Algunos jugadores grandes creen que es hora de bajarse

22 de enero, 2020

dolares

Por Luis Varela

 

Ayer, pasadas las 11, mientras ya estaba en el aire el avión que llevaba a Alberto Fernández y al gobernador Axel Kicillof a Israel, con los negocios del día ya iniciados, el ministro de Economía Martín Guzmán realizó una inesperada conferencia de prensa para explicar el proyecto de sostenibilidad de la deuda argentina.

 

Según dijo el ministro, se enviaría un proyecto al Congreso para establecer las condiciones para poder reestructurar los vencimientos de la deuda. Y, según planteó, esencialmente, con los bonos de la deuda en dólares se van a seguir pagando los intereses, pero se van a reestructurar los pagos de capital. Mientras que con los bonos de deuda en pesos no va a haber problemas: se van a seguir pagando normalmente. Y el ministro Guzmán de igual modo también precisó que se está reperfilando el sendero de pagos con el FMI, organismo con el cual hay vencimientos muy concentrados en 2021, 2022 y 2023.

 

Todo el mercado seguía atentamente cada palabra del ministro. Y lo que más sorpresa despertó fue que, al confirmar que Argentina no cumplirá normalmente con los pagos de lo que debe, les pidió “buena fe y responsabilidad” a los bonistas (?). Y mientras decía que las condiciones de pago se cambian, una empresa clave del país, como es YPF anunció que vuelve al mercado de capitales, al emitir dos ON en pesos y otra en dólar link, porque necesita fondos para desarrollar tareas en Vaca Muerta.

 

Y, por si todo eso fuera poco, el ministro Guzmán también precisó que no hará ningún salvataje para la provincia de Buenos Aires con el bono BP21 que vence este domingo. Y aclaró que la provincia está actuando en forma coordinada con la Nación, y que la decisión de postergar el pago que anunció Kicillof tiene que ver con sumarse a lo que haga la Nación.

 

Debe decirse, además, que hoy es un día crucial para el vencimiento que afronta Kicillof, porque es la fecha final para que los que tienen el bono BP21 decidan si aceptan cobrar los intereses que vencen este domingo y si al mismo tiempo aceptan que el capital se pague el 1° de mayo próximo, cuando supuestamente ya esté estructurada toda la deuda nacional (por lo que ese 1° de mayo es una fecha completamente en el aire, que no será cumplida). Se sabe, Kicillof necesita que hoy el 75% de los privados que tienen bonos BP21 acepten su propuesta, de cobrar sólo intereses este domingo, y trascendió en la city que el Fondo Fidelity, que tiene el 16% de los BP21 que están en manos de privados, no está dispuesto a aceptar una postergación. Y si Kicillof no llega al 75% de aceptación y no paga iniciará acciones legales para cobrar y el BP21 es un título que es regido bajo ley Nueva York. Por lo que se abre para hoy un gran signo de interrogación, porque ese papel puede caer en default.

 

Y, para rematar todo lo dicho, en línea con todo eso, el premio Nobel, Joseph Stiglitz, que influyó mucho en la formación de Guzmán, advirtió que los acreedores deben prepararse para una fuerte quita, o en el capital o en los intereses. Lo que fue interpretado en el mercado como una especie de advertencia, para que todo el mundo acepte lo que se propone, sin chistar.

 

Ahora bien, una vez escuchado todo eso, el mercado actuó en consecuencia. Y el resultado fue un dibujo conocido como “hombro cabeza hombro” y con gran volumen de operaciones. O sea, todo lo que venía subiendo, se empezó a caer, con muchas órdenes de venta, con inversores de salida, por lo que los bonos en dólares cayeron fuerte (los bonos en pesos estuvieron sostenidos), mientras que la Bolsa de Buenos Aires también cayó, en una rueda bursátil mundial en rojo, por la aversión al riesgo que está generando el virus originado en China. Y, detrás de todo el movimiento, creció la demanda de dólares libres, de los grandes operadores, algo que obligó al Banco Central a perder reservas. Todo en una economía que está con alta inflación, y que ayer volvió a mostrar un salto importante para los granos en la Bolsa de Rosario.

 

El corolario de todo eso fue un riesgo país que saltó 92 unidades, ya que subió hasta 1.924 puntos básicos. Con números muy firmes en todo el mercado cambiario. El dólar turista se mantuvo enarbolado en $ 81,87, el techo de la banda. El dólar oficial subió 1 centavo hasta $ 62,98, el blue bajó 50 centavos hasta $ 77,50 (lo cual demuestra que el chiquitaje todavía no reaccionó) pero el dólar mayorista subió 4 centavos hasta un valor récord de $ 60,10, con el Banco Central obligado a perder US$ 95 millones de las reservas, por lo que le quedan US$ 45.360 millones. Y, por si alguna duda quedara, los grandes jugadores siguieron moviendo hacia arriba los dólares libres: el dólar mep o dólar Bbolsa subió 36 centavos, hasta $ 79,91. Y el contado con liquidación subió 61 centavos hasta $ 81,66. Por lo que hubo una brecha del 23% entre el dólar oficial y el dólar blue y una distancia del 35,9% entre el ccl y el dólar mayorista.

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar subió 0,6% en Mexico y Chile y avanzó 0,5% en Brasil, mejoró 0,1% contra el euro y bajó 0,3% contra el yen y la libra. Y en Buenos Aires, medidos en pesos, la libra subió 37 centavos hasta 78,41, el euro bajó 6 centavos hasta 66,65 y el real bajó 7 centavos hasta 14,26.

 

En el mercado de pesos, el Banco Central siguió pagando 50% por las Leliq, pero abrió los plazos y hará menos licitaciones por semana, con operaciones a 7 y 14 días. Mientras que la tasa de los plazos fijos normales sigue bajando: pagan 34% anual por plata chica y 36% por plata grande.

 

El derrape mayor se vio en los títulos argentinos. Con gran volumen, hubo una dura estocada para los bonos nacionales, con caída promedio del 2%. El 80% de lo operado en bonos se transó en siete papeles: AY24 29%, AY24X 12%, AF20 11%, A2M2 9%, TC20 7%, TC21 6% y AF20X 5%. Y en los extremos hubo u  salto para los bonos TJ20D, DICPZ, TJ20Z y TJ20X, con subas del 5% al 10% para los bonos TC20Y, TO23, A2M2D, TC21 y TC25P. Y un desplome para el bono AO20Z y caídas del 4,5% al 8,5% para los bonos TO26, AA37C, A2E7D, AC17, AC17D, DICYC, TVPY, DIA0D, TVPYD y PAY0D. En los mercados globales, un nuevo virus en China pone nerviosos a inversores y desata aversion al riesgo. Así, bajaron todas las bolsas asiáticas y europeas, y hubo caídas del 0,2% al 0,6% en los índices de la Bolsa de Nueva York. Y también se vieron retrocesos del 1,5% en la Bolsa de San Pablo y del 0,5% en la de México.

 

Obviamente, el mercado bursátil local fue el que más sufrió. Con $ 697 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires cayó 3,6%. El 80% de lo negociado en acciones se transó en doce papeles: YPF reunió el 22% de las operaciones totales y G.F. Galicia el 18%.

 

En los extremos se vieron alzas del 1% al 5,7% para Fiplasto, Domec, Boldt, Polledo, Richmond, Garovaglio y Tglt. Y bajas del 4,5% al 8% para Juramento, Gas Natural, Costanera, Central Puerto, Edenor, Camuzzi, Consultatio, YPF, San Miguel, Pampa Energía, Mirgor y Agrometal. Con baja en bloque, del 1% al 4,8%, para los ADR argentinos que cotizan en Nueva York: Pampa E, Ternium, Edenor, YPF, Galicia, TGS, Cresud, Globant, Irsa I, Telecom, Banco Macro e Irsa P.

 

Finalmente, en commodities hubo precios débiles. Se vio una baja del 1,6% para el petróleo, hasta US$ 58 por barril. Los metales preciosos estuvieron en descenso: la onza de plata cayó 1,6% y hubo una baja del 0,2% para el oro. Los metales básicos actuaron mixtos: el aluminio subió 0,6%, con caídadel 1,9% para el cobre y desplome del 2,5% para el níquel. En Chicago se anotó una suba del 1,9% para el trigo, baja del 0,4% para el maíz y descenso del 1,5% para la soja. En Rosario el girasol cedió 0,8%, pero el trigo subió 2,6% y el maíz saltó 9,6%. Y hubo mínimas bajas para las criptomonedas: la expectativa pierde fuerza.

 

Como novedades que están conmoviendo el fondo de los negocios, ayer se supo que Cresud vendió el 6% de BrasilAgro por US$ 15,6 millones. Y también se conoció que Mercado Libre se prepara para una dura pelea con el Gobierno.

 

Dejá un comentario