El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

El Gobierno no responderá al acto

08-03-2017
Compartir

Estos días no son los primeros en lo cuales el Gobierno debe enfrentarse con distintos reclamos sociales. La movilización de los maestros el lunes sorprendió por lo masiva y el acto de ayer convocado por las centrales de trabajadores fue muy importante. También fue masivo el acto del 29 de abril del año pasado y allí la dirigencia sindical pidió la modificación del impuesto a las Ganancias y que cesen los despidos. También hubo un reclamo para el Congreso exigiéndole que apruebe la ley de emergencia ocupacional impulsada por la oposición. Pese a algunos cruces con la dirigencia gremial, el Gobierno tomó nota del malestar y comenzó a impulsar medidas de contenido social para balancear su sesgo inicial. Luego de vetar la ley antidespidos, Mauricio Macri forzó

un compromiso con las grandes empresas para que mantengan su plantel de trabajadores. Vinieron luego las mesas de diálogo integradas por funcionarios y dirigentes empresarios y sindicales, la devolución de los fondos de las obras sociales y más adelante la modificación de Ganancias. A su vez, la prometida escalada de protestas sindicales nunca se concretó. Todos, finalmente, negociaron.

Pero esta vez la reacción del Gobierno será distinta porque no responderá con medidas concretas a las movilizaciones sino que apostará a que la mejora de la situación modere el clima social. Hay muchas diferencias con relación al acto del 29 de abril. Aquel se hizo en el peor momento social que enfrentó el Gobierno por la pérdida de empleos, la inflación en alza y los salarios rezagados.

Hoy la situación es distinta. El nivel de actividad y el empleo dejaron de caer, la tasa de inflación bajó y lo seguirá haciendo luego de un par de meses difíciles y como los acuerdos salariales se harán por un porcentaje mayor, habrá una mejora real en los ingresos. La situación económica está lejos de cubrir las expectativas sociales pero también está lejos de ser el peor momento económico desde que asumió Macri.

Además, como los reclamos sindicales son ahora difusos (“rectificar el rumbo”) tampoco cabe esperar una respuesta oficial concreta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés