Pérsico defendió el diálogo

El dirigente del Movimiento Evita confirmó que mantiene negociaciones con el Gobierno y respondió a las críticas de otras organizaciones sociales.

24-05-2016
Compartir

El titular del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, aseguró que mantiene negociaciones y diálogo permanentes y “desde el primer día” con funcionarios del gobierno de Mauricio Macri con el objetivo de obtener soluciones para los problemas de “los sectores más humildes” que “están en una situación muy grave”. De esta manera se defendió de las criticas de otros referentes sociales y marcó el rol de su organización. Aunque, advirtió, sin resignar espíritu crítico .

Petición

Pérsico reconoció que en los últimos días quince organizaciones que integran la Confederación de Trabajadores en la Economía Popular, de la que el Movimiento Evita forma parte, negocian con el Gobierno abrir “unos 600 merenderos y comedores”, pero dejó claro que este tipo de iniciativas no resuelve el problema de fondo, sino que sólo buscan “sostener” de alguna forma “los derechos que se han quitado”. Según dijo, han conseguido plantear estas cuestiones, discutirlas y negociarlas, y así lograron “el aguinaldo social, de 400 pesos, para las asignaciones por hijo y jubilaciones, y también para cooperativistas”. A eso le agregan, según el dirigente, el pedido de libertad para Milagro Sala.

Defensa

“Estamos negociando con el Gobierno desde el primer día, para tratar de sostener las políticas sociales que se venían desarrollando y que son derechos conquistados durante los últimos 12 años. Incluso, a algunas, he ido con Luis D' Elía”, dijo Pérsico en declaraciones formuladas a radio Del Plata y en referencia al dirigente de Miles por Tierra, Techo y Trabajo, quien más había cuestionado ese diálogo. D'Elía, fustigó en Twitter al Movimiento Evita, a quienes acusó de “negociar políticas compensatorias con un Gobierno que ajusta, despide, reprime y encarcela compañeros”.

Según Pérsico, el primer planteo que le hicieron al gobierno del presidente Mauricio Macri fue en relación a la situación que se vivía en los barrios, y que tenía que ver con que empezaron a desaparecer las changas debido a la incertidumbre que generaban los aumentos de tarifas y la pérdida de trabajo. “La changa es el recurso más importante que llega a los barrios populares, y lo primero que hace la persona que sabe que va a haber un ajuste, que va a subir la tarifa, o que puede perder su trabajo, es ajustar la changa”, consignó el dirigente.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés