El Economista - 70 años
Versión digital

sab 18 May

BUE 7°C
Geopolítica

Tras el fervor por su ingreso a la OTAN, Finlandia celebró elecciones

El país nórdico, que la semana pasada recibió el visto bueno de todos los miembros de la OTAN para incorporarse a la alianza, celebró este domingo elecciones generales: el opositor Partido de la Coalición Nacional, liderado por Petteri Orpo, derrotó a la primera ministra Sanna Marin.

Tras el fervor por su ingreso a la OTAN, Finlandia celebró elecciones
Damián Cichero 02 abril de 2023

Tras varios meses de idas y vueltas, finalmente la semana pasada el Parlamento de Turquía aprobó formalmente la incorporación de Finlandia a la OTAN.

El visto bueno de Turquía era fundamental para que el país nórdico se uniera a la alianza transatlántica, ya que todos los miembros de la OTAN deben votar de manera unánime para admitir a un país nuevo. 

Sin embargo, pese a que todas las partes celebraron la noticia, aún faltan varios pasos para que la nación nórdica se convierta formalmente en miembro número 31 de la OTAN.

En primer lugar, Turquía y Hungría, los últimos en aprobar la medida, deben enviar sus cartas de aceptación a Estados Unidos, que es el depositario o custodio de la OTAN en virtud del tratado fundacional de la alianza de 1949. 

Dichas cartas se guardarán en los archivos del Departamento de Estado de EE.UU., el cual notificará al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que se cumplieron con las condiciones para invitar a Finlandia a convertirse en miembro.

Acto seguido, Stoltenberg le enviará a Finlandia otra carta para invitarla a incorporarse a la alianza militar, a lo que el país nórdico deberá responder con su propio documento de aceptación, firmado por el ministro de Asuntos Exteriores, Pekka Haavisto.

Actualmente, la OTAN posee 30 miembros: EE.UU., Albania, Alemania, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia del Norte, Montenegro, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania y Turquía

Finlandia y su vecina Suecia solicitaron juntas la membresía de la OTAN en mayo de 2022, un par de meses después de que Rusia invadiera Ucrania.

En el caso de Suecia, su solicitud se encuentra estancada por la oposición de Turquía, que acusa al país nórdico de ser demasiado laxo con los grupos a los que considera como organizaciones terroristas.

¿Cuál es el interés de Finlandia?

Desde fines de febrero de 2022, una cosa quedó más que clara: debido a la anarquía internacional y la falta de una autoridad supranacional que vele por los intereses de los países, estos dependerán de sí mismos para sobrevivir. 

Como era de esperar, la invasión rusa despertó en Finlandia el temor de sufrir la misma suerte que Ucrania y, ante la falta de su propio poderío nacional, el país ha actuado como lo han hecho la mayoría de los países débiles a lo largo de la historia: recurrir a la protección de alguna potencia. 

Por ello, recurrió a la OTAN, creada por iniciativa de EE.UU., que es, por lejos, su líder indiscutible, aportando casi el 70% del presupuesto militar de la alianza.

Justamente, el Artículo 5 de la OTAN establece que "las Partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas, y, en consecuencia, acuerdan que cada una de ellas ayudará a la Parte o Partes atacadas".

Hasta la fecha, el Artículo 5 solo ha sido invocado una vez, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU. En el caso de la actual guerra en Ucrania, el mismo no se aplicó porque el país europeo no es miembro de la alianza. 

¿Una expansión menos peligrosa?

Cuando Rusia invadió Ucrania, su principal argumento era que la deliberada expansión de la OTAN hacia el este la había puesto en peligro. 

La OTAN fue creada el 4 de abril de 1949 con el objetivo de contener el avance de la Unión Soviética en Europa occidental. Sin embargo, una vez finalizada la Guerra Fría, la misma se quedó sin un objetivo claro.

El problema fue que, pese a la falta de una amenaza concreta y a la promesa de EE.UU. de que la alianza no se expandiría más allá de Alemania, un proceso de ampliación comenzó. 

En la década de los 90 la OTAN permitió que se le sumaran países que formaron parte de la URSS, como Lituania, Letonia y Estonia, o que estuvieron bajo su órbita, como Polonia, Hungría y República Checa.

Y para Moscú, la última línea roja que estaba dispuesta a tolerar era una posible adhesión de Ucrania, que llevaría a la alianza hasta sus fronteras.  Pero ahora, la incorporación de Finlandia, que comparte una frontera de 1.340 kilómetros con Rusia, ha acercado considerablemente a la OTAN. 

De todas formas, el propio Kremlin ha explicado que esto no representa una amenaza, ya que, por cuestiones geográficas, la OTAN no podría atacar a Rusia desde Finlandia, algo que sí sucedería desde Ucrania: tanto Napoleón como Adolf Hitler intentaron invadir Rusia a través de dicho territorio. 

Elecciones en Finlandia

Más allá de las cuestiones geopolíticas, este domingo se realizaron elecciones generales en Finlandia y todo hacía prever que el opositor Partido de la Coalición Nacional (NCP) estaba en camino de obtener la victoria.

El NCP habría ganado 48 de los 200 escaños en el Parlamento, por delante del partido nacionalista finlandés, con 46 escaños, y los socialdemócratas de la primera ministra, Sanna Marin, con 43 escaños.

Justamente, Marin admitió su derrota en las elecciones y felicitó a su líder, Petteri Orpo, con quien dijo que estaría dispuesta a formar una coalición.

Marin, de 37 años, es la primera ministra más joven del mundo. Es considerada como un modelo a seguir para los nuevos líderes progresistas, pero se ha enfrentado a críticas por sus fiestas durante la pandemia del coronavirus y el excesivo gasto público de su gobierno.

Nacido en 1969, en la zona rural del suroeste de Finlandia, Orpo tiene un título universitario en Ciencias Políticas.

Ha sido miembro del Parlamento desde 2007 y se convirtió en jefe de la Coalición Nacional en 2016 después de desafiar a su predecesor Alexander Stubb, un ex primer ministro, por el liderazgo del partido.

Orpo ha ocupado varios cargos gubernamentales, incluido el de Ministro de Agricultura y Silvicultura, de 2014 a 2015; del Interior, de 2015 a 2016; y de Finanzas, de 2016 a 2019.

De estilo fiscal conservador, buscará recortar el gasto en prestaciones por desempleo y otros programas de asistencia social para reducir el déficit presupuestario del gobierno y dar cabida a recortes de impuestos destinados a impulsar el crecimiento económico.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés