Dólar quieto y títulos suben, el mejor día desde las PASO

5 de septiembre, 2019

dólar mercado incertidumbre

Por Luis Varela 

 

En el mejor día desde las PASO, el mercado argentino vivió ayer una rueda de gran alivio, con menos nerviosismo entre inversores y operadores, todo con más negocios ya cercanos a la normalidad, y con los participantes mirando de reojo las declaraciones explosivas de la oposición y los piquetes que realizan las organizaciones sociales, por un cúmulo de gente desesperada, que no tiene fondos para llegar ni al fin de semana.

 

En el Gobierno, sin embargo, celebraron que el precio del dólar finalizó tranquilo, y sobre todo porque hubo menos goteo de reservas del Banco Central, aunque las tasas de interés están en las nubes, lo cual refleja que la situación de fondo no está en absoluto arreglada.

 

El dólar minorista oficial bajó 43 centavos hasta $ 58,06, el dólar blue cayó 2 pesos hasta $ 59 y hubo una mínima suba de 2 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 56. Con esto puede verse que la brecha cambiaria se redujo de manera consistente, desde el 8% al 1,6%. Y probablemente lo más significativo fue que el BCRA perdió ayer reservas por US$ 405 millones, hasta US$ 51.744 millones, es decir menos de la mitad de lo que se venía perdiendo en cada día hábil.

 

En el exterior, mientras tanto, hubo un día de negocios más tranquilo. Aflojó algo la tensión en Hong Kong (el gobierno parece haber desistido de los proyectos de extradición) y desde los mercados asiáticos, y luego los europeos y Wall Street, se generó una onda verde, que aflojó la corriente compulsiva de compra de dólares en todas partes.

 

Así, en el exterior el dólar subió 0,4% en Japón, pero bajó 1,7% en Brasil, cedió 1,3% en México y Gran Bretaña, perdió 0,6% contra el euro y achicó 0,3% en Chile. En base a esas diferencias, en Buenos Aires, medidas en pesos, la libra subió 91 centavos hasta $ 68,52, el euro subió 33 centavos hasta $ 61,72 y el real subió 27 centavos hasta $ 13,67.

 

Por supuesto, la tranquilidad del dólar fue lograda en base a un nuevo aumento de tasas de interés y de bancos que están con las puertas abiertas de par en par, y por más horas, entregándole a todos los ahorristas que lo piden hasta el último dólar solicitado.

 

Eso sí, en una movida contra el ahorrista, se registraron movimientos sindicales de La Bancaria, que no permitieron que algunas sucursales estuvieran abiertas (la gente ve lo que pasa, lo registra, y actuará en consecuencia a la hora de votar el 27 de octubre). Eso sí, la política del gobierno de Macri sigue sin cambiar. Como un perro que se muerde la cola, volvió a estar en las nubes las tasa de interés. La tasa de las Leliq siguen a tope: pagaron 85,942% anual promedio y 86% de máximo. Y para frenar retiros, los bancos suben más la tasa de los plazos fijos: pagan 58% por plata chica y 64% por plata grande.

 

Con el dólar estabilizado, lo más significativo del día tuvo que ver con una gran recuperación para los destruidos precios de los títulos argentinos. Las acciones y los bonos tuvieron una gran suba, un rebote por tener cotizaciones ridículas, de quiebra, lo cual generó una demanda de oportunidad.

 

Mientras en el exterior se vio una baja para los bonos de Gran Bretaña y Suiza, con mejora para los de Brasil e Italia, en Argentina, con un volumen de negocios normal, hubo un repunte de casi 6%. El 80% de lo operado en bonos se transó en cinco papeles: AY24 57%, DICY 11%, DICA 5%, TJ20 5% y AY24X 4%. Y en los extremos hubo un salto del 28% para el bono TVPA y subas del 8% al 13,4% para los bonos PBY22, A2E7D, DIA0D, AA25, DIA0, AY24X, AY24, AY24C y AA22. Con un derrumbe del 48% para el bono AA26C, caída del 42% para el bono TC21C y bajas del 8% al 22% para los bonos PF23D, TC21X, BPLD, PMJ21 y TVPP.

 

Esta mejora de los bonos obedeció a varios elementos. Por un lado, el CEO del fondo de inversión Greylock Capital Management, Hans Humes, consideró que “vale la pena comprar los bonos soberanos de Argentina, ya que la Nación tiene problemas de liquidez pero no de solvencia”. Pero detrás de esa primera recomendación externa, hubo otras situaciones. Como el virtual avance de un acuerdo político entre el Gobierno y la oposición para avanzar con el reperfilamiento de la deuda.

 

Pero detrás de eso, en esa reunión cayó otro dato que funciona como una bomba. Según informes internacionales, el 22% de los bonos argentinos emitidos tienen CDS (Credit Default Swaps), es decir seguros contra default. Y muchos títulos ya están en manos de fondos buitres, que si llega a haber situaciones de impagos, en bonos Ley Nueva York, se iniciaría un proceso judicial en Estados Unidos como ocurrió en 2005 con el kirchnerismo, por el cual Argentina, no solo tuvo que pagar enteros todos los títulos defaulteados, sino que además se pagaron gastos judiciales y otras indemnizaciones.

 

Mientra eso ocurría, se confirmaba en todas partes que hoy se pagarán puntualmente la renta o amortización de los títulos BCS19, RICNO, RICMO, RICOO, BCIUG, RIP1O y BCIUH. Nadie quiere recibir reclamos, ni mostrar debilidades en un momento en el que el mercado argentino está tan sensible. Por todo eso, la mejora de los títulos desactivo las alarmas y el riesgo país retrocedió casi 200 puntos, colocándose ayer al cierre en la zona de los 2.338 puntos básicos.

 

A pesar de los cortes en la Avenida 9 de julio y de declaraciones de la oposición (con Alberto Fernández diciendo que la Bolsa argentina no tiene piso, Axel Kicillof manifestando que Macri lidera un “industricidio”), las acciones tuvieron una rueda con gran suba de precios y con aumento en el volumen negociado.

 

Con $ 1.316 millones operados, el índice S&P Merval subió 6,9%, tras el desplome del 11% del día anterior. El 80% de lo operado en acciones se transó en siete papeles: YPF tuvo el 24% de los negocios totales, G.F. Galicia reunió el 19% y BYMA el 17%. Con esa estructura, hubo un salto del 25% para Clarín y avances del 8% al 17% para Supervielle, Santander Río, Galicia, Metrogas, ByMA, San Miguel, Telecom, Ternium, Richmond y Francés. Y con bajas del 1% al 8% para Rigolleau, Río Preferidas, Fiplasto, Celulosa, Garovaglio, Dycasa y Gas Natural.

 

Y la suba no estuvo únicamente en Buenos Aires. Los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron un gran día con un salto del 15,5% en Galicia, y con suba del 11% en TGS y avances del 1% al 8% para Telecom, Macro, Irsa I, Pampa E, Cresud, YPF, Ternium, Globant, Tenaris, Edenor y Bunge.

 

Esto se concretó mientras se observaron subas del 0,9% al 1,3% en los índices de la Bolsa de Nueva York, en tanto que también mejoró 1,5% la de San Pablo y 1,2% la de México.

 

Estos avances fueron posibles con gran ebullición en commodities. Hubo un salto del 4,5% para el petróleo: volvió a los US$ 56,38 por barril. Los metales preciosos siguieron en alza: avance del 2,5% para la onza de plata, con el oro 0,6% arriba. Hubo una mejora para los metales básicos: el cobre subió 2,5%, el níquel avanzó 1,1% y el aluminio tuvo un alza del 1%. En Chicago: el trigo mejoró 2%, la soja subió 0,8% y el maíz achicó 1,4%. En Rosario: suba del 5,7% para el trigo, avance del 5,5% para la soja y baja del 0,8% para el maíz. Y el bitcoin cedió 0,2% y el resto de las criptomonedas tuvieron bajas mayores.