El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 May

BUE 10°C
Por Ismael Grau

PwC Argentina activó una “integración operacional” con su par uruguaya para “eliminar las fronteras”

El management de las dos firmas consultoras enlazarán una estrategia común. El paso se formalizó el 1° de julio.

El cliente accederá al servicio de “las dos firmas en una sola, dándole respuesta inmediata y ágil con los equipos de ambos países”.
El cliente accederá al servicio de “las dos firmas en una sola, dándole respuesta inmediata y ágil con los equipos de ambos países”.
11 julio de 2022

Por Ismael Grau

Un vínculo económico que se estrechó en años recientes entre los vecinos rioplatenses, la “desmitificación” del trabajo a distancia acelerada por la pandemia de Covid-19 y la oportunidad de compartir sus “talentos” y conocimiento local para potenciarse gestaron una “integración operacional” entre las consultoras PwC de Argentina y de Uruguay.

Ese paso se formalizó este 1° de julio y por detrás hay expectativas de expansión, en particular exportando servicios fuera de la región.  

La integración supone que el management de las dos firmas consultoras enlacen una estrategia común, pero sin supeditación de una sobre otra. Y las “habilidades” y la “mirada local” de cada una ponerlas “en valor” de la otra “de manera integrada”, explicó a El Economista Santiago Mignone, socio y líder de PwC Argentina, quien estuvo en Montevideo la semana pasada.

Esta integración le permitirá al cliente acceder al servicio de “las dos firmas en una sola, dándole respuesta inmediata y ágil con los equipos de ambos países”, resumió. 

“Es eliminar las fronteras y que el cliente nos vea como una sola firma”, complementó Omar Cabral, socio principal de PwC Uruguay.  

Crecimiento

Mignone afirmó que la apuesta es a seguir manteniendo altas tasas de expansión en el área de exportación de servicios profesionales que la firma argentina incorporó en 2010. 

“Somos aproximadamente 4.500, y unos 2.500 se dedican a prestar servicios al exterior, básicamente a PwC en Estados Unidos. Esa área, que tiene una tasa de crecimiento del orden de 35% y 40% anual en crecimiento en recursos humanos, encuentra en Uruguay un nuevo mercado de talentos, que es casi igual al argentino. Toda el área de servicios de exportación va a seguir creciendo”, indicó.

A su vez, la firma consultora uruguaya proyecta en tres años incorporar a unos 500 profesionales, con lo que más que duplicaría su plantilla actual (420).

Uruguay, la “perla”

Históricamente los argentinos recalaron en balnearios como Punta del Este por sus playas y la tranquilidad del lugar, entre otros atributos. 

Pero, en los últimos tiempos, el interés por asentarse en Uruguay, incluso de manera definitiva o desde el punto de vista fiscal, se afianzó por otras razones: 

“Por cuestiones de seguridad fiscal, jurídica y física, algunos decidieron mudarse y residir en Uruguay, sin dejar de tener su operación en Argentina. Y estando a una hora de viaje para lo que tengan que hacer”, señaló Mignone. 

Estima que ese flujo “seguirá siendo volátil: habrá alguna ola que vendrá (a Uruguay) cuando se sienta amenazada y volverá cuando ese sentimiento se revierta. Yo le quito dramatismo: lo relevante es que mantengan la operación tanto en Argentina como en Uruguay.

Y este movimiento en PwC tiene que ver con hacer que las barreras económicas entre los dos países se vayan licuando con el tiempo”, argumentó.

“Uruguay nos da una sana envidia por la estabilidad jurídica, la seguridad fiscal y la seguridad física, que espero que mantenga. Tiene una gran civilidad en términos de comportamientos políticos y de administración pública, y una capacidad de crecimiento mayor y atracción de inversión: hoy es la perla de Sudamérica. Además, tiene un gobierno que es pro-negocio, pro-empresario, que lo hace más atractivo”, señaló el ejecutivo argentino en referencia a la coalición de centro-derecha que encabeza el presidente Luis Lacalle Pou.

Sobre Argentina, espera que hasta el próximo período electoral se mantenga un “escenario similar al actual, con cierta inestabilidad y en donde no van a haber procesos de inversión. 

En Argentina, los procesos de inversión son básicamente de mantenimiento: 'espero y veo a ver qué pasa en el país'. 

De todos modos, Mignone expresó razones para augurar un panorama mejor. 

“Estoy convencido de que las fuerzas políticas están entendiendo que determinadas cuestiones deben cambiar y son casi básicas. Soy optimista a corto plazo. Que hay que administrar bien y que el Estado no puede seguir gastando como lo hace hoy, por encima de sus posibilidades y su recaudación, y que el sector privado no lo puede seguir financiando; la presión impositiva se debe modificar porque es la única forma en que se puede generar de empleo y dotar de racionalidad a la economía argentina. Hay cierto consenso”, aunque “no en el gobierno” actual, “que va a continuar con este proceso”, opinó.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés