Tras el agua, las peleas en el Frente

19-01-2017
Compartir

Las inundaciones que todavía afectan el sur de Santa Fe y el norte bonaerense tuvieron su contrapartida política. Los cuestionamientos a la ausencia de María Eugenia Vidal, por ejemplo. O las rispideces al interior del Frente Progresista Cívico y Social que gobierna Santa Fe desde 2007. Ayer el gobernador socialista Miguel Lifschitz desplazó de su cargo al secretario de Recursos Hídricos, Roberto Porta, de procedencia radical, y sumó un nuevo capítulo. Sobre todo, luego de que el funcionario saliente acusara a las autoridades provinciales de no haberle dado “presupuesto ni apoyo” a su área y que algunos dirigentes provinciales del partido se acoplaran en su reclamo.

De hecho, casi al mismo tiempo en que el ministro de Gobierno provincial, Pablo Farías, confirmaba su alejamiento para “imprimirle otro ritmo al área”, Porta aseguraba haberse enterado “por trascendidos” de su supuesta “renuncia”, algo que nunca presentó ni pretendía presentar, según aseguró. Además, en declaraciones que formuló a la radio santafesina LT9, Porta cargó duramente contra la gestión al considerar que “nunca se ha entendido el aspecto técnico de la Secretaríani hubo el apoyo suficiente”. “Hay que tomar decisiones sobre obras y otras medidas a las que hay que darle impulso rápidamente”, señaló Farías y anticipó que en reemplazo de Porta sería Pablo Storani, quien secundaba al secretario desplazado.

Cuestionamientos

La decisión del gobernador se produjo luego de las críticas de funcionarios nacionales hacia la falta de obras en esta provincia para evitar las inundaciones producidas por las intensas lluvias. El viceministro del Interior de la Nación, Sebastián García De Luca, había señalado que en Santa Fe no se está ejecutando ninguna obra hídrica con fondos nacionales porque la provincia “no presentó ningún proyecto”. Este punto también fue rechazado por Porta, quien sostuvo que algunas de sus propuestas habían sido enviadas a la Nación, y otras no porque dependían de la firma del ministro de Infraestructura, Transporte y Agua de Santas Fe, José Garibay.

Mientras Porta cuestionaba la forma de proceder de la gestión provincial (“Nunca me llamó el gobernador, ni ningún ministro. Es de poco caballero esa actitud”), recibía el apoyo de sus correligionarios. Entre ellos, el diputado nacional Mario Barletta y el actual intendente de Santa Fe y presidente del Comité Nacional de la UCR, José Corral. Como se sabe, dos de los impulsores de extender a la provincia la pertenencia radical en Cambiemos. Aunque sin romper lanzas con el Frente que integran. “Porta es un chivo expiatorio de esta crisis hídrica”, sostuvo Barletta.

En tanto, el dirigente kirchnerista santafesino y parlamentario del Mercosur, Agustín Rossi, señaló que “la interna del Frente Progresista en este contexto no ayuda”. “Mientras los santafesinos están inundados, el gobierno provincial está sumergido en la interna del Frente Progresista Cívico y Social”, agregó el exministro de Defensa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés