El Economista - 70 años
Versión digital

sab 24 Feb

BUE 21°C
Escenario

Las medidas económicas y el factor tiempo

La dureza de las medidas pondrá a prueba si el porcentaje de apoyo que estima el Presidente es real.

Las medidas económicas y el factor tiempo
Augusto Milano 13 diciembre de 2023

Antes de asumir, Javier Milei les decía a sus interlocutores que tenía un 70% de imagen positiva, pero que la necesidad de hacer un ajuste contaba con la adhesión del 75% de la población. Por eso, el día de su asunción pronunció en varias ocasiones esa palabra que los estrategas políticos consideran virtualmente prohibida.

Las primeras medidas dadas a conocer por el ministro de Economía este lunes se mantuvieron en esa dirección. No se anunció ninguna iniciativa disruptiva, solo se dio a conocer una batería de iniciativas ortodoxas de corte tradicional, aunque más profundas, suponiendo que ahora hay mayor comprensión social que en ocasiones anteriores cuando se aplicaron esquema similares. Pero no se habló de dolarización ni de dinamitar al Banco Central. No habrá disrupción en materia económica. Sí puede haberla en el terreno político dado que la falta de recursos institucionales con las que cuenta el Presidente es inédita a pesar de su enorme caudal electoral.

La dureza de las medidas pondrá a prueba si el porcentaje de apoyo que estima el Presidente es real. 

Que Milei ya no hable de aquellas medidas más disruptivas no tendría impacto en sus votantes en la medida en que los resultados sean favorables, o dicho de otra manera, que luego del verano la inflación comience a bajar. El propio Presidente advirtió que vienen tiempos difíciles con más inflación, menos actividad y consecuentemente menos empleo.

El factor tiempo es clave. Suele decirse que lo que los consumidores ahorran en tarifas ahora lo terminan pagando después con más inflación porque los subsidios obligan a emitir. El problema es que las tarifas se pagan todos los días y los ajustes monetarios, como siempre se recuerda, operan con rezago de al menos un año.

Algunas medidas que se consideraban inevitables, hacen ruido al momento en que son puestas en marcha efectivamente. Porque detrás de cada peso de gasto público hay algún sector de la sociedad que lo recibe. Y allí comienzan las resistencias porque los afectados son sectores específicos que difícilmente acepten hacer un sacrificio pensando en que están beneficiando al conjunto. 

En este contexto, la comunicación de las medidas económicas resulta clave para que la sociedad acepte la idea de que se trata de un ajuste transitorio para ordenar los precios relativos y abra las puertas a un futuro mejor cuando se pongan en marcha las reformas estructurales. También será decisivo que se defina el rumbo de las políticas en temas de alto impacto social como las jubilaciones.

Todavía falta que se conozcan más medidas y comprobar que destino tendrán aquellas que requieren su aprobación en el Congreso. Ahí entrará a jugar la política. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés