El Economista - 70 años
Versión digital

sab 22 Jun

BUE 17°C
La economía de la grieta

El riesgo de la polarización política

El riesgo de una mayor polarización política es otra de las consecuencias negativas de la elevada inflación

Las elevadas tasas de inflación aumentan la receptividad para los discursos desde los extremos
Las elevadas tasas de inflación aumentan la receptividad para los discursos desde los extremos
Augusto Milano 25 julio de 2022

Cuando mayor es la crisis económica, más endurecen sus discursos todos los actores políticos, lo que agrava la situación y hace más difícil superarla. 

Las propuestas moderadas, la búsqueda de acuerdos y orientarse hacia el centro del espectro ideológico, pierden atractivo. Las elevadas tasas de inflación, además de deteriorar el tejido social, pueden conducir a una mayor polarización política.   

Figuras sin mucho peso institucional, como Juan Grabois, hacen discursos irresponsables, pero que en parte reflejan un clima de época y alertan sobre posibles saqueos, lo que apela a uno de los momentos más dramáticos de la historia reciente. 

Muchos dirigentes políticos pertenecientes al sector halcón de JxC, sostienen, en off, que Alberto Fernández, en este contexto, no llega al final de su mandato y que deberían adelantarse las elecciones. Cuando se encienden las luces de las cámaras, moderan su discurso. 

Pero muchos periodistas y analistas no se cohíben frente a las cámaras y recuerdan livianamente los mecanismos que prevé la Constitución para reemplazar a un Presidente.

La crisis impacta en todos. El kirchnerismo duro es crítico del Gobierno que encumbró por haber acorado con el FMI, por no querer subir las retenciones y por no establecer más controles sobre los precios y el mercado cambiario. Tienden a radicalizar su discurso complicando aún más la situación y critican al Gobierno por izquierda, por su falta de decisión para ir a fondo con medidas para favorecer a los sectores populares que los votan. 

Así lo dejó en claro Cristina Kirchner en su recordada carta luego de la dura derrota que sufrió el Frente de Todos en las primarias de 2021. El manejo de la economía oficializó la fracturó al oficialismo que votó dividido en el Congreso el acuerdo con el FMI.   

Del otro lado, los problemas económicos fortalecen el discurso de los halcones del PRO que consideran que si llegan al Gobierno ya no habrá espacio para el gradualismo como el que intentaron en 2015 y que hay que hacer reformas drásticas de inmediato, y que ante una crisis profunda, una parte de la sociedad estará dispuesta a acompañar. 

Los halcones no respaldan la idea de lograr un apoyo del 70%  para llevar adelante los cambios como plantea Horacio Rodríguez Larreta porque que consideran que en la búsqueda de ese respaldo se terminan negociando principios fundamentales y se pierde ímpetu transformador.  En la denominación del espacio opositor algunos privilegian la palabra Juntos y otros Cambio.

El riesgo de una mayor polarización política es otra de las consecuencias negativas de la elevada inflación, además de su impacto los ingresos de la población.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés