Unicef

Grave: en Argentina hay 3,8 millones de chicos pobres y con carencias básicas

Entre ellas, están una correcta alimentación, acceso a la educación, vivienda y cloacas, entre otras

Grave: en Argentina hay 3,8 millones de chicos pobres y con carencias básicas
08-12-2021
Compartir

En base a los datos difundidos por la Encuesta Permanente de Hogares, elaborada por el Indec, Unicef dio a conocer un informe donde expone que en Argentina hay 3,8 millones de chicos pobres y con privación de acceso a derechos básicos. Esta cifra representa al 28,4% de los niños del país.

El informe evaluó, además de la pobreza interseccional durante el corriente año, el impacto de la pandemia y el acceso a políticas de protección de ingresos. Sobre esto, destacó que la pobreza monetaria infantil es más volátil que general y va en línea con los ciclos de crecimiento y decrecimiento de la economía. Así, el índice infantil se ubica entre 14 y 17 puntos por encima al que se refiere al conjunto de la población.

Al primer semestre del 2021, 7,2 millones de los niños y adolescentes (54,6%) estaban bajo la línea de pobreza monetaria y en 2,2 millones (16,9%) la situación se torna extrema. Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social y Monitoreo de Unicef, comentó que “las niñas y niños significativamente menos pobres que el promedio residen en hogares cuya PR (persona de referencia del hogar) tiene 60 años o más, que ha completado 12 de educación formal (primaria completa) y que se desempeña como trabajador/a independiente profesional o como asalariado/a formal”.

Por ello, otro factor a tener en cuenta es la tenencia de empleo de la persona de referencia en el hogar y se destaca que, el hecho de contar con uno no es suficiente para estar por fuera de la pobreza. Un chico cuya casa está en un barrio popular registra una tasa de pobreza un 43% más alta que el promedio general. 

A su vez, según Waisgrais, “si la PR se desempeña como asalariada informal o como trabajador por cuenta propia en ocupaciones de baja cualificación, tiene una probabilidad de estar en la pobreza dos veces más alta que la de quienes residen hogares cuya PR es un trabajador formal (solamente un poco menor a la de aquellos cuya PR está desocupada)”.

Retrocediendo un poco más, en cuanto a la disminución de la tasa de pobreza en el último trimestre del 2020, el informe remarca que “se explica únicamente por la mejora en la situación de los hogares sin niñas, niños y adolescentes entre sus miembros, dado que para el grupo que sí los tiene como miembros la pobreza siguió incrementándose, aunque en forma leve (0,6 puntos entre el segundo y el cuarto trimestre de 2020), de manera que la diferencia entre las tasas de pobreza específicas se amplió”.

Unicef también se refirió a las desigualdades de género, ya que los hogares donde las jefas son mujeres demostraron mayor pobreza que las que presentaban hombres. Así, la diferencia entre ambas tasas pasó de 4 puntos en el primer semestre del 2018 a 5 puntos durante el segundo del año pasado.

“En el momento de la crisis desatada por la pandemia esa diferencia se amplió y llegó a 8,2 puntos. Se mantiene la mayor vulnerabilidad de los hogares con presencia de niñas, niños y adolescentes entre sus miembros, que se profundiza cuando la jefa es mujer. Estos hogares, que se encontraban ya en peor situación relativa, sufrieron en mayor medida las consecuencias de la crisis”, continúa. 

Por último, el estudio concluyó con proyecciones para la erradicación de la pobreza y afirma que se necesitaría un crecimiento de tasa superior al 3% anual en términos reales durante 15 años para disminuirla a un dígito.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés