El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 20°C
Halcones vs. palomas

JxC: no son los egos, es la política

La coalición opositora evidencia diferencias desde adentro que, además de su carga personal, tienen un componente político muy importante

Mesa Nacional de Juntos por el Cambio.
Mesa Nacional de Juntos por el Cambio. -
Augusto Milano 10 enero de 2022

Las últimas semanas no fueron favorables para Juntos por el Cambio y dejaron en evidencia las diferencias dentro de la coalición opositora. Sin embargo, algunas lecturas de las diferencias expuestas, se concentran en aspectos personales y dejan de lado otros que son políticamente más relevantes.

Las disputas no son consecuencia de dirigentes irresponsables que solo tratan de posicionarse pensando en sus candidaturas para 2023, o de que los radicales aman las internas. Por cierto que los proyectos personales existen, pero las diferencias sobre la estrategia política a seguir, también.

En ocasión del debate del Presupuesto, un grupo de diputados aceptaba la propuesta, de al menos una parte del oficialismo, de devolver el proyecto a comisión, mientras que otro quería acelerar la votación para provocarle una derrota al oficialismo.

Otro dato muy esclarecedor fue la presentación de proyectos impositivos por parte de los  legisladores que se referencian en Patricia Bullrich y Javier Milei. Como para que no queden dudas hacia el interior del PRO  de "quienes somos nosotros y quienes son ellos". Pero además fue un claro mensaje sobre cuál debería ser la política de alianzas de la coalición y adonde ir a buscar los votos que necesitarán para ganar en 2023. 

Claramente para ese sector, la respuesta es Milei y los libertarios. Pero tanto la UCR como la Coalición Cívica no creen en que deba crecerse para ese lado. Los radicales de Buenos Aires, por su parte,  incorporaron en su momento a Margarita Stolbizer a lista de diputados y son conocidos los vínculos entre el jefe de Gobierno porteño y el peronismo no kirchnerista, pero con votos. 

Esa diferencia hace que quizás, siguiendo el título del libro de Mauricio Macri, la estrategia para entrar a jugar el "segundo tiempo" no sea la misma para todos los integrantes de la coalición.

El hecho más visible fue, que luego de las conversaciones entre el presidente Fernández y Gerardo Morales, los gobernadores de la UCR cambiaron su posición original y decidieran enviar representantes a la reunión en la que el ministro Martín Guzmán dio cuenta del estado de las negociaciones con el FMI

Horacio Rodríguez Larreta decidió no concurrir en esa oportunidad, pero si lo haría a un próximo encuentro, que sería con la participación exclusiva de  los gobernadores y legisladores de JxC. Pero Bullrich cuestiona esos contactos porque entiende que el Gobierno quiere sentar a la oposición "en un barco sin rumbo".

Pero el punto de mayor discrepancia de los halcones del PRO con Morales fueron sus declaraciones sobre la responsabilidad compartida del gobierno de Macri con el de kirchnerimso en el endeudamiento del país. Toda una herejía para un sector de la oposición que considera que la culpa de todos los problemas del país está de un solo lado. La mayor o dureza frente al Gobierno en esta etapa también pone en evidencia dos estrategias distintas para 2023 frente a una pregunta relevante: ¿las elecciones se ganan desde el centro o polarizando desde cada extremo? Los que sostienen la primera opción creen, además, que jugar a la grieta no solo es una mala estrategia electoral sino también que dificulta la tarea de gobernar en el eventual caso de ganar. 

En Juntos por el Cambio hay muchas coincidencias, y un rival definido, que le permitirán a todos los partidos que lo integran llegar juntos a las elecciones en 2023, pero también hay muchas diferencias que tendrán que limarse en los próximos meses para evitar frustraciones posteriores.

Otro dato clave será definir si JxC va rumbo a conformarse casi como un partido o si se preserva la idea de coalición en la que distintas fuerzas, que expresan matices diferentes,  compiten por liderarla.

Los temas a resolver no son pocos, y son esencialmente políticos, y por lo tanto no pueden minimizarse, apuntando a que sólo se trata de una mera pelea por candidaturas entre políticos ansiosos.      

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés