El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 10°C
RRII

Mundo Peluca

En el campo de las relaciones exteriores, su programa va tomando forma: cercanía con Occidente, librecambio y un fuerte compromiso con la agenda de la derecha populista internacional.

Mondino sería canciller en un posible gobierno de Milei.
Mondino sería canciller en un posible gobierno de Milei. .
Tomás Múgica 23 agosto de 2023

Tras el resultado del domingo 13, Javier Milei (LLA-La Libertad Avanza) se perfila como serio candidato a alcanzar la presidencia. Aunque su mirada sobre algunos temas es conocida, otros permanecen más difusos. La política exterior es uno de ellos.

¿Cuál es la visión de Milei sobre los asuntos internacionales y quiénes conforman su equipo en esta área? ¿Cuál es su vínculo con actores internacionales clave?

Empezamos por el equipo: su principal asesora en el área internacional -y potencial Canciller en caso de llegar al gobierno- es Diana Mondino, una economista con larga experiencia en los mercados financieros, que forma parte del directorio de varias compañías y se desempeña como profesora y Directora de Relaciones Institucionales de la Universidad del CEMA.

Mondino encabeza la lista de diputados nacionales de la LLA en la Ciudad de Buenos Aires. Anteriormente, luego de la elección del libertario como diputado en 2021, Álvaro Zicarelli había ocupado el espacio de principal asesor en materia de política exterior; antes de trabajar con Milei, Zicarelli fue Director de Relaciones Internacionales del Senado Nacional y asesor de Elisa Carrió.

Respecto a la visión, Milei y su equipo no han presentado un programa sistemático de política exterior. Pero sus intervenciones públicas brindan algunas claves acerca de su programa en este terreno.

La primera es el libre comercio. En consonancia con una propuesta que -apoyada en autores como Friedman, Hayek y Von Mises- pone en el centro a las libertades económicas, Milei plantea una liberalización unilateral, aunque con reformas domésticas previas, que otorguen mayor competitividad a la economía argentina: "Nuestra reforma del Estado será para bajar el gasto público y los impuestos, ser competitivos fiscalmente y modernizar el mercado laboral. Con esas reformas se puede abrir un libre comercio irrestricto para evitar cometer el error de la dictadura [militar 1976-1983] de hacer las dos cosas a la vez" (El País, 23/07/2023).

Este programa impacta sobre los acuerdos comerciales de los cuales Argentina forma parte. Aunque Milei ha señalado que es necesario eliminar el Mercosur, sus asesores matizan la idea: Mondino indica que hay que "revitalizarlo".

En tal sentido, la economista cree que cerrar el acuerdo con la Unión Europea es posible y prioritario, al igual que la búsqueda de nuevos acuerdos comerciales, para lo cual la Cancillería -uno de los Ministerios que Milei conservaría en caso de llegar a la presidencia- debería concentrarse en temas económicos (El Litoral, 10/08/2023).

El programa de liberalización comprende también a la inversión extranjera, indispensable en sectores como la energía. El candidato de LLA contempla diversas medidas para brindar seguridad jurídica a los inversores, desde eliminar las restricciones para el envío de divisas al exterior a la reactivación de los tratados de protección de inversiones.

Un segundo elemento en la mirada internacional de Mileies la construcción de alianzas con Estados Unidos y las principales democracias liberales del Occidente desarrollado (conjunto en el que se incluye a Israel), países que el libertario y su equipo consideran ejemplos a emular.

"Estados Unidos e Israel son mis aliados naturales", señaló en una reciente entrevista (El País, 23/07/2023). La decisión de dolarizar y promesas como la de mudar la embajada argentina en Israel de Tel Aviv a Jerusalén son consistentes con estas afinidades.

En la misma línea, Mondino propone un acercamiento a los "países ricos" y trabajar en conjunto con las democracias liberales (La Nación, 17/07/2023). El compromiso de LLA con el liberalismo político, sin embargo, debe ser matizado: la compañera de fórmula de Milei, Victoria Villarruel, actual diputada y fundadora de CELTYV (Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas), reivindica la última dictadura militar.

El vínculo privilegiado con las potencias occidentales implica también el mantenimiento de relaciones normales con los organismos financieros internacionales controlados por esos países, comenzando por el FMI. Al respecto, Milei -quien después de las PASO señaló que ha sido contactado por miembros del staff del organismo-anuncia una agenda de austeridad que excede lo demandado por el Fondo, al que considera complaciente con el descontrol fiscal argentino.

Conocidas las preferencias de Milei en relación a las potencias occidentales y el FMI, resta saber en qué medida el amor será correspondido. Un eventual Gobierno libertario genera dudas en Wall Street (tal como quedó evidenciado en el comportamiento de los mercados al día siguiente de la elección) y de manera más discreta, en la Casa Blanca, fundamentalmente en relación a su capacidad para garantizar la gobernabilidad.

Tercero, Milei es un crítico de China, que encarna el dirigismo económico que el libertario abomina: en diversas entrevistas ha señalado que no promoverá los vínculos con regímenes comunistas, como el de la RPCh (también se refiere a Cuba y Corea del Norte, de mucho menor peso en el esquema de relacionamiento externo argentino).

En la misma línea, Mondino denuncia la falta de transparencia en los vínculos del actual gobierno con China, cuyo ejemplo más cabal es el swap de monedas con el Banco Central (La Nación, 17/07/2023). Es probable que en una eventual administración de LLA el vínculo con China sea débil en lo político, aunque los lazos económicos se mantengan sólidos (más por la dinámica de las fuerzas del mercado que por la acción del gobierno).

Cuarto, respecto al conflicto con el Reino Unido sobre la soberanía de Malvinas, tanto Milei como Mondino plantean -por ahora vagamente- un esquema de devolución basado en el modelo de Hong Kong (lease-back). Los deseos de los isleños -que poseen, dice Milei, un standard de vida propio de un país desarrollado- deben ser respetados y se debe evitar el uso de la violencia.

Finalmente, un eventual gobierno de Milei contaría con el apoyo de la incipiente internacional de derecha populista (la llamada Alt-Right). El líder libertario mantiene vínculos, con diferentes niveles de intensidad, con referentes como el ex presidente brasileño Jair Bolsonaro (quien le envió un mensaje de apoyo antes de la elección) y su hijo Eduardo; el español Santiago Abascal, de VOX y el chileno José Antonio Kast, líder del Partido Republicano. La relación con Trump es más incipiente.

Con ellos comparte una agenda que comprende diversos tópicos como el escepticismo respecto al cambio climático ("El ambientalismo es la agenda posmarxista que, frente a la derrota monstruosa en lo económico, traslada la lucha de clases a otros lugares."), el rechazo el aborto, a la ideología de género y una condena más difusa y general al "socialismo". La izquierda, dijo Milei en Madrid en octubre 2022 ante miles de seguidores de Vox, es "envidia, odio y resentimiento". Sus compromisos ideológicos parecen sólidos, por lo cual podemos esperar que en un eventual gobierno jueguen un rol considerable en la orientación de su política exterior.

Los vínculos con la nueva derecha se han consolidado a través de la participación de Milei -y de Villarruel- en eventos y espacios como el capítulo brasileño de la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC) y el Foro de Madrid, que se presenta como contracara del Foro de San Pablo y el Grupo de Pueblo.

El mensaje es claro: la Carta de Madrid, firmada por los miembros del Foro, sostiene que "el avance del comunismo supone una seria amenaza para la prosperidad y el desarrollo de nuestras naciones..." Las intervenciones de Milei, de profusa circulación en las redes sociales de habla hispana, alimentan también su conocimiento y sus apoyos en el exterior.  

Tras las PASO del 13 de agosto, Argentina ha entrado en un terreno político inexplorado. Cualquiera sea el resultado de las elecciones generales, las ideas defendidas por Javier Milei han pasado ya a formar parte del debate público. En el campo de las relaciones exteriores, su programa va tomando forma: cercanía con Occidente, librecambio y un fuerte compromiso con la agenda de la derecha populista internacional. Esos podrían ser los lineamientos de la política exterior del próximo gobierno.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés