación de puestos de trabajo, valor agregado y, sobre todo, divisas

Mesa de Enlace advierte que los problemas siguen

Se verá cómo impacta ese proyecto en la Mesa de Enlace, que anoche hizo un balance de su primera reunión con Domínguez y fue más negativo de lo esperado. “Nos quedamos con gusto a poco después de la reunión con el gobierno nacional. Cuotificar la exportación de carne es una mala decisión, no sirve para nada y perjudica no solo a los productores sino también al país”, señalaron desde el espacio integrado por CRA, SRA, Coninagro y FAA. “Nuestra expectativa era la apertura total de las exportaciones, pero sólo se liberó una categoría, que no es la que consumimos los argentinos, la vaca conserva y manufactura”, expresaron.

“Lamentamos que muchos productores hayan mal vendido sus animales en estos meses de intervención de los mercados, nos hicieron perder mucha plata vendiendo a precios irrisorios. Ahora esperamos que se generen hechos reales y concretos, y por otro lado que liberen todas las exportaciones. El plan de lucha sigue, no solo es el cepo de la carne. Hay temas como el trigo, los derechos de exportación, mal llamadas retenciones, inseguridad rural, entre otros”, sentenciaron.  Domínguez deberá arremangarse para restablecer la confianza con el sector.

***

A ver si los brasileños me van a indicar a mí lo que tengo que hacer con la producción

Un tema que también preocupa al agro es el trigo transgénico. En particular, el HB4. Es tolerante a sequía y fue desarrollado por la empresa Bioceres. Uno de los problemas, aun no solucionados, es que no lo aprobó Brasil (el principal mercado del trigo criollo) y parece haber resistencia de la industria molinera brasileña. “Aun suponiendo que Brasil aprobara la comercialización de estos trigos, hay que tener en cuenta que el resto de los destinos habituales de nuestra producción triguera directamente no aceptan trigos genéticamente modificados”, dijeron desde la Mesa de Enlace. 

"Yo quiero defender mi modelo de desarrollo nacional y voy a pelear contra el mundo para defenderlo", dijo Domínguez

Si bien reiteraron su apoyo “a la ciencia nacional y la innovación tecnológica”, dejaron en claro su rechazo a la estrategia oficial y el avance de las hectáreas para “ensayos” del cereal modificado. El ministro dio su visión y puso como blanco a Brasil. “Lo que es soberanía tecnológica, lo que es investigación y desarrollo nacional si no lo defendemos nosotros quién lo va a defender”, planteó el ministro el martes, tras anunciar una flexibilización del cepo a la carne. 

Luego agregó: “A ver si los brasileños me van a indicar a mí lo que tengo que hacer con la producción. Yo quiero defender mi modelo de desarrollo nacional y voy a pelear contra el mundo para defenderlo después que el mercado te dicte tu propia realidad, pero yo como ministro del sector quiero que se conozca lo que pienso. Creo en la productividad, creo en los negocios y lo que hacen negocios quiero que hagan más negocios”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés