El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 9°C
Congreso

Ley Ómnibus II: el Gobierno llevará el texto final a la Cámara Diputados cuando tenga una alta aceptación

El ministro del Interior, Guillermo Francos, encabezó reuniones con diputados y gobernadores de la oposición para reunir apoyo para el nuevo texto de la Ley Bases.

El Honorable Congreso de la Nación.
El Honorable Congreso de la Nación.
01 abril de 2024

Después de la Semana Santa y el feriado por el Día del Veterano los Caídos en la Guerra de  Malvinas, el Congreso Nacional se prepara para un período de intensa actividad. El Gobierno está puliendo el nuevo proyecto de Ley Bases y el paquete fiscal con miras hacia el debate legislativo, que ya tiene un cronograma tentativo. La Libertad Avanza apunta a que el debate se produzca en el recinto de Diputados el 17 de abril.

Luego, la propuesta, si es aprobada, pasará al Senado para ser discutida durante mayo y tener la normativa sancionada para el 25 de ese mes, cuando se prevé la firma del Pacto de Mayo con las provincias. El cronograma al que aspira el oficialismo parece demasiado ajustado. 

Entre los libertarios admiten que los plazos pueden ser flexibles, pero la intención del Gobierno es que la nueva versión de la Ley Ómnibus tenga la media sanción antes de fines de abril. 

Para eso, el ministro del Interior, Guillermo Francos, junto al jefe de Gabinete, Nicolás Posse, buscan cerrar acuerdos que aseguren el apoyo en la Cámara Baja. Las conversaciones se están dando, primero, con los distintos bloques dialoguistas de Diputados y en simultáneo con los gobernadores.

Por lo pronto, en el bloque que comanda Oscar Zago estiman que el proyecto de la Ley Bases II ingresará entre el 3 y 4 de abril.

Desde el bloque de PRO, que encabeza Cristian Ritondo, indicaron que de la reunión mantenida con el Gobierno este lunes se acordó que la propuesta sea debatida en un plenario de las comisiones de Legislación General, Presupuesto y Asuntos Constitucionales, todas presididas por representantes de La Libertad Avanza.

Sin embargo, el presidente de la Cámara, Martín Menem, tiene previsto avanzar en la conformación de otras 15 comisiones para así dejar abierta la posibilidad de producir un debate con más participantes como solicitó la oposición en su momento. 

Reforma laboral adentro

Francos tuvo una agenda cargada de reuniones con dirigentes de la oposición, quienes le plantearon incluir en la discusión la reforma laboral que formaba parte del DNU presidencial y que actualmente está suspendido por la Cámara Nacional del Trabajo. 

Se trata de uno de los temas que reúne mayor consenso dentro del arco opositor y podría ser aprobado por vía legislativa sin mayores inconvenientes.

Desde Hacemos Coalición Federal, plantearon que sería mejor presentar uno o varios proyectos por separado de la Ley Bases, a fin de agilizar su tratamiento.

Lo cierto es que el Gobierno está evaluando incorporar en el proyecto de Ley Ómnibus la reforma laboral que hasta ahora formaba parte del DNU. Pero lo hará con algunas modificaciones en aquellos puntos que generaban resistencia, tal como aquellos vinculados a la prohibición de la protesta o al aporte solidario de los sindicatos.

Sin embargo, todavía restan definir los detalles de cómo se hará la incorporación de ese apartado.

Fórmula jubilatoria afuera

Tanto el oficialismo como los dialoguistas más cercanos al Gobierno ven que la discusión por la nueva fórmula de movilidad jubilatoria se dará por fuera de la Ley Ómnibus, ya que se mantienen las diferencias en los porcentajes y eso podría trabar el tratamiento del proyecto que enviará el Ejecutivo.

La Unión Cívica Radical, así como el bloque Hacemos Coalición Federal cuestionaron el DNU de Milei y ratificaron sus diferencias con el porcentaje de compensación por la caída del poder adquisitivo de los primeros meses del año tras la devaluación. 

Para evitar complicaciones en las negociaciones, desde La Libertad Avanza piden que quede fuera de la Ley Bases. De esta manera, la discusión quedaría centrada en la comisión de Previsión y Seguridad Social, que se reunirá el 4 de abril en una reunión informativa con funcionarios de la Anses y el Ministerio de Economía.

El apoyo de los gobernadores

El Gobierno nacional se mueve para juntar respaldo político que le permitan fortalecer la gobernabilidad y reunir los apoyos necesarios para impulsar su agenda parlamentaria. Con ese fin, la Casa Rosada tiende puentes no solo con la oposición dialoguista de Diputados, sino también con las provincias.  La relación entre la Casa Rosada y los gobernadores es hoy el punto central del sistema político.

La celeridad que se le imprima al debate de la Ley Bases estará subordinada al marco de acuerdos que el Gobierno pueda entablar con las provincias en una ventana de tiempo no demasiado grande.

"Es elemental lo que acuerden Francos y Posse con los gobernadores", señaló un diputado nacional de La Libertad Avanza. Según el legislador oficialista, "si no hay acuerdo en el pacto fiscal con las provincias, no habrá Pacto de Mayo".

Los votos de los diputados que responden a gobernadores de la oposición serán fundamentales para saber cómo se inclinará la balanza. La votación en general está garantizada sobre la base de los 144 votos que logró en el primer tratamiento de la Ley Ómnibus.

Sin embargo, es en la votación en particular donde el oficialismo deberá evitar perder el corazón del proyecto, como ya sucedió en febrero pasado.

Ganancias, sin adhesión completa

Uno de los temas de sensibilidad en donde los gobernadores tienen gran influencia es el vinculado con el impuesto a las Ganancias, que pasaría a denominarse impuesto "a los ingresos personales". La reposición de este tributo puede trastocar todos los acuerdos a los que llegue el Gobierno, lo que supondría a su vez la caída del Pacto de Mayo. 

En esa línea, los mandatarios patagónicos ya advirtieron que los trabajadores no deberían pagar Ganancias. En tanto, las negociaciones con los jefes del Norte Grande parecieran avanzar por un mejor camino, mostrando imágenes de acercamiento con el oficialismo. 

Esto sucede porque la reversión del impuesto a las Ganancias no tiene el mismo impacto per cápita en cada uno de los distritos: en las provincias de la Patagonia hay una mayor probabilidad de que un habitante pague ese tributo porque los salarios son más altos que los que se pagan en el NOA y el NEA.

Además, las provincias necesitan lograr acuerdos porque su situación financiera es ahora más débil que la que tenían en los dos períodos presidenciales anteriores.  

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés