El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 19°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 19°C

“Es central que las empresas inviertan en capacitación”

Entrevista a Yanina Falugue, Gerenta de Formación Profesional de la AHK.

29-07-2016
Compartir

Desde hace 39 años la Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana (AHK) desarrolla en el país un programa de Formación Dual inspirado en el sistema educativo alemán, que capacita a jóvenes recientemente egresados del secundario en orientaciones pensadas a partir de las necesidades del mercado argentino. Las empresas que participan del programa ?hoy alrededor de 50? solventan la educación de esos chicos y chicas, que pasan dos años intercalando la cursada en un centro de capacitación con la rotación por todas las áreas de la empresa. El programa ofrece tres orientaciones comerciales y tres técnico-industriales e incorpora alrededor de 120 jóvenes por año. Yanina Falugue, gerenta de Formación Profesional de la Cámara, asegura que 90% de los chicos que hacen los cursos es incorporado luego a la compañía que lo capacitó y que esto genera un plus diferencial. Según Falugue, se logra una fidelización muy alta de los ingresantes con la empresa y, al mismo tiempo, se forma profesionales altamente competitivos.

¿Cómo funciona el modelo alemán en el que se inspira este programa? El sistema educativo alemán está el jardín de infantes, el primario, la secundaria, el sistema dual y después la educación superior. Casi el 70% de la población alemana antes de hacer estudios de grado hace el sistema dual, donde hay alrededor de 350 formaciones. Esto en Alemania es manejado por las cámaras de comercio e industria que hay dentro de Alemania e interviene también el Ministerio de Economía. Desde la cámara alemana que hay acá en Buenos Aires ofrecemos estos programas desde hace 39 años.

¿Cuál es el valor que tiene para ustedes este tipo de capacitaciones?

La importancia de estos programas tiene que ver con que están orientados hacia la necesidad del mercado, los programas están elaborados con las empresas. Si bien tenemos un programa marco de Alemania, nosotros lo adecuamos con las empresas capacitadoras para que tengan que ver con la realidad laboral. Cada vez que se implementa una formación tiene que venir por pedido de las propias empresas, porque todo esto está subvencionado por ellas.

¿Qué porcentaje de los chicos que participan en el programa es luego contratado por la empresa capacitadora?

Casi el 90% de los chicos que hacen los cursos quedan trabajando en forma efectiva. El objetivo de la empresa es invertir en ellos para que roten durante dos años por toda la empresa ?porque es un requisito, no pueden estar dos años en el mismo lugar? y al finalizar ese plazo, donde ya conocieron al chico y el chico está más seguro de qué es lo que quiere hacer, empezar a ver dentro de las vacantes que tenga disponible la empresa en qué sector les interesa ingresar.

¿Cómo es el proceso de selección de los candidatos?

Nosotros durante todo el año estamos visitando las escuelas, difundiendo por todos lados las formaciones que tenemos y la inscripción permanece abierta hasta el 16 de septiembre. A partir de ese día para las formaciones técnicoindustriales ?que son para chicos que vienen de escuelas técnicas? hacemos un test de conocimiento: en matemática, física, química, electrónica y mecánica, de acuerdo a la formación. También entrevistamos a cada postulante para asegurarnos que realmente le interesa este proyecto. Una vez que pasaron esa instancia hacen una evaluación de potencial y luego nosotros hacemos una reunión de inducción donde capacitamos a los chicos para desenvolverse en las entrevistas. Les armamos una agenda con las personas de contacto de las empresas que están otorgando becas para que ellos, en las fechas que nosotros les decimos, se presenten. Entonces están durante un mes y medio visitando las empresas de acuerdo a las agendas que nosotros les armamos. Cuando finaliza ese período nos mandan un ranking de los lugares que más les interesa y luego nosotros nos reunimos con todas las empresas, con la preselecciones que hicieron y con el ranking de los chicos. Ahí armamos una tabla entre todos para ver quiénes quedan. A partir de fines de diciembre queda establecido qué chico va a quedar en qué empresa y empiezan el curso en febrero. Están un mes en la empresa, luego un mes en el centro de capacitación y así durante los dos años. En total están catorce meses en la empresa y ocho meses en el centro de capacitación estudiando.

¿Cuántos chicos ingresan por año?

En promedio, ingresan 120 chicos por año. No son muchos porque es algo bastante personalizado y además dependemos de las becas de las empresas. Ahora tenemos mucho interés desde el interior, entonces estamos viendo de qué manera ampliar la cobertura del programa cuidando el estándar alemán. No es tan fácil conseguir empresas con esa mentalidad de invertir en capacitación, por eso hasta el momento no hemos crecido más. Actualmente estamos viajando a Córdoba, a Comodoro Rivadavia, a Corrientes, que tienen interés, y estamos haciendo un sistema para poder acompañar a los chicos con el sistema a distancia. Hoy por ejemplo Uruguay y Paraguay que como no tienen centros de capacitaciones nos mandan a sus alumnos para que vengan cumplir ese bloque acá y viajen a sus países para hacer las prácticas. Lo mismo con Aluar en Puerto Madryn.

¿Tienen apoyo del Estado?

No, ni del de Alemania ni del de Argentina.

¿Creen que ustedes suplen, de alguna forma, una tarea que debería realizar el Estado?

Este año estamos trabajando muy de la mano con el Gobierno y se ve que hay un interés por que se lleve el programa a cabo. Estamos hablando con el Inet para homologar los títulos, cosa que nunca pudimos hacer. Es la primera vez que puedo llegar, enviar los programas y tener reuniones para tener el reconocimiento argentino (hasta ahora sólo tenemos el reconocimiento alemán). Por el lado del Ministerio de Trabajo también tenemos muchas reuniones y nos están dando una solución, porque tampoco tenemos un marco legal. Al ser una capacitación por bloques no hay ningún marco legal que regule a nuestros becados dentro de las empresas.

¿Los postulantes necesitan hablar en alemán?

En principio no necesitan saber alemán. En las ramas comerciales sí, porque el 70% de las materias es en alemán, pero las últimas orientaciones que estamos abriendo que son las técnico industriales, las que más necesita hoy el mercado argentino, es todo en castellano, solamente tienen alemán técnico en algunas materias. Tenemos muy lindos casos de chicos de escuelas públicas que de repente terminan yendo a Alemania a partir de becas que entrega el Estado alemán a los chicos que terminan la cursada con muy buen promedio. Pueden ir a hacer un curso profundizando la formación o bien un curso de alemán. Generalmente como sólo damos alemán técnico van a profundizar el idioma. Tengo un caso divino de un chico que terminó accediendo a un posgrado de alemán y ahora está estudiando el traductorado. Hoy por hoy es director comercial de la empresa que lo capacitó.

¿Qué ventajas tiene para las empresas incluir a un profesional capacitado por ellos mismos?

Es lo más importante ya que es la primera experiencia que tienen los jóvenes. Yo les digo que es como el primer amor: uno siempre lo recuerda. Los chicos son muy agradecidos de que las empresas le paguen todo, entonces rápidamente se ponen la camiseta, ponen de todo de sí, y la fidelización que logra una empresa con estos becados no la logra con un pasante. Acá el chico a los 18 años ya tiene una empresa que le hace un seguimiento, que lo couchea, que les paga viajes, exámenes. Además tiene a estos jóvenes rotando por toda la empresa, entonces la sinergia que genera es muy interesante. Al mismo tiempo, la empresa durante esos dos años sin tener un personal efectivo ?porque el régimen que tiene el becado es de pasantía? puede ir evaluando a la persona par ver en que departamento se desarrolla mejor. Además los chicos hoy por hoy salen y no saben qué estudiar. Entonces, cuando hacen esta formación que van viendo desde lo práctico que es lo qué hace un departamento de contabilidad, un departamento de publicidad, de recursos humanos o yendo a una pyme que uno tiene que hacer muchas cosas, se va dando cuenta realmente qué potencial tiene y para qué. Y cuando empieza a estudiar una carrera de grado ?porque es importante que también todos continúen estudiando? ya saben qué quieren. Entonces las empresas tienen, a los 20 años, un chico totalmente fogueado, sensible, con una capacidad de adaptación total y con actitud, que es lo que hoy se persigue.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés