El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 4°C
Panorama

Un nuevo Rey, una nueva era

Recientes encuestas muestran que el 64% de las personas en el Reino Unido mostraban poco o ningún tipo de interés por la coronación

Un nuevo Rey, una nueva era
Victoria Rinaldi 10 mayo de 2023

Carlos III finalmente fue coronado como Rey del Reino Unido el pasado sábado 6 de mayo. En el tiempo transcurrido hasta este momento, se convirtió en el heredero a la Corona con más años en servicio, y eventualmente, la persona de mayor edad en acceder al trono británico. Junto a él, también fue coronada la ahora reina consorte, Camilla Parker Bowles. 

Si bien se apuntó a organizar eventos de menor magnitud y extensión que los que se organizaron para la coronación de Isabel II en 1953, la coronación contó con 2.300 invitados. Entre ellos, se encontraron el actual Primer Ministro, Rishi Sunak, como también los últimos seis antecesores en su cargo: Liz Truss, Boris Johnson, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Mayor. Keir Starmer, líder del partido Laborista, también estuvo presente. 

En cuanto a invitados internacionales, se pudo ver a múltiples jefes de gobierno de países parte de la Mancomunidad de Naciones, como Justin Trudeau o Anthony Albanese, además de figuras por fuera de esta organización, como Emmanuel Macron, Lula da Silva, o Jill Biden. El Príncipe Harry también estuvo presente en la ceremonia, sin su esposa Meghan Markle ni los hijos de ambos. 

Independientemente de los eventos de este fin de semana, Carlos es Rey desde que Isabel II falleció en el mes de septiembre de 2022, y esto ha impactado en todos los países de la Mancomunidad de Naciones de distinta manera. Muchos han celebrado la asunción de un nuevo Rey, pero también muchos otros han manifestado su descontento con la figura de Carlos III. ¿Qué nos aguarda en esta nueva era?

Protestas antimonárquicas 

El sentimiento antimonárquico no es algo nuevo para la corona del Reino Unido, como tampoco lo son las organizaciones que buscan otro sistema político. Es durante estos momentos que estos grupos adquieren mayor notoriedad y difusión de sus ideas. Un claro ejemplo de esto es la agrupación Republic, que apunta a que la figura del Rey sea abolida y se instale una cabeza de estado electa por el pueblo, ya que una monarquía hereditaria va en contra de la idea de democracia.

Republic participó de las protestas en rechazo de Carlos III organizadas para el día del sábado, utilizando remeras y pancartas que expresaban visiblemente la disconformidad con el evento. Sin embargo, la jornada concluyó con cincuenta y dos arrestos de estos manifestantes por parte de la Policía Metropolitana de Londres, incluyendo a Graham Smith, el líder del grupo Republic, quien fue arrestado en Trafalgar Square, durante la mañana del día seis. 

La policía declaró que estos arrestos fueron llevados a cabo, en la mayoría de los casos, por delitos contra el orden público, alteración del orden público y conspiración para causar molestias públicas. No hubo arrestos por fuera de Londres, pero protestas de este tipo también pudieron verse en Edimburgo, Glasgow y Cardiff, a pesar de las previas advertencias de que habría baja tolerancia para aquellos que buscasen socavar la celebración, y la utilización de mecánicas de reconocimiento facial para la seguridad del evento. 

La relación de otros países con Carlos III

Un distanciamiento similar a la figura del Rey puede ser percibida en territorios que son parte de la Mancomunidad de Naciones, como también en aquellos que lo fueron hasta hace poco tiempo. Recientes debates y dichos acerca de la responsabilidad del Reino Unido con relación a la esclavitud y el colonialismo han generado disconformidad y rechazo en países del Caribe. 

En las últimas semanas de abril, Sunak fue cuestionado por Bell Ribeiro-Addy, miembro del Parlamento, en cuanto a si finalmente pediría perdón por el rol del Reino Unido en la esclavitud y el colonialismo, y si se comprometería a llevar a cabo una justicia reparatoria. El Primer Ministro respondió negativamente, indicando que, a criterio personal, consideraba que actualmente, el foco de la cuestión objetada estaba en asegurarse tener una sociedad inclusiva y tolerante, pero que deshacer la historia no era el camino correcto a seguir. 

La cuestión de la esclavitud es un tema que nunca se desvaneció por completo. Cuando Barbados se convirtió en una república en noviembre 2021, el entonces Príncipe Carlos asistió a la ceremonia. En su discurso, reconoció que, desde los días más oscuros de su pasado y la espantosa atrocidad de la esclavitud, la gente de la isla había forjado su propio camino con una extraordinaria fortaleza. 

Sin embargo, a pesar de las palabras de Carlos hace dos años, algunos países han expresado su interés por seguir adelante sin una monarquía. Este es el caso de Jamaica, que nombró miembros para ser parte de un comité que discutirá los cambios que deberán ser llevados a cabo para convertirse en una república y tener su propio presidente. Muchos argumentan que el fallecimiento de Isabel II, por quien la isla sentía afecto y simpatía, y la inminente asunción de Carlos III, ayudaron en la decisión. 

Esta decisión de seguir adelante sin una monarquía se le comunicó al Príncipe William cuando visitó la isla junto a su esposa, durante su viaje por el Caribe con el objetivo de conmemorar el Jubileo de Platino de la entonces Reina Isabel II, en marzo del año pasado. La primera parada del viaje, en Belice, se vio cancelada debido a protestas en contra de la visita del Príncipe. 

El futuro de la Mancomunidad de Naciones

Carlos III asciende al trono en un contexto especial. Su madre fue Reina durante el proceso de descolonización, durante el cual más de 20 países obtuvieron su independencia. Si bien es imposible separar la figura de Isabel de las tensiones y controversias producto del colonialismo y la esclavitud, muchos percibían en su figura mayor diplomacia y calidez que en la figura de su hijo, Carlos. 

A pesar de sus intentos por mejorar su imagen, los números y las reacciones no parecen acompañar al Rey, ni en su territorio ni en aquellos países que también componen la Mancomunidad de Naciones. 

Recientes encuestas de YouGov muestran que el 64% de las personas en el Reino Unido mostraban poco o ningún tipo de interés por el evento de la coronación. Este número era especialmente alto en las personas entre 18 a 24 años. 

A partir del contexto socioeconómico, muchos creen que se está incurriendo en gastos demasiado altos que irremediablemente son sostenidos por los ciudadanos británicos, en medio de una intensa crisis económica que afecta sustancialmente a gran parte de la población. 

Mientras tanto, la idea de gobiernos distanciándose de la monarquía ha sido debatida previamente, con referéndums siendo llevados a cabo en Australia y San Vicente y las Granadinas en 1999 y 2009, respectivamente. Los resultados fueron a favor de continuar con la monarquía, pero la llegada de un nuevo Rey, ha reanimado los debates tanto en esos como en otros países. 

Hace muchos años que el rol del Reino Unido en el mundo ha cambiado. La Mancomunidad de las Naciones, creada en 1949, esta integrada por 56 países, de los cuales solo 14 sostienen al Rey del Reino Unido como jefe de Estado de sus territorios. Muchos esperan que este número se vea sensiblemente reducido, confirmando la hipótesis de que era la imagen de Isabel la que sostenía estos lazos. 

El establecimiento de repúblicas no hace que estos países abandonen la organización, pero ahora descansa en Carlos III la responsabilidad de mantener a la Mancomunidad como una organización relevante a nivel internacional. 

Carlos III y la reina consorte, Camilla Parker Bowles
Carlos III y la reina consorte, Camilla Parker Bowles

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés