FaceApp: después del furor, la preocupación

18 de julio, 2019

FaceApp

Desde el fin de semana, las redes sociales se llenaron de fotos en las que el paso del tiempo parecía ser la excusa del nuevo desafío viral o “challenge”. Desde famosos, políticos y luego llegando a miles de otras personas que se fueron sumando a una app para transformar sus caras y ver como podrían llegar a ser dentro de treinta años.

 

Pero los defensores de la privacidad advierten que los usuarios podrían, otra vez, estar dando información muy sensible. Los analistas coinciden que FaceApp pide muchos más derechos de los que necesitan para ofrecer el servicio. También hay acuerdo en que la app está entrenando a las herramientas de reconocimiento facial.

 

La app en cuestión fue creada en 2007 por Wireless Lab, una empresa con sede en San Petersburgo, Rusia, dirigida por el ingeniero Yaroslav Goncharov. Antes, Goncharov fue ejecutivo del gigante Yandex (la versión rusa de Google) y ahora lanzó FaceApp en solitario. Según su laboratorio de ingenieros rusos, la aplicación utiliza una forma de inteligencia artificial, conocida como red neuronal, para escanear caras y hacerlas más jóvenes, mayores o hasta de un género diferente.

 

Más de 150 millones de personas han descargado la aplicación de Google Play . Y FaceApp es ahora la aplicación mejor clasificada en la App Store de iOS en 121 países, según App Annie.

 

Respondiendo a las inquietudes de algunos expertos en seguridad, los fabricantes dijeron al sitio TechCrunch : “Aunque el equipo central de I+D se encuentra en Rusia, los datos del usuario no se transfieren a Rusia”.

 

“La empresa que desarrolló FaceApp reconoce que guarda información privada de los usuarios aunque promete no comercializar con ella (el usuario otorga “licencia perpetua”) ¿En serio les creés?”, decía en un tweet el analista tecnológico Federico Kukso.

 

Las sospechas con estas nuevas aplicaciones que usan inteligencia artificial, estuvieron desde un primer momento en la cabeza de “un peso pesado” del espionaje estadounidense, Edward Snowden, que afirmó: “El reconocimiento facial se está convirtiendo rápidamente en uno de los elementos clave de la identidad digital y, por lo tanto, las personas deberían considerar proteger su imagen facial de la misma manera que deberían proteger otros elementos de su identidad”.

 

La información tomada de los usuarios es almacenada y procesada en Estados Unidos. Pero FaceApp admite que existe la posibilidad de que en algún momento se transfiera dicha información a otro país en donde las leyes de recopilación y uso de datos no sean las mismas, como Rusia.

 

Moscú tiene uno de los sistemas de reconocimiento facial más grande del mundo, con 174.000 cámaras de circuito cerrado de televisión que se espera que estén en funcionamiento en 2019, que las usa no sólo para atrapar delincuentes, sino para localizar a deudores del fisco.

 

Todas las funciones de FaceApp están disponibles sin iniciar sesión y, como resultado, el 99% de los usuarios no se registra. Por lo tanto, no tenemos acceso a ningún dato que pueda identificar a una persona”, dijeron ayer desde la empresa y agregaron: “No vendemos ni compartimos ningún dato del usuario con terceros.

Advertencia demócrata

 

El Comité Nacional Demócrata (CND) envió una alerta de seguridad ayer a las campañas presidenciales 2020 advirtiéndoles que no usaran FaceApp por ser fabricada por rusos.

 

En 2016, las campañas del DNC fueron atacadas por hackers rusos. Desde 2016, el DNC ha intentado tomar medidas para evitar que se repita invirtiendo en seguridad cibernética. El comunicado interno enviado decía: “No está claro cuales son los riesgos de privacidad, pero lo que está claro es que los beneficios de evitar la aplicación superan los riesgos. El personal de la campaña y las personas en el ecosistema demócrata no deben usar la aplicación. Si usted o alguno de sus empleados ya han utilizado la aplicación, recomendamos que la eliminen de inmediato”.

Dejá un comentario