Promedios muy quietos con extremos ultraselectivos

6 de diciembre, 2016

Bolsa mercado inflación

 

por Luis Varela

 

La apertura efectiva de diciembre demostró ayer en los mercados de todas partes que los Gobierno de turno tienen el poder suficiente como para seguir orientando los precios y frenando cualquier desequilibrio que pueda generar una crisis global.

 

En los últimos días se estuvo repitiendo entre las redes sociales del planeta que las elecciones de Europa, esencialmente la que se realizó el domingo en Italia, terminaría generando un movimiento muy importante, con riesgo incluso de que los italianos se terminen separando de la Unión Europea, tal como decidieron los ingleses con el Brexit.

 

Y en la apertura de negocios todo parecía indicar que el euro tendía a desplomarse, tanto que se desbarrancó de US$ 1,068 a US$ 1,054 en unos pocos minutos. Pero el Banco Central Europeo metió la cuchara y, con operaciones escalonadas, logró dar vuelta las cosas, tanto que la moneda única evitó la baja e incluso terminó para arriba, en la zona de los US$ 1,076, su valor más alto de la última quincena.

 

Entretanto, asilados del euro, cientos de miles de inversores continuaron entonados para seguir aprovechando la firme suba del dólar, a días de lo que puede ser la segunda suba de tasas en un año de la Reserva Federal de EE.UU.. Pero el multimillonario Donald Trump, que asumirá la Presidencia el 20 de enero próximo, sorprendió convocando a las empresas de primera línea estadounidenses: dialogará con los CEO principales para encarar el camino que lleve a la primera economía del mundo hacia un nuevo ciclo de crecimiento.

 

La novedad de ver a un “rebelde” Donald Trump llamando al círculo rojo para encontrar un camino civilizado frenó el camino alcista del dólar, tanto que el billete verde terminó cediendo, no sólo contra el euro, sino contra casi todas las monedas del mundo, incluso contra la asiáticas y también contra las monedas latinoamericanas: en Brasil el dólar cedió de 3,45 a 3,42 reales y en México achicó de 20,63 hasta 20,57 pesos, con un fuerte descenso del billete verde en Chile, donde el billete bajó de 671 a 664 chilenos.

 

En Argentina, con un déficit fiscal incontrolable, el dólar por supuesto sigue subiendo y cerró a $ 16,12 en el tramo minorista. El mayorista llegó a operarse a casi $ 16 para ceder luego ante la mayor oferta de los exportadores. El Gobierno sigue tomando deuda a dos manos: ayer le tocó absorber US$ 420 millones de parte del BID, en momentos en el que la Secretaría de Finanzas salió a confirmar que en 2017 se presenta un vencimiento de deuda pública nacional por nada menos que US$ 37.738 millones.

 

Con ese marco, dólar firme, déficit fiscal sin solución y deuda creciendo, los títulos argentinos, tanto públicos como privados, se están quedando sin clientes. Los negocios con acciones y con bonos tuvieron muy poco volumen operado y una selectividad ciertamente llamativa.

 

En títulos públicos el promedio dejó de bajar, luego de quince ruedas casi consecutivas en las que los papeles estatales perdieron casi 14% promedio. Ayer el grueso de lo operado se concentró como siempre en pocos papeles: el 29% de los negocios totales se hizo en el bono AA17 29%, el AY24 se llevó el 18% de las operaciones, el DICA el 14% y el DICP el 7%. Con ese marco hubo gran selectividad, con suba del 1 al 4,6% para los bonos AA19D, TVY0, CO17, PUM21, AN18D, I21D6, AA26 y PR13. Y baja del 1 al 5% para los bonos PAP0, PAA0, CUAP, BDED, BP28, PMO18, PARA y TVPP.

 

Y en la Bolsa de Buenos Aires la música fue parecida. Mientras Nueva York anotó una suba de entre 0,6 y 1%, con San Pablo cediendo 0,8% y México avanzando 0,9%, la Bolsa porteña repunto apenas 0,3% con negocios mínimos. Y la selectividad fue pasmosa. Hubo subas del 2% al 5,9% para Colorín, Morixe, Metrogas, Carboclor, Santander, Edenor, Banco Francés, Repsol, Irsa, Transener, Andes Energía, Consultatio, Ledesma y Central Costanera. Y una baja del 2 al 3,2% para Banco Hipotecario, Rosenbusch, Longvie, Boldt, Banco Santander Río, Capex, Banco Patagonia, Patagonia, Ferrum, Solvay Indupa y Juramento. Entre las ADRs argentinas que cotizan en Nueva York hubo mayoría de subas, del 1% al 4% para Ternium, Irsa Inv., Tenaris, Francés, Bunge, Petrobras Argentina, Cresud e YPF; con baja del 1,5% para Edenor.

 

En el tablero global, con tranquilidad cambiaria, las commodities tuvieron una rueda mixta. Con mucha volatilidad, el barril de petróleo retrocedió hasta US$ 51 dólares. La onza de plata se sostiene, pero la onza de oro sigue declinando. Hubo una nueva suba para los metales básicos, con avance del 5% para níquel y del 2% para cobre y cinc. Y se anotó una fuerte suba del 3,2% para el maíz, del 1,5% para la soja y del 1% para el trigo en la Bolsa de Chicago.