Portafolios 2021: qué activos hay que tener en cuenta

14 de diciembre, 2020

Una “vieja” estrategia industrial para un “nuevo” mundo pospandemia

Para 2021, GMA Capital recomienda dos tipos de cartera, en un escenario en que “el segundo año de pandemia pondría paños fríos al rebote que se esperaba hace unos meses”. El virus, se sabe, no va a extinguirse por osmosis, pero están apareciendo las primeras vacunas y estas alimentan las esperanzas de una normalización de la vida. Por las dudas, detrás están los bancos centrales imprimiendo dinero si fuera necesario. Se espera un 2021 mejor que el 2020, ¿pero cómo aprovechar ese envión?

Portafolios 2021: qué activos hay que tener en cuenta

Renta fija global, bonos corporativos, títulos indexados y Cedears conforman el portafolio conservador recomendado, mientras que activos dollar-linked, acciones y bonos soberanos de Argentina integran el menú moderado.

¿En pesos, pero más que un plazo fijo?

Según GMA, hubo una opción de cobertura “que descolló en 2020”: los bonos indexados o atados al CER. “Producto de una fenomenal compresión de rendimientos y del carry por la inflación de este año, los bonos CER como el TC21 y el DICP promediaron una ganancia de 20% en dólares (al tipo de cambio CCL) y de 128% en pesos”, sostuvo. Se espera una inflación de 40-50% para 2021.

Para la cartera conservadora, los bonos CER podrían explicar 15% del total, con el foco en bonos cortos como TX21 y TX22. Y en el portafolio moderado, hasta 20% con un pie en el tramo medio, con títulos como TX24 y TX26.

Dólares, pero no soberanos

Respecto a los “rendimientos atractivos en dólares y alejados del soberano, la variante que gana fuerza es la de los títulos corporativos en moneda dura, es decir, los bonos en dólares que emiten las empresas más importantes de Argentina”. Los inversores más conservadores podrían incorporar hasta 25% de títulos corporativos. En las carteras moderadas, el umbral sería 10%.

En el menú de opciones más conservadoras sobresalen créditos como Arcor 23 (TIR 6,4%) y PAE (5,2%). Para perfiles con mayor tolerancia al riesgo, se menciona a Pampa Energía 23, Telecom 25 y Banco Macro 26, todas con rendimientos superiores al 10%.

Los inversores más conservadores podrían incorporar hasta 25% de títulos corporativos. En las carteras moderadas, el umbral sería 10%.

¿Renta fija en dólares sin Argentina?

“La respuesta son los Fondos Comunes de Inversión (FCI) de renta fija global. Estos vehículos excluyen, en la mayoría de los casos, las variantes locales para enfocarse en productos regionales. Brasil, Chile y Paraguay son los principales destinos de estos fondos, tanto en instrumentos soberanos como corporativos. A pesar de la volatilidad de este año, los FCI globales resistieron muy bien el embate con un retorno promedio de 2% en dólares, aunque los mejores rindieron más de 9%. Este asset class podría tener un peso relativo de hasta 25% en la cartera conservadora”, señaló GMA Capital.

¿Invertir en Wall Street en pesos?

Sí, los Cedears. No por nada, como dice GMA, fueron los instrumentos de mayor crecimiento relativo durante este año que termina.

Para carteras conservadoras, la clave radica en buscar certificados que combinen buena liquidez, baja volatilidad y subyacentes con reducido beta (acotada sensibilidad a cambios en las condiciones de mercado). Para tener una idea más acabada de los mejores Cedears, GMA Capital desarrolló el GMA Score en base a ponderaciones fijas de los mencionados atributos. Cuanto más bajo es el score, más alto es el puesto en el ranking. Así, los 5 CEDEARs más defensivos hoy serían Walmart (WMT), Barrick (GOLD), Coca Cola (KO), Alibaba (BABA) y Johnson & Johnson (JNJ). En promedio, este grupo de papeles no solo ofreció cobertura, sino que también permitió ganar 16% en dólares.

Inversores con un poco más de estómago pueden optar por papeles con beta más altos e incluso menor volumen operado. Entre las variables más atractivas encontramos los activos vinculados a commodities y emergentes, especialmente de Brasil como Bradesco (BBD) e Itaú (ITUB) -bancos-, Petrobras (PBR) -petróleo- y Vale (VALE) -hierro-. En la cartera conservadora, Cedears defensivos podrían pesar hasta un 25%, mientras que otros más dinámicos podrían explicar hasta un 10%. En el portfolio moderado, los certificados con beta bajo y beta alto representarían 10% y 20%, respectivamente.

¿Atados al dólar?

Con la expectativa de un recorte de la brecha “desde abajo” (es decir, una devaluación del oficial), “contar con algún producto dollar-linked tiene sentido”, dice GMA. Uno de los riesgos: un desdoblamiento formal del tipo de cambio. “Un tipo de cambio oficial financiero (alto) y otro comercial (bajo) afectaría de lleno las valuaciones de los títulos dollar-linked”, dice GMA.

¿Y los Globales pueden levantar?

Los nuevos bonos del canje, con Ley NY, están muy castigados, pero si la macro se endereza… “Creemos que, de aparecer señales positivas por este lado en los próximos meses, las paridades actuales inferiores al 40% de los Globales difícilmente sean un mal trade a mediano plazo. Unas cuentas rápidas indican que, si Argentina se pareciera más a un país africano, el upside en bonos rondaría el 13% en dólares. Siendo aún más optimistas, una convergencia a tasas del 10%, como Ecuador, redundaría en ganancias de capital del orden del 34%”, dice el informe.

En los portfolios moderados, Globales podrían explicar hasta el 20% de las posiciones. Ponemos el foco en GD41 y GD38, con mayor protección legal (Indenture 2005) y cupones más altos. Con estos bonos, se recupera entre el 15% y el 17% del precio actual con la renta cobrada hasta fines de 2023.

¿Algo del Merval?

“Como esperamos que el 2021 sea mejor que el 2020, que exista cierto derrame por la bonanza de commodities y emergentes, y una mejora en los diferenciales de riesgo, pensamos que el equity argentino, a pesar de los riesgos, es un ‘play’ que debe hacerse, aunque con la dosis justa”, dice el trabajo de Nery Persichini y Sofía Feldman, Head of Strategy y analista de GMA, respectivamente.

En las carteras moderadas, 10% como máximo de equity argentino sería adecuado. Bancos, utilities y empresas ligadas a sectores cíclicos podrían reaccionar con mayor fuerza en un escenario positivo. Si la intención es evitar el “stock picking”, los FCI de renta variable que replican al S&P Merval son los vehículos indicados.