Acuerdo de integración energético con Chile

11 de diciembre, 2017

Acuerdo de integración energético con Chile

 

Argentina y Chile sumaron un nuevo paso en el acuerdo de integración económica firmado por ambos países en 1991. Esta vez sumaron al acuerdo un protocolo relativo a la energía. La intención oficial apunta a retomar, entre otros aspectos,  las exportaciones de gas y de electricidad a Chile de manera temporal como así también las importaciones desde el país vecino para enfrentar escenarios adversos.

 

A pesar del fuerte déficit energético, Argentina tiene necesidades de exportación de gas en el verano cuando la producción no tiene mercado.

 

Así lo explicaron desde el Ministerio de Energía y Minería.  Para ello, el ministro Juan José Aranguren y su par chileno, Andrés Rebolledo Smitmans, suscribieron el  vigésimo octavo protocolo adicional al acuerdo de  complementación económica entre Argentina y Chile firmado el 2 de agosto de 1991.

 

Desde el Ministerio, aclararon que “el nuevo convenio – firmado días atrás en el marco de la semana de la energía y del encuentro de ministros de la OLADE llevado a cabo en Buenos Aires- busca establecer las condiciones para las operaciones de intercambio de gas natural y energía eléctrica entre Argentina y Chile, de manera eficiente y que permitan satisfacer su demanda interna de energía en los términos del referido protocolo”. Entre otras cuestiones, se fijaron las condiciones de devolución al país de procedencia de la energía entregada al país de destino que estaba pendiente.

 

Emergencia energética

 

Por su parte, el ministro de Energía de Chile, Andrés Rebolledo Smitmans, explicó que “con este acuerdo dimos un paso para volver a conectarnos y volver a tener este flujo que fue muy importante para el desarrollo económico de Chile”. Además destacó que: “se trata de más integración con Argentina. Somos dos países que además, energéticamente, somos complementarios”.

 

Aranguren destacó que “el acuerdo nos permite, en el caso de emergencia energética,  ayudarnos mutuamente, y en el largo plazo generar condiciones para intercambios comerciales, que sean para el beneficio de los dos
países”. Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, se habían suspendido las exportaciones de gas a Chile lo que provocó un fuerte conflicto diplomático.

 

Desde Energía,  precisaron que “el protocolo se suscribió con la intención de que las operaciones de intercambio de recursos energéticos contribuyan a satisfacer recíprocamente las necesidades de los respectivos mercados de ambos países, y para que permitan complementar sus sistemas de abastecimiento de energía frente a restricciones en la capacidad de transporte, carencias temporales o estacionales de recursos o de capacidad de regasificación en el país de destino o atender situaciones de emergencia o de calamidad pública que produzcan una falta temporal de suministro por razones de la naturaleza o fallas técnicas del sistema”.

 

Las operaciones de intercambio previstas bajo el nuevo esquema podrán realizarse siempre que no se afecte la seguridad de suministro energético del país de procedencia y que se respete la prioridad de abastecimiento de la demanda interna

Dejá un comentario