El Economista - 70 años
Versión digital

dom 16 Jun

BUE 12°C
Interna

¿Larreta tiene que mentir?

La oferta electoral sigue definirse en ambas coaliciones

Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno porteño
Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno porteño
Augusto Milano 08 marzo de 2023

Hacia fines del año pasado, en las principales coaliciones se aspiraba llegar a marzo con la oferta electoral más ordenada. Pero no estaría ocurriendo porque hay multiplicidad de candidatos y ninguno logra una ventaja significativa en intención de voto. Nadie, de los que han oficializado su postulación, llega siquiera a reunir un 20% de apoyo. 

Si la economía tuviese un buen desempeño, seguramente ya habría un candidato oficialista con más de 30% de intención de voto y lo mismo podría reunir un candidato opositor si Juntos por el Cambio no tuviese el grado de confrontación interna que muestra en este momento.

A poco más de cien días de la oficialización de las listas está todo abierto. 

En el oficialismo, puede haber desde una unificación de la oferta detrás de la candidatura de Sergio Massa si la economía mejora, hasta una primaria con varios candidatos entre los que podría estar el propio Alberto Fernández, algo que no es habitual ya que los presidentes no suelen ser desafiados desde su propios espacios. En paralelo se desarrolla un operativo clamor para que Cristina sea candidata, lo que difícilmente ocurrirá, pero queda la duda sobre si e kirchnerismo presentará un candidato propio en una eventual primaria competitiva. 

En ese contexto de paridad nadie se baja porque como le dice Fernández a sus interlocutores "me piden que me baje porque mido poco, ¿pero quién mide más?". El escenario podría cambiar si la economía entrega datos positivos algo que los analistas no ven probable en el corto plazo. Pero a falta de resultados, sobre todo en materia de inflación, Massa intentaría compensarla mostrando iniciativas constantes y un relativo control de las variables evitando desbordes.

En Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta están lanzados y encabezan las preferencias, pero formalmente los radicales Gerardo Morales y Facundo Manes siguen en carrera cumpliendo con el mandato partidario de presentar candidatos propios, en todas las categorías y en todos los distritos. 

Sin embargo, un escenario probable es que el radicalismo coloque a los vices en binomios encabezadas por el PRO, porque todo apunta a que haya fórmulas integradas a nivel nacional y en muchos distritos. 

Pese a que la semana que viene lanzará su candidatura presidencial, se ve probable que Morales sea el segundo de Larreta. Menos claro es lo que hará Manes que insiste con pelear por la Casa Rosada aunque algunos de sus asesores le sugieren que sea candidato a senador. Todo está abierto también en la oposición y ni siquiera Mauricio Macri formalizó que no será candidato.

Lo que sí está claro es que las confrontaciones internas en ambas coaliciones no son de matices y que no están en juego vanidades personales, sino visiones contrapuestas.

Dentro del FdT las diferencias son básicamente sobre lo que hay que hacer en materia económica como lo demostró la votación en el Congreso sobre el acuerdo con el FMI

En JxC, las diferencias son esencialmente políticas porque lo que se discute es, que si en caso de llegar al gobierno, habría que intentar hacer acuerdos con la oposición para lograr cambios más acotados, pero con más apoyo y perdurables o se debería ir a fondo con las reformas sin negociar nada.

Está todo sin resolverse, y probablemente siga así hasta que los plazos electorales obliguen a que haya definiciones.

Quieren que Larreta mienta

Bullrich cuestiona a Larreta por sus discurso anti grieta. Cree que eso diluye los cambios. Y ese discurso halcón ganó algo de terreno en JxC como lo demostró la foto de la titular del PRO con varios referentes radicales. 

Algunos analistas sostienen que para ganar las primarias es mejor el discurso de Bullrich y, por lo tanto, sugieren que Larreta debería endurecerse ahora y luego, moderarse para las generales. Ese planteo tiene un error ético y otro de análisis. El ético es pedirle a un candidato que se vista de halcón para ganar la candidatura y que luego devenga en paloma. O sea, que engañe al electorado en las primarias.

El voto de JxC se nutre del sector no peronista del electorado. Y el error de análisis es no entender que esos votantes no apoyan al candidato que es más duro contra el peronismo sino al que le puede ganar. Por lo tanto, el esfuerzo de Larreta debe concentrarse en demostrar que es mejor candidato para la elección general y no en impostar un tono halcón para ganar las primarias.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés