El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 13°C
Gabinete

Quién es Osvaldo Giordano, el economista que desplazó a Píparo en la Anses

Fue subsecretario de empleo durante la presidencia de Menem y actualmente se desempeña como ministro de Finanzas de Schiaretti.

El experto en jubilaciones y finanzas públicas, a partir del 10 de diciembre estará a cargo del organismo previsional.
El experto en jubilaciones y finanzas públicas, a partir del 10 de diciembre estará a cargo del organismo previsional.
24 noviembre de 2023

NA.- El economista Osvaldo Giordano fue confirmado este viernes al frente de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), puesto que inicialmente estaría ocupado por Carolina Píparo, según habían confirmado públicamente.

A través de un comunicado en su cuenta de X, la Oficina del Presidente Electo de la República Argentina, Javier Milei, ratificó esta mañana su designación. Fue en el mismo documento en el que se comunicó que Horacio Marín estará al frente de YPF y que "el cierre del Banco Central de la República Argentina no es un asunto negociable".

Con una amplia trayectoria en funciones del gobierno nacional durante la era Menem y como ex ministro de Finanzas bajo el mando del gobernador cordobés Juan Schiaretti, Giordano tiene una gran experiencia en relación con temas previsionales.

El elegido por Javier Milei para encabezar la Anses, es economista egresado de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ocupa desde 2015 la posición de ministro de Finanzas de la provincia de Córdoba, donde antes fue secretario de Previsión Social. Fue el encargado de reducir -mediante reformas jubilatorias- el déficit de la Caja de Jubilaciones que tenía en jaque los números de la provincia.

Si bien no integra la "mesa chica" de Schiaretti, el gobernador lo sumó a sus equipos cuando fue candidato a presidente y estuvo entre quienes lo acompañaron a los debates en Santiago del Estero y en la Facultad de Derecho de Ciudad de Buenos Aires. A su vez, Martín Llaryora, gobernador electo de Córdoba, le ofreció la presidencia del Banco Córdoba, la entidad financiera provincial.

Giordano comenzó como investigador en el Instituto Ieral, de la Fundación Mediterránea y fue uno de los fundadores de Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA). Cuando Domingo Cavallo asumió como ministro de Economía, se desempeñó como subsecretario de Empleo, durante su primer paso al frente del Ministerio de Economía, en la Presidencia de Carlos Menem.

De esa época data un estudio que elaboró el futuro titular de la Anses en el que se proponía una profunda reforma laboral. Entre los hitos más relevantes de su paso por la función pública menemista, se destacan la creación de mecanismos para instaurar la desregulación de obras sociales y la implementación de la Ley de Riesgos del Trabajo.

Asimismo, entre 1992 y 2014, fue consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde realizó diversos análisis de políticas públicas en varios países latinoamericanos.

Como ministro de Finanzas fue protagonista de las negociaciones por el pacto fiscal, durante el gobierno de Mauricio Macri. Era un negociador que estaba en la primera línea y se transformó en una de las voces más escuchadas.

Asimismo, se convirtió en un gran crítico de la gestión actual por los "incumplimientos" de la Nación, por ejemplo, en lo que hace a las transferencias de la Anses a las cajas de jubilaciones provinciales no transferidas.

"El Flaco", como le dicen sus amigos, publicó el libro "Una vacuna contra la decadencia", que escribió junto a Jorge Colina y Carlos Seggiaro, donde plantean la necesidad de un ordenamiento en las cuentas previsionales.

Los tres economistas coinciden en subrayar que los males de la Argentina "no se originan en la grieta". En el texto, repasan los últimos 60 años de historia del país y aseguran: "Las políticas de Estado durante estas décadas sostuvieron el desorden del sector público. De este modo, la solución a los problemas no pasa por el ajuste fiscal; las soluciones pasan por el ordenamiento del Estado" y agrega que "no sólo se necesitan funcionarios honestos, sino idóneos. La ineptitud y la desidia provocan dentro del sector público más daño que la corrupción".

El libro pone especial atención en el sistema jubilatorio. Indica que abundan las explicaciones sobre cómo se llegó a esta situación actual, en la que el sistema previsional representa el 40% del gasto del Estado, dado que aportan apenas un tercio de las personas en edad de trabajar y reciben cobertura la totalidad de los mayores.

"La ampliación de derechos ha sido una constante, pero sin dar los otros debates necesarios, como el envejecimiento de la población o la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, dos condiciones que cambiaron desde que se creó la previsión social", explican. Los autores cuestionan el cambio de la movilidad social sólo para lograr que "la inflación haga el trabajo sucio de licuar los desequilibrios que provocan reglas previsionales impagables".

Aunque las propuestas son varias, proponen reglas claras y simples para todos: 65 años para alcanzar la edad jubilatoria, 35 de aportes y el haber que resulte del 82% del promedio actualizado de la remuneración neta de toda la vida activa; que la pensión por fallecimiento sea para los hijos y no para el cónyuge si este ya tiene la propia; un haber máximo bajo, la posibilidad de ahorrar en regímenes complementarios y una movilidad periódica en función de los salarios de los activos.

