Subió la soja tras el informe del USDA

13-01-2017
Compartir

Después de varias jornadas consecutivas con bajas, la soja se despertó en el mercado internacional a partir de la publicación del último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que en una jugada inesperada recortó los stocks finales del país norteamericano por encima de las previsiones de los operadores. De esta manera, las existencias alcanzarían 11,43 millones de toneladas versus 12,74 millones estimados por los analistas y las 13,08 millones de toneladas calculados por el organismo en diciembre pasado. El retroceso de 1,65 millones de toneladas se debe al ajuste a la baja en la producción, por lo que la cosecha totalizaría 117,21 millones de toneladas.

En cuanto a la demanda, las proyecciones se mantuvieron prácticamente sin cambios, con exportaciones cercanas a las 55,79 millones de toneladas y 56,02 millones de toneladas con destino local. Para los stocks físicos, el informe indicó un volumen de 78,79 millones de toneladas, un dato que se ubicó por debajo de las estimaciones privadas, que pronosticaban 79,88 millones de toneladas.

Ante este panorama, la oleaginosa sumó US$ 10,66 por tonelada en el disponible; US$ 10,56 en marzo; US$ 10,47 en mayo; US$ 10,10 en julio y US$ 9,37 en agosto, y cerró la rueda a US$ 379,19 por tonelada.

“A diferencia de los datos que se dieron a conocer sobre la producción estadounidense, el USDA incrementó en dos millones de toneladas la producción de Brasil, la cual se estimó en 104 millones de toneladas, y mantuvo la de Argentina en 57 millones de toneladas”, destacó la consultora Granar. En ese sentido, los subproductos también tuvieron una jornada alcista, en especial la harina, que saltó US$ 14,88 por tonelada en su posición más cercana y se comercializó al final a US$ 357,36, mientras que la suba del aceite fue de 0,16% y concluyó a US$ 790,34 por tonelada.

Situación local

Mientras tanto ?y aunque el USDA decidió no recortar todavía el stock local?, en los puntos más importantes del país corren riesgo entre 400 y 500 mil hectáreas de soja por las adversidades climáticas, de acuerdo a datos de la Bolsa de Comercio de Rosario. Es que en las últimas semanas, las siembras y resiembras pendientes llegaron al límite de las posibilidades, y ya hay lotes implantados en fechas tempranas que están en condiciones regulares a malas y que no continuarán su ciclo o quedarán con muy baja productividad por la escasez o la sobrecarga de agua.

“La seca del sur de Buenos Aires y los excesos centrados en Santa Fe y el norte bonaerense podrían ser responsables de un primer golpe que dejaría afuera al 2,2% de la superficie intencionada. Como estas pérdidas deben confirmarse en jornadas posteriores al límite de análisis del informe, se mantendrá el guarismo de 19,6 millones de hectáreas. De todas maneras, los últimos acontecimientos tienden a enmarcar a la campaña en un ambiente de severos problemas y el potencial de pérdidas que se observa, difícilmente pueda contenerse”, explicó la entidad, al tiempo que resaltó que “en la lista de los graves problemas que atraviesa el ciclo agrícola, sigue la falta de control de malezas y las enfermedades que ya han aparecido tempranamente, como por ejemplo mancha marrón en el noreste bonaerense”.

“En el norte del país aún hay tiempo, pero en la franja central de la región pampeana, la caída de rindes que conlleva sembrar de acá en más vuelve casi inviables las siembras que faltan”, concluyó la BCR.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés