Los radicales procuran llegar a un acuerdo

24 de mayo, 2019

Cornejo UCR radicalismo

Como hace cuatro años, el radicalismo concentra la atención. El lunes, se reúne la Convención de la UCR en Parque Norte y buen parte del arco político está esperando lo que allí se decida para ajustar sus estrategias.

 

En este momento existen diversas posiciones pero se estima que finalmente se llegará a un acuerdo luego de largas hora de debate. Esta semana circuló un borrador preliminar elaborado por los sectores más críticos de la gestión del Gobierno y que cuestionan el marginamiento del radicalismo a la hora de tomar decisiones. Tan es así, que ese documento siquiera menciona la palabra Cambiemos, pero la declaración final de la Convención, sí lo hará. También incluirá la convocatoria a otras fuerzas, que a esta altura no es más que un gesto porque ningún otro espacio político a manifestado interés en acercarse a la coalición que sostiene al Gobierno, más bien, todo lo contrario. En lo que todos los radicales coinciden es en incrementar la presencia del partido en el gobierno y en institucionalizar mecanismos de decisión política en la coalición. La manera de lograr esos objetivos será el eje de las conversaciones posteriores con el macrismo. Las críticas a la gestión del Gobierno retumbarán en Parque Norte como así también se escucharán autoelogios por la práctica democrática que implica realizar una Convención abierta para definir el rumbo del partido.

 

El Gobierno busca que la Convención respalde a Cambiemos, lo que habilita a que un radical sea candidato a vicepresidente.

 

No habrá referencias a una competencia en primarias por la candidatura presidencial a diferencia de lo ocurrido en Gualeguaychú cuando se dejó en claro que sí la habría. De todas maneras, aunque esa posibilidad no será alentada, pero tampoco vedada, es impensable que haya un sector del radicalismo con fuerza suficiente como para impulsar una candidatura propia. Quedará como una de las tantas iniciativas de las que se habló en los últimos meses y que no se concretarán.

 

Los detalles de los temas que queden pendientes y las negociones con los socios de la coalición serán abordados por una comisión a constituirse el lunes.

 

El Gobierno espera que surja de la Convención un respaldo a Cambiemos y eso podría abrir la puerta a que un radical sea candidato a vicepresidente. A su vez, los que están esperando hacer acuerdos orgánicos con algún sector del radicalismo quizás deben conformarse con recibir sólo adhesiones personales.

 

Un reciente documento interno que lleva la firma de la extitular del convención nacional en 2015, durante el cónclave desarrollado en Gualeguaychú, Lilia Puig, aborda a su vez parte de los principales puntos del borrador preliminar.

 

Respecto del funcionamiento de la alianza gobernante, el texto sostiene que “se requieren acuerdos que brinden intervención en el proceso decisorio gubernamental sin afectar la responsabilidad directa de quien ejerce el Poder Eejecutivo”.

 

Acerca de la posibilidad de ampliar la alianza, el documento no la rechaza aunque fija posición respecto de un eventual balotaje: “También debe elaborarse una estrategia de ampliación con miras a la segunda vuelta presidencial buscando confluir con los actores políticos dispuestos a cumplir la Constitución Nacional de 1994”.

 

Por último, el texto que lleva la firma de la dirigente radial, rechaza la ruptura con Cambiemos, y reafirma sus principios fundantes: “La Unión Cívica Radical sigue siendo un garante de la democracia en la Argentina y no vamos a desertar por alquimias electorales de destino incierto”.

 

Dejá un comentario