***

Autobiografía de Osvaldo Giordano

Extraída del libro "Una vacuna contra la decadencia", escrito junto a Jorge Colina y Carlos Seggiaro y publicado en 2022

.
.

Nací hace 61 años. Como a muchos, esto me otorga la posibilidad de acumular de primera mano las frustrantes experiencias que brida la decadencia argentina. 

Estoy en pareja con Alejandra Torres, mi gran compañera profesional pero fundamentalmente de vida. Padre de Vicu, Java y Caro, y abuelo de Alina y Luca. Me encantaría poder decir con sinceridad que descarten la alternativa de emigrar porque la Argentina es el mejor lugar para vivir.

Viví mi infancia y juventud en Argüello, un barrio en ubicado en la periferia de la Ciudad de Córdoba. Mi recuerdo es el de un contexto de humildad y carencias pero en el que prevalecía la esperanza de que con esfuerzos se puede ser protagonista del progreso. 

Mis padres fueron hijos de inmigrantes. Mi papá trabajó toda su vida como obrero de IKA Renault, además de hacer trabajos de construcción. Mi mamá administraba un pequeño negocio de barrio. Con mucho esfuerzo, pudieron construir la casa donde vivíamos. 

Eran épocas donde no existía la alternativa de los planes sociales, pero sí la de que con trabajo y esfuerzo se podía construir el bienestar de la familia. Se sufrían muchas carencias como no tener teléfono, ni servicio de gas en red o acceso al agua muy precario. La contracara era el disfrute de poder andar en bicicleta o jugar al futbol con total libertad, ya que no existían problemas de inseguridad como los sufrimos en la actualidad.

Una de las principales apuestas de mis viejos fue confiar en la educación pública como factor de progreso. Para ellos fue una gran satisfacción lograr que sus tres hijos sean la primera generación en la familia con un título universitario.

Al poco tiempo de haber ingresado a la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba, gracias a la recomendación de un profesor, ingresé como pasante al IEERAL de la Fundación Mediterránea. Fue una etapa muy importante en mi vida porque hasta ese momento sentía mucha confusión sobre mi vocación. 

En la facultad aprendí mucho y conocí gente con la que, en algunos casos, seguimos trabajando juntos hasta el presente. El IEERAL me ayudó a descubrir mi pasión por las políticas públicas.  Me considero un privilegiado de haber podido acceder, siendo apenas un estudiante inicial de la carrera de economía, a los seminarios internos y escuchar los análisis y discusiones entre grandes economistas. 

En la década de los 90 ocupé diferentes roles en el Gobierno nacional. Con el equipo que me acompañó, trabajamos en una gran cantidad de proyectos. Acumulamos frustraciones y logros. Entre estos últimos recuerdo algunos que aportaron progresos en áreas sociales muy relevantes y lograron perdurar en el tiempo. Uno de ellos es el diseño y la instrumentación del mecanismo que permitió instaurar la libre elección de obra sociales, rompiendo con la larga y perversa tradición de afiliación cautiva. Otro que nos insumió mucho esfuerzo fue el diseño, negociación e instrumentación el sistema de riesgos del trabajo. Ver las estadísticas de como bajó la mortalidad por accidentes de trabajo a partir de esta reforma es una recompensa por el esfuerzo invertido.

Trabajando como consultor del BID y el Banco Mundial tuve la oportunidad de explorar las políticas públicas desde otra perspectiva y en otras realidades. Con distintos grados de intensidad y en diferentes temas trabajé en Uruguay, Chile, Paraguay, El Salvador, México, República Dominicana Costa Rica.

Junto con Alejandra Torres y Jorge Colina creamos el Instituto para el Desarrollo Social Argentino. Lo hicimos con el objetivo de contar con otra herramienta que nos permita aportar para mejora la calidad de las políticas públicas. Desde ese ámbito participé en una gran cantidad de estudios que fueron publicados a través de diferentes vías.

En diciembre del 2007 me hice cargo de la Caja de Jubilaciones de Córdoba. Por la crítica y caótica situación financiera, administrativa e institucional en que se encontraba el organismo creo que fue el desafío más grande que me tocó enfrentar en mi vida profesional. El intenso trabajo que tuvimos que desplegar tiene como recompensa haber logrado avanzar en un ordenamiento integral y colocar a la Caja como un ejemplo de modernización del Estado.

A partir del 2015 estoy a cargo del Ministerio de Finanzas de la Provincia de Córdoba. Más allá de las responsabilidades rutinarias, estamos destinando especial dedicación y esfuerzo a impulsar ideas innovadoras en la gestión pública. Lo hacemos con la convicción de que la transformación digital es imprescindible para construir un Estado presente y que funcione.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés