Lagarde dejó todo como estaba

10 de septiembre, 2020

El Banco Central Europeo no modificó en nada su política monetaria y su titular, Christine Lagarde, se mostró optimista sobre la evolución de la economía de la zona euro en la medida en que no haya un rebrote de la pandemia. Los economistas de la entidad prevén una caída del PIB de 8%, algo menor del 8,7% que pronosticaban en junio y estiman el crecimiento de 2021 en 5%. A su vez, la tasa de inflación sería de 0,3% este año y de 1% el que viene, lejos de la meta del BCE que es “inferior, pero cercana al 2%”.

La tasa de interés seguirá siendo 0,5% negativa y la compra de bonos se mantuvo en 1,35 billones de euros. En el mercado se esperaba que se pusiesen en marcha algunas medidas de estímulo monetario para reanimar la economía y frenar la escalada del euro  que subió alrededor del 10% contra el dólar. Una moneda débil complica a las exportaciones que son clave para la economía de la zona euro y genera tendencias deflacionistas. 

Muchos analistas esperaban algún movimiento del BCE en línea con la nueva estrategia de la Reserva Federal que está dispuesta a aceptar por un tiempo una tasa de inflación más alta hasta que baje sustancialmente el desempleo.  Pero no hubo cambios y eso se tradujo en una nueva suba del euro frente al dólar.        

Dejá un comentario