El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 12°C
Análisis

El discurso de Javier Milei en Davos invita a repensar a Baglini

El presidente Javier Milei habló tanto al público externo como al interno.

El presidente Javier Milei.
El presidente Javier Milei.
18 enero de 2024

El presidente Javier Milei estuvo presente en el Foro Económico Mundial realizado en Davos, Suiza. Allí, el mandatario dio su visión de la política internacional y de nuestro país frente a la élite mundial.

En su presentación, Milei hizo una fuerte defensa del capitalismo y advirtió que Occidente "está en peligro". Además, remarcó que "el socialismo es un modelo empobrecedor que fracasó" y determinó que "el Estado no es la solución, es el problema mismo".

El presidente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política, Daniel Ivoskus, hizo hincapié en la firmeza de las convicciones del presidente, e invitó a repensar el teorema de Baglini: "Milei no se modera ni siquiera ejerciendo el poder", dijo. A su vez, resaltó que el discurso pareció tener tintes "populistas" y que el mandatario no fue a Davos a hablar como Jefe de Estado, sino como economista.  

El consultor en comunicación política, René Palacios, sostuvo que el mandatario "aprovechó al cien por ciento" el espacio en el Foro de Davos. 

En ese sentido, señaló que hay un "objetivo ideológico" detrás del discurso, que se dirige hacia el "público externo": la comunidad internacional. "Con ese discurso tan disruptivo que él tiene, llama la atención: su posición anti-estatal y pro-mercado le da una vidriera internacional y llama a la inversión privada", dijo Palacios. 

Asimismo, Ivoskus planteó que Milei mira más allá de Argentina: busca posicionarse como líder mundial. "Muestra que Occidente está en peligro y que él lidera el camino correcto, el de la libertad, que es el que eligió nuestro país", argumentó. 

Y agregó: "Es el símbolo del capitalismo mundial. Está en su prime. Busca embanderar la lucha contra el socialismo".

Palacios también sostuvo que el discurso del Presidente "refuerza el posicionamiento interno que él tiene con su público, que se muestra de acuerdo con preocupado por cuestiones de índole material inmediato y cree que el Estado es un estorbo". 

En esa línea, el consultor expresó que "le está hablando a ese público que tal vez no ve el foro, pero que con todos los replicadores, se va a enterar de que el presidente estuvo en Davos".

"Es el 'Milei electoral' e idealista, que observa la realidad con unos lentes donde solo se ve un deseo: el suyo (y el de la tribu libertaria)", analizó Gonzalo Sarasqueta, director del máster oficial en comunicación política y empresarial de la Universidad Camilo José Cela. 

Y señaló que el objetivo del mandatario es "estirar el relato del primer presidente anarcocapitalista del mundo", y que es un producto "que va a cuidar y avivar cada vez que se asome a la vidriera de Occidente".  

Pero a nivel local, Milei se enfrentó a la resistencia a sus proyectos y la necesidad de negociación con la oposición para evitar el estancamiento del Gobierno. 

Respecto a esto, Sarasqueta planteó que "en la fase de la gestión, ya empezamos a descubrir un Milei más realista, que entiende que, al lado de su anhelo desregulador, economicista y privatizador, existen otras voluntades a las que debe satisfacer si quiere gobernar".

Sin embargo, Palacios destacó que el mandato de Milei "no está en la Ley Ómnibus, sino en arreglar la economía". Por eso, determinó que el éxito o fracaso de su discurso depende de los logros económicos de su gobierno: "Si tiene un discurso pro-mercado que funciona, puede decir lo que quiera, pero en la medida en que no se noten las mejoras materiales, va a perder apoyo". 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés