Empiezan las vacunas, pero las bolsas no se inmutan y lo local baja

9 de diciembre, 2020

Empiezan las vacunas, pero las bolsas no se inmutan y lo local baja

Por Luis Varela

Tomando los números con la punta de los dedos, ya que lunes y martes hubo feriado en el mercado argentino, los negocios financieros del mundo se encontraron ayer con el debut de la vacunación contra el Covid-19, algo esperado desde hace más de un año con gran ansiedad, y los negocios mundiales prácticamente no se inmutaron: las Bolsas casi no se movieron, el dólar global frenó su caída, los metales preciosos estuvieron sostenidos y las criptomonedas, estrellas del año, mostraron otra rueda con cotizaciones hacia abajo.

A nivel global todo el planeta está atento a las reacciones que van a ir teniendo los vacunados, primero en Inglaterra, Escocia, Rusia, Estados Unidos, Holanda y Bélgica. Y a medida que se vaya comprobando que los casos de contagios y muertes disminuyen, o no, se irá empezando a pensar en una nueva realidad pos-Covid, o de lo contrario se seguirá esperando. Ayer y anteayer, como ocurre en casa inicio de semana, los laboratorios siguieron dando datos de efectividad, y ahora de velocidad de distribución, y esos serán los drivers que irán moviendo los valores.

En paralelo con ese problema inmenso, hubo un pequeño dato regional que también aflojó algo la tensión en Europa. Gran Bretaña dijo que retiraría las cláusulas de un proyecto de ley que violaban el acuerdo del Brexit, después de haber llegado a un consenso con la UE sobre cómo gestionar la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. Y, si bien el acuerdo es independiente de las conversaciones comerciales más amplias, eso elimina lo que era un punto importante de controversia.

Así y todo, las bolsas asiáticas y europeas se mostraron con variaciones de más menos 0,3%, casi laterales. Mientras que los índices de la Bolsa de Nueva York arrancaron el día débiles (como viene ocurriendo últimamente), pero los anuncios de estímulos de la reserva Federal hacen que sus índices se sostengan, por lo que al final del día terminaron 0,4% arriba, con un agregado: ya antes de asumir, cuando faltan cuarenta días para que entre a la Casa Blanca, el presidente electo Joe Biden ya empezó a moderar algunas de las promesas progresistas que hizo en la campaña, lo cual permitió que Wall Street se relajara un poco más. Las bolsas latinoamericanas, en cambio, terminaron planchadas: San Pablo no cambió y la México bajó 0,3%.

Lamentablemente, tal como viene pasando desde la carta de CFK, donde dijo que “hay funcionarios que no funcionan” y desde el famoso “zaraza” de Martín Guzmán en momentos de presentar el Presupuesto 2021, mientras el mundo muestra valores estáticos, expectantes, considerados por muchos en el tope de una burbuja que se va a pinchar de un momento a otro, los valores argentinos, que ya tienen precio de default, están baratísimos, con caídas del 60% en un año, volvieron a caer fuerte ayer.

Hubo un factor que no cayó bien: volvieron a bajar los granos en Chicago y ya pierden casi 5% respecto del pico de siete años que lograron hace dos semanas. Y, con eso, los ADR y los bonos argentinos que fueron operados en Wall Street volvieron a perder precio, por lo que el riesgo país volvió a subir 27 unidades, hasta 1.453 puntos básicos, siete veces más alto que la calificación que recibe la mayoría de los países vecinos.

En paralelo con esta destrucción de valor de los papeles argentinos, se conoció otra triste novedad. Mientras Chile anunció que en noviembre tuvo deflación de precios, se consolida que Argentina tiene la segunda mayor inflación de toda la región. El Gobierno, sin reservas en el Banco Central, multiplicó el supercepo recargado, frenó importaciones, y eso trabó el abastecimiento de insumos de las industrias locales, generó desabastecimiento y como efecto colateral también subieron los precios.

Además, en acuerdos desesperados para que no se le caiga la estantería, el Gobierno está haciendo acuerdos con empresas multinacionales para que liquiden operaciones a valor de dólar oficial, con un nivel 49% más alto que lo que reciben los productores agropecuarios por producir un activo renovable como son los granos. Y, al mismo tiempo, hizo acuerdos con multinacionales chinas para vender carne y trigo de manera acelerada, lo cual dejará al mercado interno con escasez de productos, encareciendo todo lo que tenga que ver con lo panificado y dejando a los argentinos con los cortes de carne más baratos.

Frente a esto, para afrontar aumentos de costos (naftas, peajes y otras variables), muchos comercios, sobre todo de cercanía, están saliendo del pentagrama de precios máximos y cuidados, ya que de lo contrario no reciben productos y sus estantes empiezan a quedar vacíos. Frente a esto, en vez de ponerse a producir, la Secretaría de Comercio mandó inspectores a la calle: realizaron 27.000 fiscalizaciones en todo el país para controlar precios y abastecimiento, hicieron 6.700 actas por infracciones y realizaron 700 clausuras preventivas.

Con ese fondo, con las primeras vacunas en los países desarrollados, todavía no se sabe ni cuándo ni cómo se empezará a vacunar en Argentina y, lamentablemente, según las últimas cifras, el país acaba de subir al sexto puesto en muertes sobre el total de la población.

Por los feriados de lunes y martes no hubo negocios con el dólar, ni se registraron números sobre reservas del Banco Central.

Con ese marco ayer los bancos estuvieron entre los más castigados entre los ADR argentinos en NY y los bonos siguieron cediendo. Mientras hubo una novedad: la debilidad global del dólar cedió algo. La Fed confirmó que seguirá con los estímulos pero irán siendo regulados, por lo que ayer en el exterior el dólar subió 0,8% en Brasil y 0,1% contra el yen, no cambió contra el euro y el chileno, y bajó únicamente contra la libra 0,1% y en México 0,5%.

A partir de todo este cambio de escenario que plantea la vacunación, las commodities se movieron en consecuencia. El petróleo anotó una suba leve. Los metales preciosos estuvieron sostenidos. Los metales básicos actuaron mixtos. Los granos volvieron a bajar en Chicago porque las condiciones de humedad de Sudamérica mejoraron y las cosechas serán mayores. Y lo que más hizo girar la cabeza de los millenials fue una baja del bitcoin, y fuertes descensos en otras criptomonedas, porque en un mes llegan tres criptomonedas importantes, que serán gran competencia, y se convertirán en una dura barrera para que el Bitcoin logre quebrar el techo de US$ 20.000 que marcó en diciembre de 2017.