Las empresas de cannabis se preparan para el impacto del coronavirus mientras las ventas se disparan

20 de marzo, 2020

Las empresas de cannabis se preparan para el impacto del coronavirus mientras las ventas se disparan

La industria del cannabis, como tantas otras, se vio afectada por el empeoramiento de la pandemia del coronavirus (Covid-19). Los eventos fueron cancelados. Los consumidores se abastecen de flores y productos para las cuarentenas. Y el martes, una de las compañías de cannabis más grandes del mundo, Canopy Growth, anunció que cerraría temporalmente sus tiendas minoristas en Canadá.

 

Como contraparte, las ventas de cannabis están por las nubes a medida que los consumidores de los países donde es legal, se abastecen en anticipación de la interrupción de la cadena de suministro.

 

Pero, a pesar de este repunte, las compañías están preparándose para el impacto ya que se enfrentan al dilema de cerrar o no cerrar sus tiendas.

 

Además, los reguladores del cannabis tendrán que sopesar las decisiones difíciles en los próximos días a medida que se pide a las empresas, desde gimnasios hasta shoppings y bares, que cierren como parte de esfuerzos más amplios para contener la propagación del virus.

 

En Canadá, para controlar el estrés frente a la pandemia o simplemente pasar el tiempo bajo cuarentena, los ciudadanos y los turistas han estado haciendo colas durante varios días en las tiendas de marihuana e inundando los sitios de los minoristas de cannabis en línea para abastecerse.

 

“Decidimos ponernos en cuarentena, solo vamos a buscar ‘hierba’ durante los 15 días”, dijo Maureen Duflot, de 28 años, al sitio Cannabis Wire. Llegó a Montreal el martes 17 de marzo por la noche con su compañera en el último vuelo desde París antes de que Canadá cerrara sus fronteras a los extranjeros.

 

Canadá legalizó el uso recreativo del cannabis en octubre de 2018, convirtiéndose en el segundo país del mundo después de Uruguay en hacerlo. El recuento de infectados a nivel nacional superó los 600 casos, incluidas nueve muertes.

 

En tanto, en los estados donde es legal en EE.UU. la situación se emparenta con la canadiense. “Nuestros controles en América del Norte están en la misma línea: independientemente de la región, las compras de cannabis se han acelerado”, señaló el analista Christopher Carey, analista de Bank of America, en un comentario.

 

“Probablemente estén llenando la despensa, pero no es ilógico pensar que habrá cierto impulso al consumo per cápita a medida que las personas se queden en casa más tiempo”, señaló.

 

“Tenemos la responsabilidad con nuestros empleados, sus familias y nuestras comunidades de hacer nuestra parte para ‘aplanar la curva’ limitando las interacciones sociales. Para nosotros, eso significa cambiar nuestro enfoque del comercio minorista al comercio electrónico”, dijo el CEO de Canopy Growth, David Klein, en un comunicado.

 

Considerando que Canadá permite el e-commerce, el impacto de este “cambio de enfoque” en compañías como Canopy es menor de lo que sería para una compañía estadounidense.

 

En EE.UU., una empresa necesitaría contratar o ampliar el personal de entrega porque, a diferencia de Canadá, el sistema postal norteamericano está fuera de los límites debido a la prohibición federal. Además, no todos los estados permiten la entrega de cannabis.

 

También existe la posibilidad de cierre forzado. En Estados Unidos, las reglas relacionadas con la contención del coronavirus están evolucionando rápidamente, al igual que las restricciones. Más de una decena de gobernadores han ordenado el cierres totales de tiendas.

 

Y en California, donde el uso medicinal y adulto del cannabis es legal, residentes tienen prohibido salir de sus casas a menos que sea por una razón “esencial”, como ir al médico o tienda de comestibles.

 

En este sentido, los reguladores estatales contactados por el sitio Cannabis Wire parecen estar tomando la posición de que las tiendas de cannabis medicinal son “esenciales”.

 

Nate Wardle, secretaria de prensa del Departamento de Salud de Pensilvania, sostuvo: “En Pensilvania, los dispensarios de marihuana medicinal se consideran lo mismo que las farmacias, por lo que se consideran esenciales durante este tiempo de cierre de tiendas no esenciales”. No se permite el delivery.

 

El martes por la noche, el Departamento de Salud Pública de San Francisco tuiteó : “El cannabis es un medicamento esencial para muchos residentes de San Francisco. Los dispensarios pueden continuar operando como negocios esenciales durante este tiempo “. Y la Junta de Licores y Cannabis del Estado de Washington anunció que las empresas de cannabis también podrían ofrecer un “servicio en las veredas” para los pacientes.