En los países ricos, se atenuó la contracción

22 de mayo, 2020

En los países ricos, se atenuó la contracción

 

Según los datos preliminares que presentó la consultora IHS Markit y que son tenidos muy en cuenta por los mercados, la actividad económica siguió en contracción durante mayo en los países desarrollados, pero cayó a un ritmo menor que en abril en la medida en que se fueron reabriendo algunos sectores.

 

El índice conocido como PIM que elabora Markit con la información de los gerentes de compras de las empresas, daría la pauta de que la peor parte del derrumbe de la economía quedó atrás, pero también anticipa que la recuperación será muy lenta y que pasará mucho tiempo hasta que se vuelva a los niveles de actividad pre pandemia. Si bien la oferta comenzará a moverse, la demanda seguirá muy débil y la recuperación del empleo se demorará.

 

En Estados Unidos, el PIM del sector manufacturero se ubicó en 39,8 puntos y en 36,9 el que mide los servicios. Cuando se ubica por debajo de 50 puntos, significa que el sector está en contracción.

 

En la zona euro, el índice PIM compuesto sigue en terreno negativo, pero la caída también se moderó dado que el mes pasado se ubicaba en 16,9 puntos y ahora en 30,5. Si bien hay países que están reabriendo sus actividades paulatinamente, los analistas entienden que la caída del PIB no será inferior al 10% en este segundo trimestre.

 

En el caso de Alemania, que tiene la mayor economía entre los países que tienen una moneda común, el índice compuesto pasó de 17,4 puntos a 31,4, pero esa pequeña recuperación no evitará una contracción económica sin precedentes. Similar comportamiento se observa en el Reino Unido cuya economía caería 14% este año según la proyección del Banco de Inglaterra. La mayor diferencia entre Estados Unidos y la zona euro se observará en las tasas de desempleo porque sus mercados de trabajo tienen estructuras muy diferentes y sus respuestas frente a la pandemia también lo son.

 

El desempleo en Estados Unidos podría llegar al 25%, bastante más que el doble de lo que se observará en la zona euro. En Japón, que está normalizando su economía, el índice compuesto que la elabora Markitse movió de 25,8 puntos a 27,4 y no podrá evitar una fuerte recesión.