Vidal pretende negociar más recursos para la provincia

La gobernadora pidió recuperar “los fondos que perdió Buenos Aires” y mencionó la posibilidiad de un nuevo Fondo del Conurbano.

06-05-2016
Compartir

La situación fiscal de la provincia resulta complicada. La misma gobernadora María Eugenia Vidal lo mencionó de esa manera en varias ocasiones. Por la “herencia recibida”, señalada varias veces y con duros términos hacia su antecesor, Daniel Scioli. Pero también por el carácter estructural de ese déficit, sostenido en el tiempo más allá del tipo de gestión que se tenga y que necesita del auxilio regular de las arcas del Estado Nacional. El retroceso en la coparticipación de la provincia respecto de otros distritos es algo que ya se ha discutido en varias ocasiones y resulta de difícil resolución si lo que se pretende es volver a rediscutir el reparto a nivel global. Por eso, las alternativas sopesadas por Cambiemos para fortalecer la gestión en un distrito al que el oficialismo también considera “la madre de todas las batallas”: desde compensaciones otorgadas por ley hasta la posibilidad de descongelar el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano.“La Provincia tiene que recuperar los fondos que perdió. Mi obligación es defender esos fondos y hacer todo lo posible por recuperarlos”, dijo Vidal ayer en declaraciones a la prensa en el partido de Morón, en el marco de la presentación de intervenciones culturales en distintos municipios bonaerenses. Y señaló que la recomposición del Fondo del Conurbano “es una discusión que tiene que dar el Congreso” y que su responsabilidad ante el Parlamento “será pedir que se revisen esas leyes y generen un reparto equitativo y justo para los vecinos de la provincia de Buenos Aires”. “Estoy dispuesta a dialogar con los diputados de todas las fuerzas políticas, entre quienes hay muchas coincidencias. El debate debe darse cuanto antes para que la provincia reciba lo que corresponda”, insistió la mandataria provincial.

Objetivos

Esta petición estuvo presente desde los momentos mismo de inicio de la gestión de Vidal. En una de sus primeras entrevistas como gobernadora, ya había dejada en claro el tema: “La Provincia aporta el 35% del producto bruto, y recibe menos del 18% de los recursos coparticipables”, le dijo en diciembre pasado a La Nación. La pertenencia al mismo partido de gobierno a nivel nacional y la pronta coalición de acuerdos que pudo establecer con sectores opositores (el Frente Renovador, en especial) marcan los tiempos de la petición. Pero sigue presente.

Según pudo saber El Economista, el Ejecutivo provincial pretende extender ese 18% hasta hacerlo llegar al 21%, porcentaje que se considera el piso necesario para que cierren las cuestas públicas bonaerenses. La cuestión, como siempre, es de dónde transferir esos recursos. La situación fiscal del resto de las provincias, más beneficiadas o no en la relación generación de recursos e ingresos coparticipables, no permite hacer muchas cuentas. Tampoco lo permitiría la ecuación política, en un Congreso donde la provincia también está subrepresentada. De ahí, la reaparición del llamado Fondo del Conurbano como opción.

Reparación

Como se recuerda, este instrumento fue creado por ley en 1992 y formó parte de las exigencias de Eduardo Duhalde al entonces presidente Carlos Menem para aceptar la candidatura a gobernador, un año antes. Está formado por 600 millones de pesos anuales que entonces debieron ceder las demás provincias. Por entonces, pesos dolarizados. Un cúmulo de recursos con los que Duhalde pudo consolidar su estructura partidaria y el predominio político en la provincia por más de una década. Esos fondos, luego del fin de la Convertibilidad, quedaron devaluados y no se volvieron a actualizar.

En ese sentido, Vidal indicó que Buenos Aires “es discriminada” en el reparto de fondos y volvió a mencionar aquel cálculo, con alguna modificación en los números. “De cada 100 pesos que Argentina recauda, 37 los aporta la Provincia pero recibe solo 18”, señaló ayer. Y añadió: “esa diferencia se traduce en menos hospitales, menos seguridad, menos capacidad para hacer obras”. “Recibí una provincia quebrada en la que viven la mayor cantidad de pobres del país. No es justo que la provincia aporte el doble de lo que recibe del Gobierno Nacional”, concluyó. En el mismo sentido, el ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai, también reclamó “descongelar” el Fondo del Conurbano y a la vez que pidió “dejar de hablar de la herencia, mirar para adelante y generar trabajo, porque la provincia no puede esperar”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés