Alemania, el país que mejor está enfrentando la pandemia

20 de noviembre, 2020

Alemania, el país que mejor está enfrentando la pandemia

Por Paolo Rizzo

Hace seis meses, el presidente Alberto Fernández visitaba la planta de Volkswagen en Pacheco. Celebraba una empresa alemana que reanudaba la producción después de varias semanas. Además, fue una ocasión para elogiar a la canciller Angela Merkel. Según el presidente, en febrero fue la primera líder en darse cuenta del potencial efecto disruptivo del coronavirus sobre la economía mundial.

Seis meses después se puede decir que también fue una líder que tomó las decisiones correctas. De hecho, Alemania ha sido, hasta ahora y en el mundo occidental, el país que mejor enfrentó la pandemia. No solo salvó vidas sino también está limitando los efectos negativos sobre la economía.

Los números de casos de Covid-19 en Alemania son inferiores a los de los grandes países europeos: 854.000 en Alemania, 1,3 millones en Italia, 1,5 millones en España y 2 millones en Francia.

Los fallecidos por millón de habitante en Alemania son 161 mientras en Francia son 715; en Italia, 781; en Argentina, 801 y en España, 899. Es una diferencia abismal que hasta podría llevar a pensar que Alemania cuenta de forma diferente sus muertos por coronavirus. Pero no es este el caso. El exceso de mortalidad en Alemania en lo que va del 2020 es de 8.588 muertos. Es un número inferior a los 9.840 fallecidos que han sido relacionados al Covid.

Más bien podríamos afirmar el revés: los otros países están subestimando el número de muertos por Covid-19. Por ejemplo, Italia, a finales de agosto, registraba 28.000 muertos por el virus. Pero su mortalidad en exceso era de 48.000. Puede entonces que los muertos italianos relacionados con el Covid hayan sido mucho más de los registrados.

El resultado alemán es aún más notable si se considera que no se vivió una cuarentena dura como la italiana, francesa, española o la de Argentina. Mientras en marzo otros países impusieron cuarentenas muy rígidas y restringieron las libertades de los ciudadanos, el Gobierno alemán ha impuesto un confinamiento menos estricto, y recomendó a sus ciudadanos que actúen de forma responsable. Los datos muestran, de hecho, una mayor movilidad de los alemanes en marzo y abril en comparación a Francia, Italia y España. Es decir que Alemania no siguió el modelo sueco, pero tampoco las cuarentenas más estrictas.

En consecuencia, el PIB alemán de 2020 caerá 6%. Un dato que nadie estaría dispuesto a celebrar. Pero, al fin y al cabo, no es un dato muy distante de la caída del PIB en 2009 (-5,7%). Y sobre todo es un dato mejor que la caída estimada del PIB francés (-9,8%), el inglés (-9,8%), el italiano (-10,6%), el argentino (-11,8%) y el español (-12,8%).

Luego, el desempleo en Alemania subirá desde el 3,1% de 2019 al 4% de 2020. Es decir que, a pesar de la pandemia, en Alemania solamente hay un desempleo friccional. Es cierto que, en 2020, también en los otros países la tasa de desempleo permanecerá en línea con los años pasados. No tanto por méritos económicos, sino por metodología estadística e intervención del gobierno. Primero, se registra un aumento de trabajadores desalentados que, no buscando trabajo, no se consideran desempleados. Segundo, en la mayoría de países europeos no se pueden despedir trabajadores.

Se explica así porque el desempleo en Italia pasará del 10% de 2019 al 9,9% de 2020. En Francia quedará en 8,5% mientras en España pasará del 14,1% al 16,7%. En el caso de España, la suba se debe al alto porcentaje de contratos a tiempo determinado que no se están renovando al terminar y no gozan de la protección estatal.

Resulta más útil analizar las previsiones para 2021, cuando se terminarán las subvenciones estatales para no despedir. Por ese entonces en Alemania la tasa de desempleo seguirá siendo al 4%, mientras alcanzará el 10,7% en Francia, 11,6% en Italia y 17,9% en España.

En fin, Alemania es un país exportador y la caída del comercio mundial afectará negativamente a su economía. En los primeros 9 meses del año, las exportaciones a EE.UU. pasaron de 89.000 millones a 75.000 millones euros: una caída del 15%. Las exportaciones hacia Reino Unido pasaron de 61.000 millones a 49.0000 millones de euros: 19% menos. Mientras las exportaciones a otros países de la UE cayeron 12%, hasta 464.000 millones de euros.

A fin de año, la caída de las exportaciones germanas será del 10% en comparación al 2019. Pero, una vez más, se trata de un dato mejor en comparación al -18% de Francia, -17% de Italia y -22% de España. El resultado de Alemania se debe a que el mayor socio comercial es China, o sea el país que está guiando la recuperación económica mundial. En lo que va de 2020, Alemania exportó a China bienes y servicios por 68.600 millones de euros mientras en el mismo periodo de 2019 había exportado por 70.900 millones. Una caída mínima: 3%.

En definitiva, la canciller Merkel ha visto la crisis antes que otros, pero sobre todo ha tomado las mejores decisiones para su país. A casi nueve meses del brote del virus en Europa, Alemania registra un menor número de muertos por Covid y una menor caída del PIB. Es un éxito del Gobierno. Pero sobre todo de toda la sociedad alemana que ha actuado con responsabilidad y competencia frente a la crisis. Quizás no sea casualidad que la primera empresa del mundo que anunciara la vacuna (Pfizer) fuera fundada por alemanes.

Dejá un comentario