La actividad rebotó 1,9% en octubre: prevén que continúe, aunque con menos fuerza

24 de diciembre, 2020

UIA: la actividad económica cayó 4,1% en octubre

Tal como se esperaba, en línea con la flexibilización de los controles a la movilidad y la reapertura progresiva de los sectores productivos, y tras la profunda caída de la economía que se registró durante los primeros meses de la cuarentena en el país, especialmente en abril (-16,8% mensual y -25,4% interanual), el rebote de la actividad económica en la comparación mensual continuó su avance durante octubre, que representó el sexto mes consecutivo de recuperación.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó ayer en su Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae) que durante octubre la actividad económica del registró una recuperación de 1,9% respecto al mes anterior en la medición desestacionalizada y una caída de 7,4% en relación al mismo mes del año pasado.

De esta manera, de acuerdo con los datos oficiales, durante los primeros diez meses del año la actividad económica del país acumuló una contracción de 11,3% en comparación con el acumulado del mismo período del año pasado. En cuanto al índice tendencia-ciclo, durante octubre disminuyó en 0,2% respecto al mes anterior.

“De todas maneras, aún resta recuperar más de 5 puntos porcentuales respecto a los niveles pre-pandémicos”, destacó en un informe la consultora Ecolatina, en referencia a los niveles verificados de febrero, antes de la llegada de la pandemia al país y la implementación de la cuarentena, que tuvo lugar a finales de marzo y cuyo mayor impacto en materia económica se observó durante el mes siguiente.

Sectores

Por sectores, a excepción de intermediación financiera, que creció 9,4% interanual y además aceleró 1,8 puntos porcentuales el alza, en octubre todos los sectores económicos que conforman el Eame registraron caídas respecto al mismo mes del año pasado, entre las que se destacaron los descensos en transporte y comunicaciones (-20,3%) y en hoteles y restaurantes (-54,5%) por su mayor incidencia negativa en la variación del nivel general, según indicó el Indec.

En ese sentido, Ecolatina señaló la ralentización de la recuperación a nivel sectorial, teniendo en cuenta que en sólo un sector (entre quince) mostró crecimiento, luego de que durante el mes anterior seis sectores mostraron mejoras en la comparación interanual.

“Además, a pesar de las menores restricciones a la circulación (apertura de shoppings y restaurantes en determinadas partes del AMBA), el comercio se contrajo -0,7% interanual luego de haber mostrado una mejora interanual significativa en septiembre”, indicó, y resaltó que el rubro de bienes aceleró su caída en 2,8 puntos porcentuales respecto a septiembre, afectados por la incertidumbre cambiaria (la brecha llegó a superar el 100% ese mes).

La actividad rebotó 1,9% en octubre: prevén que continúe, aunque con menos fuerza

Comparados con el mes anterior, los mayores avances se dieron en hoteles y restaurantes, que avanzó 15,8% mensual, y en la construcción, que mejoró 14,5% mensual, “aunque en el primer caso se debe a una recuperación lógica luego de las flexibilizaciones y en el segundo caso se debe a cuestiones más relacionadas a la dinámica cambiaria actual que potencia la demanda en el sector”, según explicó el Grupo SBS.

“En esta línea, los despachos de cemento sugieren que la actividad de la construcción seguirá apuntalando la actividad al menos durante noviembre”, estimó SBS en su informe. Por su parte, la industria manufacturera cayó 2,3% en comparación con el mes anterior en la medición desestacionalizada y descendió 3,5% respecto al mismo mes del año pasado.

Por su parte, la consultora LCG destacó que no todos los sectores caen en igual magnitud ni con la misma persistencia. “Algunos de ellos, como el agro, la industria y el comercio, comienzan a dar muestras de recuperación, con caídas de un dígito y desacelerando durante los últimos meses respecto a las bajas de mediados de año (durante septiembre, todos estos sectores incluso evidenciaron crecimiento por primera vez en el año)”, indicó en un informe.

“En el otro extremo, aún existen sectores severamente afectados por la pandemia, cuya recuperación todavía no resulta palpable por ser aquellos con mayor presencialidad y cuya flexibilización es la más postergada”, agregó, y para esto señaló al caso del sector de hoteles y restaurantes, que desde que comenzó la pandemia promedia bajas del 61,5% interanual, y el de otros servicios, que incluye actividades culturales y espectáculos, con bajas promedio del 50,9% interanual desde marzo.

Hacia adelante

Para noviembre, LCG prevé que la actividad continúe su recuperación mensual, en línea con el relajamiento de las restricciones. No obstante, la consultora aclaró que no se descarta que un posible incremento en los contagios por Covid-19 y la respectiva marcha atrás con la reapertura de ciertas actividades puedan moderar las tasas de rebote durante los próximos meses. Para 2020, proyecta una caída de la actividad de entre 10% y 11%.

En tanto, Ecolatina estima que para noviembre y diciembre la magnitud de la recuperación mensual sería menor a la observada entre mayo y octubre y tendería a estancarse, debido a que “el efecto de las menores restricciones sobre la oferta ya casi no jugará a favor”. “Además, el impacto de la brecha cambiaria continuaría latente. En este sentido, podría incentivar a determinadas empresas a adelantar producción y compra de insumos, alentando una recomposición más rápida de las importaciones”, señaló.

A contramano, según Ecolatina, seguiría actuando como fuerte desaliento a las ventas al exterior, deteriorando el superávit comercial y poniendo un freno para una recuperación sostenida. “A su vez, la aceleración de la inflación (principalmente de alimentos) le pone un techo a la recuperación de los ingresos de las familias, producto de subas salariales acotadas y lenta recomposición del empleo. Esto condiciona la mejora del consumo privado”, afirmó.

Por lo tanto, Ecolatina espera que 2020 cierre con una contracción económica superior al 10% y de esta forma el PIB per cápita volvería a niveles de 2005. Según su análisis, el arrastre estadístico para 2021 supera los 3 puntos porcentuales, lo que permitiría una recuperación del PIB en 2021. “De todas maneras, hay que tener en cuenta que el número final estará determinado en base a cómo evolucionen las presiones cambiarias y el impacto que tendrá el Covid-19”, remarcó.

Por su parte, SBS coincide en que prevé que el rebote económico continúe durante el cuarto trimestre del año, conforme se sigan flexibilizando restricciones. Así, 2020 cerraría con una caída de 10,5% en el PIB real, según su estimación. “Hacia adelante, las claves pasarán por brindar incentivos a la inversión privada para poder convertir este rebote en una recuperación genuina y un adecuado manejo del equilibrio entre la economía y las cuestiones sanitarias ante un eventual rebrote de coronavirus”, señaló.