El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Afirman que la participación del tambero ya alcanzó el 28%

El director provincial de Lechería previó mejoras gracias a la suba de los precios internacionales.

01-09-2016
Compartir

Aunque para la semana que viene se espera una importante protesta en Plaza de Mayo, en la que se regalarán sachets y se ordeñarán vacas para pedir mejoras en la rentabilidad, el Gobierno asegura que el sector tambero comenzó a salir de la profunda crisis que arrastra desde hace dos años y medio, como consecuencia de la caída de los precios internacionales, los altos costos y la llegada de las inundaciones, que provocaron una fuerte baja en la producción. Al menos así lo analizó el director de Lechería bonaerense, Juan José Linari, quien destacó que en junio se registraron mejoras en la participación del tambero en la cadena de valor, justo en un momento en el que el sector reclama que se transparente la comercialización, dado que el eslabón primario recibe entre $ 4 y $ 4,50, mientras que el valor del litro de leche en góndola llega a los $ 18.

“En los últimos meses la recomposición de precios al productor ha sido importante, aunque no le alcance para cubrir todas sus necesidades. Tomando en cuenta la canasta total de lácteos, para el mes de junio la participación fue del 28% sobre el precio final, con lo cual hay una tendencia saludable”, explicó Linari sobre la base de datos del Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos, que mide los valores a nivel nacional. “Hemos visto que el peor momento en cuanto a la participación del tambero en la ganancia final se dio en enero, cuando no superó el 21%. Esto es algo así como diez puntos menos que en diciembre de 2014, lo que significa que en un año se retrocedió diez puntos”, señaló .

De todas formas, el funcionario adelantó que la Comisión Nacional de Defensa a la Competencia investiga el proceso de formación de precios, para lo cual sigue de cerca el recorrido del producto, desde la salida de tranquera del tambo hasta que llega al consumidor para comprobar si existe una posición dominante, cartelización, colusión o alguna figura que pene la ley. “Por supuesto que si esto fuera así el Estado tiene que actuar con todo rigor, como hacen los países del mundo”, dijo.

Otro contexto

Una de las problemáticas que más complican al sector son los precios internacionales, que si bien hace tiempo que mantienen una tendencia bajista, registraron repuntes interesantes en los últimos meses, algo que el oficialismo lee como una señal de una posible recuperación. En ese sentido, Linari fue contundente y afirmó que el valor de la leche en polvo “ha mejorado alrededor del 30% en el último mes”, lo cual permitiría que de aquí en adelante “cualquier excedente de leche que exista se pueda exportar en mejores condiciones que las de hoy, genere más rentabilidad a la cadena y contribuya a sostener los precios al productor”. Según el dirigente, “estamos frente a un cambio de tendencia y eso es algo que no estaba en los cálculos de nadie, pero que realmente nos alegra mucho”.

Menos subsidios

El martes, dirigentes lecheros tenían prevista una reunión con el Gobierno Nacional, pero el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, decidió suspenderla “hasta nuevo aviso”. La decisión cayó como un baldazo de agua fría entre los representantes del sector y no hizo más que agudizar la tensión que se acumula entre ambas partes, a pesar de los anuncios por compensaciones que anunció en marzo el titular de la cartera, que beneficiaron a más de diez mil productores. Sin embargo, tanto el Ejecutivo como la producción primaria coinciden en la necesidad de terminar con los créditos y generar avances estructurales.

“Nosotros acompañamos este proceso de crisis con todas las herramientas financieras que hemos podido generar a través del Banco Provincia y ya pusimos $ 200 millones a disposición de la producción lechera bonaerense. Ya llevamos colocados alrededor de $ 80 millones, con tasa bonificada y con un plazo de un año de gracia para devolver el capital. Esto les resultó útil a muchos productores, mientras que otros no han podido acceder”, sostuvo Linari, al tiempo que aclaró que cree que “el subsidio no es una solución en sí misma cuando hay un derrumbe de rentabilidad como la que hemos pasado, de todas formas la Mesa Lechera de la provincia, donde trabajamos activamente en conjunto con el sector privado, destacó el reclamo de las entidades para mejorar rápidamente la condición de los créditos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés