El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 13°C
Unión por la Patria

Axel Kicillof: "El pueblo y la historia juzgarán como imperdonable el goce sádico por el sufrimiento ajeno que estamos presenciando"

El gobernador de la provincia de Buenos Aires pronunció fuertes críticas al gobierno del presidente Javier Milei.

El gobernador, Axel Kicillof.
El gobernador, Axel Kicillof.
04 marzo de 2024

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, abrió este lunes el 152° período de sesiones ordinarias de la Legislatura de la provincia. Su discurso llega a 48 horas de las palabras del presidente Javier Milei ante la Asamblea Legislativa, frente al cual el mandatario bonaerense evitó reaccionar hasta ahora. 

En el arranque agradeció la posibilidad de postergar su participación para responder al "extravagante experimento al que está siendo sometida Argentina" y alertó que "los problemas no se solucionan con motosierra, ni con dinamita, ni con ajuste".

Kicillof cambió el día de su discurso para poder responderle al Presidente, quien modificó una tradición de 40 años y pronunció el suyo el viernes a las 21. La Constitución bonaerense establece la apertura de sesiones el primer día hábil de marzo: para cumplir, la vicegobernadora, Verónica Magario, convocó a la Asamblea y luego pasó a un cuarto intermedio hasta hoy. 

En su discurso, Kicillof criticó las medidas económicas impulsadas por el Presidente y expresó: "El gobierno no está respetando la voluntad de la mayoría de los bonaerenses y sus representantes".

El gobernador aseguró que Milei "mintió" en su campaña presidencial y consideró que las medidas del Poder Ejecutivo "han sido catastróficas". "La mentira está a la vista, el ajuste lo pagan las pymes, los trabajadores. Todo el mundo sabe el deterioro que tuvo nuestro país desde su asunción", consideró.

"El pueblo y la historia juzgarán como imperdonable la indiferencia y hasta el goce sádico por el sufrimiento ajeno que estamos presenciando", manifestó en la Legislatura bonaerense.

En la Legislatura, en compañía  de los máximos referentes de Unión por la Patria, el mandatario dijo: "Nosotros tenemos voluntad de transformar. Pero eso no implica saltar al abismo o experimentar con recetas anacrónicas, importadas o fracasadas. Los problemas no se solucionan con motosierra, ni con dinamita, ni con ajuste. Hacen falta más derechos, hace falta más Estado. La sociedad reclama por más escuela pública, por más cloaca y por más asfalto. Nunca menos. Siempre más".

También apuntó contra la "venganza" de Milei, personificada a través del recorte de fondos coparticipables, por el fracaso del tratamiento de la Ley Ómnibus, la desintegración de la obra pública, el encarecimiento de los medicamentos y prepagas, y "el uso de la motosierra sobre jubilados, trabajadores formales e informales".

Y, en línea con estas críticas, pronosticó: "La próxima desgracia que llega inexorablemente es la recesión, que ya se empieza a observar en menos de tres meses: despidos en la construcción, despidos en el comercio, suspensiones y despidos en la industria; cierre de empresas y de negocios".

Respecto de la alocución del jefe de Estado en el Parlamento el pasado viernes, Kicillof ironizó en primer lugar: "El discurso de apertura de Milei hubiera sido más sincero si hubiese plagiado el que pronunció Nicolás Avellaneda cuando asumió la presidencia en 1874. Avellaneda dijo: 'Hay dos millones de argentinos que economizarán hasta sobre su hambre y su 16 sed, para responder en una situación suprema a los compromisos de nuestra fe pública en los mercados extranjeros'".

"Milei dicho varias veces que Argentina fue la primera potencia mundial a fines del siglo XIX y que después, según él, el país 'se jodió', porque según Milei se implementó entonces 'el modelo de la casta', es decir, el Estado se creó para favorecer a los políticos, se aplicó la justicia social que es en realidad un robo porqué les quita a algunos a la fuerza para darle a otros y se comenzó con la inflación producto del déficit cubierto con emisión. Todo esto, todo, es un disparate", sumó luego.

La Legislatura de Buenos Aires.
La Legislatura de Buenos Aires.

Kicillof reclamó la quita de la coparticipación

Luego de destacar que tras la quita del Fondo para el Fortalecimiento Fiscal de la Provincia de Buenos Aires "todas las fuerzas políticas que reaccionaron con la misma denuncia: las decisiones que tomó el gobierno nacional no son contra un gobernador, no son contra el gobierno, son contra el pueblo de la Provincia de Buenos Aires y deben terminarse", Kicillof mencionó que la jurisdicción bonaerense en 2023 fue "la provincia que menos recursos tuvo por habitante, y es la que menos trabajadores públicos tiene".

Según el gobernador, "la Provincia aporta el 40% de la recaudación, pero recibe por coparticipación cerca del 22%" y en 2023 "de los recursos no automáticos, llamados por Milei discrecionales, la provincia recibió el 42%, pero de un monto más pequeño, sumando coparticipación y otras transferencias, alcanzó menos del 25% de los recursos transferidos".

"No estábamos preparados para ser un escudo"

"Incluso habiendo dedicado toda la campaña a advertir sobre el riesgo que corrían los derechos frente a las propuestas de Milei, aun así nos quedamos cortos frente a este espectáculo de improvisación y crueldad", planteó el gobernador"

Y continuó: "No estábamos preparados para ser un escudo; queríamos ser motor de una etapa donde se profundizaran la industria, el empleo, el desarrollo y el bienestar. Sabíamos que faltaba mucho, pero que eso que faltaba se alcanzaría con políticas nacionales destinadas a producir más y repartir mejor". 

"Pero no hay tiempo para lamentarse", concluyó Kicillof.

La respuesta a la convocatoria al Pacto de Mayo

El gobernador bonaerense ofreció sus primeras palabras en torno al Pacto de Mayo, convocatoria que lanzó el jefe de Estado y tiene por objeto buscar consensos con gobernadores en materia de políticas. 

"Después de someter al pueblo, a la democracia y al federalismo a una agresión tan inédita como salvaje, ahora se nos lanza una invitación que se parece más a una amenaza o una imposición que a un diálogo", le criticó a Milei.

En ese sentido, dijo que el Gobierno podrá contar con el Ejecutivo bonaerense "para reuniones de trabajo, para encuentros destinados a solucionar problemas, incluso para debatir. Estaremos en todos los ámbitos que sean necesarios para seguir reclamando con firmeza algunos puntos concretos".

Y aclaró: "Pero si se trata de encuentros para fotos y marketing... arranquen nomás si no llegamos", sentenció.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés