Crecimiento de exportaciones, fuga de talento y
atraso cambiario
La reacción de Filmus

Dólar, “empleo blue” y fuga de talentos conspiran contra la industria del conocimiento

Según el tradicional informe de Argencon, los índices de empleo y exportaciones alcanzaron máximos en 2021

21-04-2022
Compartir

Argencon, entidad que nuclea a las principales empresas de la economía del conocimiento (EdC), presentó su habitual estudio “Argenconomics” que analiza los principales indicadores de rendimiento del sector en Argentina. 

  • “Por primera vez desde 2017 las exportaciones anuales de la EdC argentinas crecieron respecto al año anterior, cortando un ciclo regresivo que duró 3 años consecutivos. La variación interanual alcanzó 14%, mostrando una sensible recuperación que lleva el nivel de exportaciones anuales al 87% de su máximo histórico, ocurrido en el primer trimestre de 2018. Considerando exclusivamente las exportaciones del cuarto trimestre, el de 2021 es el segundo mejor registro de la historia, solo superado por las exportaciones de 2011”, dice el informe.

screenshot_1
Las exportaciones crecieron 14% en el año

Dos fenómenos particulares del mercado local incidieron fuertemente sobre el volumen alcanzado: la brecha cambiaria próxima al 100% que existió durante gran parte de 2021, y “motivó una fuerte 'fuga de talento' hacia el mercado laboral informal” y, por otro lado, “un fuerte atraso del dólar, que incidió sensiblemente sobre el costo de venta de la mayoría de las industrias del conocimiento”

El efecto combinado de ambos factores obligó a las empresas a realizar continuos ajustes de sus estrategias de negocio para adaptarse a las condiciones cambiantes de la economía, “e impide analizar al 2021 como un punto de inicio de una nueva tendencia sostenible en el tiempo”.

El “efecto brecha” sobre la pérdida de exportaciones oficiales, según Argencon, se estima en U$S 1.800 millones durante 2021 (cerca del 30% de las oficiales). “Esto es difícil de revertir porque, por lo general, los profesionales que migran al mercado informal no se reincorporan al mercado oficial”, explicó Luis Galeazzi, Director Ejecutivo de Argencon. 

  • Se observa un fuerte incremento de la renuncia de empleados de las empresas de la industria del conocimiento que optan por trabajar fuera del mercado laboral formal para clientes en el exterior, dice el informe de Argencon. A esa modalidad de trabajo se la llamó “empleo blue”.

Las empresas ingresan sus exportaciones al dólar “oficial” mientras sus empleados reciben propuestas de trabajo desde el exterior a un dólar “blue” que, en el mercado informal valía aproximadamente el doble. 

Eso “descapitaliza a las empresas”, ya que renuncian empleados experimentados -con 8 o 10 años de antigüedad en sus funciones- y se incorporan jóvenes ingresantes con mínima formación.

En el sector informático, que es uno de los más afectados, el crecimiento de la rotación (attrition, en inglés) ha llegado a superar 30%, lo cual implica que la empresa debe renovar íntegramente su dotación en tres años.

“El efecto sobre el ecosistema es directo e inmediato: la fuga de cerebros. De tal forma, las empresas se descapitalizan al perder el insumo más valioso de nuestras industrias: el talento creativo y productivo de nuestros equipos de trabajo”, lamentó Argencon. 

“Es obvio concluir que el mantenimiento de tasas tan elevadas de rotación por más tiempo pondrá en riesgo la estabilidad completa del ecosistema del conocimiento, lo cual no solo implicará limitaciones para crecer sino para mantener el nivel de actividad presente”, dice el trabajo de Argencon.

En sentido inverso, el profesional promedio local es atractivo para las empresas de afuera: está bien formado y sabe inglés. El Instituto Education First emite anualmente el 'English Proficiency Index' con el relevamiento del nivel de inglés de más de 100 países y abarca más de 2 millones de tests realizados con similar metodología. En la edición 2021, Argentina volvió a calificar en el nivel 'High Proficiency', siendo el país de América Latina mejor posicionado en el ranking.

El atraso cambiario (un dólar “exportador” que avanzó apenas 20% en 2021), en combinación con el “recalentamiento salarial” (los salarios subieron más de 60%), determinó que un elevado crecimiento de los costos en dólares.

Más allá de todo, números en alza

Más allá de esos desajustes, la tendencia es expansiva. En el tercer trimestre de 2021 el sector totalizó 454.000 puestos, cifra que representa el 7,35% del total del empleo privado nacional. 

El sector con mayor crecimiento porcentual fue el de servicios informáticos, que sumó 129.000 empleos, 13,3% más que en igual trimestre de 2020. 

En cuanto a las exportaciones, se registró el tercer mejor año de la historia, con más de US$ 6.442 millones exportados. 

El informe también destacó “la reactivación del régimen promocional de la Ley 27.506, que estaba congelado desde 2019”. Además, “otra actividad significativa del período fue el lanzamiento de una serie de actividades formativas orientadas a fortalecer la oferta de talento, sobre todo en el área de programación”. Entre ellas, destacaron a Argentina Programa.

Por causa de la “fuga de talento”, las empresas pierden empleados experimentados -con 8 o 10 años de antigüedad en sus funciones- e incorporan jóvenes ingresantes con mínima formación 

Otro efecto no menor es el deterioro de la capacidad de aprendizaje interno en las empresas, ya que se corta la cadena normal de formación en el trabajo al haber faltante de supervisores capacitados.

En el tercer trimestre de 2021 el total de empleo de la EdC totalizó 454.000 puestos: un máximo histórico. Ese valor supone un incremento interanual de 7,9%, y representa el 7,35% del total del empleo privado nacional. 

Filmus: “No queremos vender horas de trabajo de nuestros chicos, sino que queremos vender el producto de su trabajo”

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, opinó sobre los resultados del trabajo de Argencon. “Esta es la muestra de que Argentina es capaz de desarrollar y exportar conocimiento en un conjunto de áreas de ciencia y tecnología. Que crezcan las exportaciones de servicios basados en la economía del conocimiento, nos indica que, de a poco, estamos logrando cambiar la matriz productiva. Nuestro país tiene que continuar ingresando al mercado internacional no sólo a partir de la venta de productos primarios, sino principalmente a partir de la calidad del trabajo de su gente y la capacidad de investigación científico-tecnológica que nos destaca. Agregarles valor a esos productos primarios es lo que va a permitir que cambiemos la matriz productiva y evitemos las crisis cíclicas que sufrimos”, dijo. 

Sobre la “fuga de talentos”, el ministro opinó: “No queremos que esos chicos que se formaron acá, que son excelentes y tienen grandes capacidades en el campo de la programación, se vayan del país, pero tampoco queremos que trabajen para afuera. Nosotros no queremos vender horas de trabajo de nuestros chicos, sino que queremos vender el producto de su trabajo, el programa que ellos desarrollen. Por ejemplo, necesitamos desarrollo de software de aviones para poder vender nuestros propios aviones. Para eso requerimos de nuestros programadores”.

 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés