Dos argentinos desarrollan nanotecnología para usar menos agroquímicos

30 de julio, 2019

Un grupo de innovadores en tecnología agropecuaria desarrolló una propuesta de nanotecnología que permitirá al productor agropecuario emplear menor cantidad de agroquímicos sin comprometer la seguridad alimentaria de la cosecha y reducir el impacto medioambiental, informó ayer la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

 

El proyecto emprendedor funciona en el campus Miguelete de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) a cargo de la firma Nanotica Agro que involucra la nanotecnología para la aplicación de herbicidas, insecticidas, fungicidas o fertilizantes por medio de cápsulas que poseen una membrana parecida a la de las plantas.

 

Después de haber iniciado varios proyectos, algunos juntos y otros separados, Julio Laurenza, Lic. en Marketing y Matías Badano, Biotecnólogo, decidieron fundar Nanotica.

 

Nanotica es una startup que se desarrolla tecnologías con métodos de nanoencapsulación y liberación controlada, para el uso de pesticidas y herbicidas, teniendo como principal objetivo la protección del medio ambiente mediante la reducción y la conversión de agroquímicos en productos más eficientes de gran valor agregado.

 

De esta manera, la dosis de agroquímicos resulta más controlada y efectiva porque disminuye la cantidad del producto que normalmente no es absorbido y cae a los suelos, informaron a través de un comunicado de prensa.

 

“Nosotros proveemos a los productores una máquina nanotizadora y cápsulas vacías para que ellos mismos puedan nanoencapsular los agroquímicos de su preferencia antes de utilizarlos”, explicó Julio Laurenza, uno de los encargados del proyecto a Télam.

 

“La partícula nanotizada penetra mucho mejor en las células y tejidos vegetales que la partícula tradicional, debido a su tamaño nano -en el orden de la millonésima parte de un milímetro-. Es por eso que nuestra tecnología potencia el efecto de los agroquímicos, aún en dosis menores a la recomendada”, añadió.

 

“Esta tecnología, al optimizar la efectividad del agroquímico, achica los costos porque baja las dosis requeridas. Entonces, si antes se gastaba US$ 30 por hectárea, así se termina desembolsando alrededor de US$ 10 menos en igual superficie”, ejemplificó Matías Badano, otro de los responsables del emprendimiento.

 

El kit, todavía un prototipo, se estima que llegará al mercado a mediados de 2021.

 

 

Dejá un comentario