El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 8°C
RRHH

La importancia de las entrevistas telefónicas en el proceso de selección

Algunos consejos que pueden ayudar a quienes estén en esta etapa del proceso de selección

El objetivo es identificar a aquellos que cumplen con los requisitos básicos para el puesto y evaluar si tienen el potencial necesario para avanzar
El objetivo es identificar a aquellos que cumplen con los requisitos básicos para el puesto y evaluar si tienen el potencial necesario para avanzar .
Lucía Martínez 18 julio de 2023

La entrevista telefónica, también conocida como screening telefónico, es una herramienta muy utilizada por reclutadores o profesionales de RR.HH. para evaluar a los candidatos antes de invitarlos a una etapa más avanzada del proceso de selección.

El objetivo principal es identificar a aquellos que cumplen con los requisitos básicos para el puesto y evaluar si tienen el potencial necesario para avanzar en el proceso de selección.

Durante un screening telefónico, se suelen abordar temas como la experiencia laboral previa, las habilidades y competencias relevantes para el puesto, la disponibilidad para el trabajo, las expectativas salariales y otros aspectos relevantes para el empleo en cuestión. 

El reclutador también puede plantear preguntas relacionadas con el currículum vitae y hacer algunas evaluaciones preliminares para determinar si el candidato se ajusta al perfil deseado.

La duración suele ser más corta que una entrevista presencial o virtual y puede variar entre 15 y 30 minutos, dependiendo de la complejidad del puesto y las preguntas realizadas. 

Al finalizar, el reclutador puede tomar la decisión de avanzar a la siguiente etapa del proceso de selección -como una entrevista presencial o virtual- o una evaluación más detallada.

Es por eso, que es fundamental que los candidatos se preparen adecuadamente y afronten con éxito este primer paso. 

A continuación, se presentan algunos consejos que pueden ayudar a quienes estén en esta etapa del proceso de selección:

  • Preparate para el momento

Es importante estar listo para atender una llamada en cualquier momento. Antes de responder afirmativamente si estás disponible, es recomendable considerar si te encuentras en un lugar tranquilo y cómodo, con buena calidad de sonido. 

En caso de no ser posible, es apropiado explicar la situación y demostrar interés en la propuesta, ofreciéndose a posponer la entrevista para un momento más adecuado.

  • Conocé tu CV

Es probable que el entrevistador haga preguntas específicas basadas en el currículum del candidato. Por lo tanto, es fundamental conocer los datos que figuran en él para hablar con confianza acerca de las experiencias y logros mencionados.

Preparar un breve resumen profesional, tomar notas o tener el documento a mano puede ser de gran ayuda para adaptar las respuestas en el momento oportuno.

  • Tu voz es tu imagen

Dado que el entrevistador no puede verte, tu voz y tus palabras se convertirán en las herramientas principales para evaluar tu idoneidad para el puesto. Es esencial que tu voz transmita tranquilidad, seguridad y optimismo.

¡No olvides sonreír mientras hablas! Aunque no lo creas, esto se refleja en tu tono de voz y puede generar un impacto positivo en la comunicación. Una actitud positiva y entusiasta puede marcar la diferencia.

  • Escuchar atentamente

Durante la entrevista, es importante prestar atención a lo que el entrevistador dice y demostrar interés genuino por la conversación. 

Es aconsejable esperar unos segundos después de que el entrevistador haya terminado de hablar antes de responder y evitar anticiparse a lo que se está diciendo. 

Si no se comprende correctamente alguna pregunta, no dudes en pedir que la repitan. La claridad en la comunicación es fundamental.

  • Mostrar interés

Al finalizar la entrevista, es apropiado realizar preguntas o solicitar información adicional sobre la empresa o el puesto en cuestión. Esto demuestra un genuino interés por la oportunidad y puede dejar una impresión positiva en el entrevistador. 

En resumen, las entrevistas telefónicas son una forma eficiente de realizar una evaluación preliminar, ayuda a filtrar a los candidatos y a considerar a aquellos que tienen el potencial para avanzar en el proceso de selección. 

Prepararse adecuadamente, demostrar confianza y entusiasmo, escuchar atentamente y mostrar interés, son aspectos fundamentales para afrontar con éxito este primer paso. 

Recordemos que la primera impresión es importante, incluso sin un contacto visual directo, por lo que es esencial transmitir una imagen profesional y positiva a través de nuestra voz y actitud durante la conversación telefónica. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés