El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 6°C
Escenario

Las internas del PRO y la radicalización de un sector de la oposición es lo mejor que le pasó al FdT

El peronismo llegará a las urnas muy golpeado y con un poderío electoral relativo debilitado

Alberto Fernández junto a Sergio Massa y Cristina Fernández de Kirchner
Alberto Fernández junto a Sergio Massa y Cristina Fernández de Kirchner Presidencia
Ludmila Di Grande 17 abril de 2023

A dos meses del cierre de listas, en el Frente de Todos abundan los rumores y escasean las definiciones públicas que demuestren una estrategia electoral. Al contrario, se sigue alimentando la interna.

Eduardo "Wado" de Pedro, Sergio Massa y Daniel Scioli son algunos de los nombres que circulan para presentarse como candidatos. Aún no hay nada definido. Alberto Fernández ya dijo que irá por su reelección y sigue en pie el "operativo clamor" para que Cristina Kirchner sea candidata.

Pero actualmente, el Frente de Todos podría conseguir tan solo 26,7% de los votos, según el Barómetro de la Opinión Pública Argentina de la consultora Poliarquía.

Asimismo, el politólogo Sebastián Raffo afirmó que entre 7 y 8 de cada 10 argentinos desaprueban la actual gestión.

Además, el aumento de la pobreza del segundo semestre de 2022 que difundió recientemente el Indec (39,2% o 18,5 millones de personas), una inflación que ya acumula 21,7% en lo que va del año y los salarios reales en baja son solo algunos de los factores que minan aún más la imagen del oficialismo.

"El Frente de Todos no vino a esto", dijo en un acto el diputado nacional y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, refiriéndose a los datos de pobreza.

"Las frustraciones que atravesamos como sociedad son parte del debate interno que hay desde el Frente de Todos para entender y saber hacia dónde debemos ir", agregó el legislador.

En este sentido, el hecho de que los dirigentes kirchneristas, incluso la propia vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, se despeguen constantemente de la gestión, a pesar de pertenecer al oficialismo, podría ser una clara señal que en el Gobierno no estarían pudiendo manejar los hilos.

"Este no es el gobierno del kirchnerismo, claramente, es un gobierno de transición...La sociedad tiene muy claro que este no es el gobierno de Cristina", afirmó el diputado nacional Leopoldo Moreau.

Sin embargo, ningún rumbo que discuta el Frente de Todos puertas adentro es posible sin una legitimación en las urnas.

La disputa interna entre el kirchnerismo y el albertismo, sumado a los problemas económicos y sociales a los que se enfrenta el Gobierno, complejizan la definición de una estrategia electoral conjunta en el Frente de Todos que aumente sus chances electorales.

La politóloga Marina Lacalle dijo: "En nuestro país el 'divide y reinarás' en el plano electoral no rinde. Fuerza política que se fractura es agua para el molino de su rival".

Por su parte, la politóloga Agustina Etura dijo: "La realidad es que en estas elecciones el Frente de Todos se encuentra muy debilitado y con escasos logros de gestión capaz de contener a un electorado preocupado por temas cotidianos como la inflación".

Esta debilidad empieza a mostrarse también en la provincia de Buenos Aires, bastión histórico del peronismo. 

Si bien el Frente de Todos encabeza las encuestas de intención de voto, la diferencia con Juntos por el Cambio es muy poca. 

La oportunidad de Divididos por el Cambio

Por si todo esto fuera poco, Mauricio Macri renunció a su candidatura, una figura que, según el politólogo Javier Caches, tiene mucho rechazo social y que le ayudaba a ordenar el relato al peronismo. 

"Sin Macri en la cancha, el oficialismo debería apelar a identificar a los candidatos de Juntos y a (Javier) Milei como parte de un mismo programa económico y político", dijo el especialista. 

En el mismo sentido, Lacalle afirmó: "Desde el campo opositor el mejor escenario electoral al que podría apostar el Frente de Todos, que no depende de sus acciones y decisiones, sería enfrentar un Juntos por el Cambio dividido y desgastado a causa de las negociaciones por las precandidaturas". 

"El abanico de opciones en esta fuerza política se ha estado ordenando últimamente a partir de la decisión de Macri de no participar en la contienda electoral como candidato", señaló. 

"En caso de que Juntos por el Cambio logre cierto nivel de cohesión y continúe sumando apoyos dentro del espectro político, el mejor escenario electoral a nivel nacional para el Frente de Todos es apuntar a mantener el apoyo en las provincias bajo su paraguas, presentar un candidato que cohesione hacia adentro y retener de la mejor manera el drenaje de votos en sus principales bastiones", agregó.

02-01-2023_el_presidente_alberto_fernandez_auguro
Fernández es menos enfático con su candidatura y dice que lo más importante es que no gane la oposición

Asimismo, Caches aseguró que "al Frente de Todos le sirve el actual clima de internas hostiles que está atravesando Juntos, a partir de la disputa pública entre Horacio Rodríguez Larreta y Macri, que muestra a la principal coalición opositora sin un liderazgo claro y fuertemente dividido". 

El necesario fin de la grieta

Sin embargo, es poco probable que el oficialismo deje su estrategia electoral en manos de la interna de la oposición, ergo, librada al azar.

Y como la única batalla perdida es la que se abandona, a pesar de tener pocas posibilidades de ganar, el Frente de Todos buscará mejorar el escenario electoral por sus propios medios. Pero la pregunta es cómo.

En cuanto al discurso, para Raffo el rumbo correcto es empatizar mucho con el elector que la pasa mal, reconocer errores y proponer una hoja de ruta clara sobre cómo salir de esta situación económica. 

"Incluso el discurso agrietador contra el macrismo muestra signos de agotamiento", aseguró. 

"Frente a la oposición, el desafío deberá ser construir un polo de racionalidad. Hay discursos realmente extremos del otro lado (no en términos peyorativos, sino que proponen soluciones radicales a los problemas que tenemos), ahora existen dudas sobre la factibilidad de esas soluciones. La dolarización seduce pero también genera dudas. ¿Cómo se lleva a cabo?", consideró el politólogo.

En tanto, Lacalle sostiene que al Frente de Todos le podría haber servido el discurso polarizador con Macri como candidato pero "en todos los demás escenarios la mejor opción es un discurso conciliador, que trate de evitar referencias al pasado y pueda encontrar la manera de hablarle a los desesperanzados por el rumbo de la economía del país".

Por su parte, Etura aseguró: "El discurso podría ser contraponerse fuerte a las propuestas de las derechas y a sus candidatos. Resaltando también la necesidad de defender los intereses soberanos argentinos frente al actual contexto global".

Los candidatos

Pero independientemente del discurso, el interlocutor tiene que tener legitimidad.

"El candidato que surja del Frente de Todos debería poder demostrar que puede dialogar y construir consensos con todos los sectores de la economía", afirmó Raffo.

En este sentido, Lacalle afirmó que la elección de un candidato que pueda llegar a ganar la mayor cantidad de votos no solo tiene que ver con que sea atractivo al electorado, sino que también tiene que lograr apoyos desde adentro del arco político, del sector económico y empresarial, y de algunos con raigambre popular (sindicatos, movimientos sociales). 

Es decir, un actor que sea capaz de conversar con distintos sectores dentro de la fuerza partidaria que representa pero que también tenga la versatilidad de poder pegar el salto y sentarse en una mesa con sectores del empresariado y de organizaciones internacionales. 

"Sumado a esto, dado el contexto crítico en el que se encuentra la economía argentina, debería ser también un candidato que genere expectativas positivas a futuro y que pueda mostrar tranquilidad y certidumbre hacia afuera", aseguró la politóloga. 

"Dentro del abanico de opciones que plantea el Frente de Todos, dejando fuera a Cristina, el presidente no parece ser una opción que pueda cumplir estas condiciones, ni mucho menos cohesionar a la fuerza", opinó.

Los otros nombres sobre la mesa son Scioli, Massa y De Pedro.

Lacalle dijo que si así fuera y tuviera que vaticinar, teniendo en cuenta lo dicho, diría que dos potenciales precandidatos serían Scioli, representando al espacio no kirchnerista dentro de la coalición y Massa (quizás con Wado de Pedro como candidato a vice) representando al kirchnerismo (incluidos algunos sectores de La Cámpora).

Sergio Massa
Sergio Massa podría cohesionar a la coalición

"Salvo Cristina candidata, todo apunta a que también habrá PASO dentro del Frente de Todos", apuntó la especialista.

Por su parte, Caches afirmó: "El peronismo está en un laberinto. Está en una situación atípica: todos los socios internos cuestionan que el presidente, habilitado por la Constitución para presentarse a un nuevo mandato, vaya por la reelección. Es un caso sin precedentes". 

"A dos meses del cierre de candidaturas, el Frente de Todos necesita empezar a despejar la situación de inercia y bloqueo interno que está sufriendo. Dicho bloqueo ocurre en gran medida por la insistencia de Alberto Fernández a sostener su candidatura, ante el rechazo de todos sus socios. Creo que el desistimiento a ir por la reelección por parte del presidente ayudaría a descongelar la construcción electoral en el peronismo", agregó.

En la misma línea, Etura sostuvo que "para mejorar el escenario electoral, el Frente de Todos debería apostar por contener la unidad entre algunos sectores de la coalición que propongan un candidato distinto al actual presidente. Considero que el peor candidato sería Alberto".

En este punto, cabe destacar que el presidente llegó con "votos prestados" y que no queda claro aún si logró cosechar votos propios.

Además, según una encuesta de Trespuntozero, el primer mandatario acumula una imagen negativa de 69,2%.

Por último, Raffo dijo: "Teniendo en cuenta que Cristina no se presentaría, el peronismo necesita un candidato aglutinador. Ahora bien, los contextos en esta campaña serán cambiantes: el candidato que apoye Cristina tendrá un piso alto (fundamental en una PASO) pero un techo bajo (una sentencia de muerte en el ballotage)".

"El mejor candidato sería aquel que logre combinar la capacidad de ampliar y dialogar con el apoyo explícito del kirchnerismo", agregó.

"Personalmente, creo que Scioli o Gabriel Katopodis son los personajes que pueden reunir consensos dentro del peronismo, o al menos son los que mayor vocación aglutinadora tratan de mostrar", concluyó.

En este contexto, hay que considerar que tanto dentro como fuera del Frente de Todos Cristina cumple un rol clave y será probablemente quien tenga la última palabra sobre la estrategia electoral y los candidatos que vayan a competir.

Pero la pregunta es si en este escenario electoral adverso, la dirigente tendrá la capacidad de sacar "un conejo de la galera" como en 2019 que rompa todos los esquemas y dé vuelta las encuestas.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés