El Economista - 70 años
Versión digital

dom 03 Jul

BUE 10°C
Versión digital

dom 03 Jul

BUE 10°C

“Es un espacio en un proceso de transición”

entrevista a Sandra Giménez, Senadora del bloque Misiones.

30-06-2016
Compartir

Dos semanas atrás, en medio del escándalo por la detención del ex secretario de Obras Públicas José López, tres diputados misioneros y una senadora, Sandra Giménez, anunciaban la partida de la bancada FpV para conformar el bloque Misiones. Ese mismo día, los diputados apoyaban en la Cámara Baja la superley mientras que la senadora votaba a favor de los candidatos del Poder Ejecutivo para completar la Corte Suprema de la Justicia.

A la senadora, se la puede identificar como la que piropeó a Federico Pinedo durante una sesión, “es lo mejor que tienen”, le avisó a Marcos Peña cuando el jefe de Gabinete brindaba el informe de gestión. Se la puede conocer también por su personalidad, su presencia y participación en los plenarios de comisión y por su termo y mate animal print siempre presente en las sesiones. Giménez pertenece al Frente Renovador por la Concordia, fundado, entre otros, por el gobernador Hugo Passalacqua.

Usted ha dicho que la partida del bloque no tiene que ver con los casos de corrupción que involucran a funcionarios de la anterior gestión, pero coincide mucho con los tiempos.

Desde el 2013 que queremos tener bloque propio en el Congreso de la Nación. En la  medida en que los misioneros nos fueron dando su voto de confianza, construimos la oportunidad de tener cinco diputados y dos senadores. Estamos en la búsqueda de un espacio, en este contexto de transición política general, donde pasamos de un modelo político a otro por voluntad de la mayoría del pueblo. Es el pueblo el que nos da la oportunidad de marcar nuestro bloque Misiones para defender con mayor fuerza los intereses de los misioneros, que son los que nos votaron.

¿El PJ-FpV se puede mantener tal como está pese a las fuertes disidencias?

Si, siempre. Diferencias hay en todos los espacios, el desafío del diálogo y del consenso es la responsabilidad de hombres y mujeres adultos que saben a donde se dirigen.

Se opone al proyecto de Reparación Histórica, pero sus pares en Diputados votaron a favor.

La libertad es la esencia del hombre en la República Argentina, y el de la mujer también.

Reclama mayor representación federal en los proyectos para ampliar la Corte, ¿existe ese criterio en las demás iniciativas?

Sólo el del senador Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, que habla de representación general y regional y eso ya sería un gran avance.

¿Ve interés en el Gobierno?

No, ya lo dijo el jefe de Gabinete Marcos Peña, el Gobierno no tiene ningún tipo de interés. El otro día, cuando empezamos a tratar los expedientes en el Senado, Peña dijo “no nos interesa ampliar el número de la Corte”.

¿Es un Gobierno federal?

No, para nada. Es absolutamente autoritario.

¿En qué lo ha visto?

Justamente en la revisión de las acciones que han llevado adelante. En un solo decreto en enero de este año le transfirió a Vidal $18.000 millones en un solo acto administrativo. A la provincia de Misiones por todo concepto en esto seis meses le transfirió $536.000.000.

Sin embargo, el ministro Rogelio Frigerio mantuvo una buena relación con los gobernadores, lo que facilitó la aprobación de proyectos en el Senado.

Si, esa muy buena relación de Frigerio, por lo pronto, se ha desnudado en su búsqueda de ser senador en 2017 o candidato a gobernador en 2019 y eso enchastra toda esa buena predisposición que no deja de ser alta diplomacia. Como dice el refrán, “mucho ruido pocas nueces”.

¿Ya empezó la campaña electoral de 2019?

De ellos seguro. Lo nuestro tiene que ver con sobrevivir todos los días. No sé si se dan cuenta la gravedad por la que pasa la provincia de Misiones con la asimetría cambiaria y la perdida de empleo y desarrollo de las pymes a partir de las decisiones de las políticas del Estado. Es gravísima.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés