El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 7°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 7°C
A pesar del rechazo de Turquía

Suecia y Finlandia iniciaron el proceso de adhesión a la OTAN

El proceso de adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN se estrelló inicialmente contra el veto de Turquía, y aunque el gobierno de Recep Tayyip Erdogan accedió a permitir hoy la firma de los protocolos

"Es un buen día para Suecia y Finlandia, y un buen día para la OTAN", dijo el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.
"Es un buen día para Suecia y Finlandia, y un buen día para la OTAN", dijo el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. Archivo.
05-07-2022
Compartir

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lanzó formalmente hoy el proceso de ratificación de las demandas de adhesión de Suecia y Finlandia, que sigue contando con el rechazo de Turquía, además de ser uno de los reclamos que Rusia pone entre los principales fundamentos de su invasión a Ucrania.

"Es un buen día para Suecia y Finlandia, y un buen día para la OTAN", dijo el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, al inicio de la ceremonia. "Hoy firmaremos formalmente los protocolos de adhesión. Esto marca el inicio del proceso de ratificación", agregó.

De acuerdo con Stoltenberg, "con 32 naciones alrededor de la mesa, seremos aún más fuertes y nuestra gente estará aún más segura, mientras enfrentamos la mayor crisis de seguridad en décadas".

La OTAN añadió el funcionario noruego, "permanece abierta a las democracias europeas que están listas y desean contribuir para nuestra seguridad colectiva".

Por su parte, el canciller de Finlandia, Pekka Haavisto, agradeció el "apoyo de la alianza a la membresía" de su país y dijo que espera "un rápido proceso de ratificación".

La canciller de Suecia, Ann Linde, dijo a su vez que "la firma de los protocolos de adhesión son un paso importante hacia nuestra membresía plena. La próxima fase será el proceso de ratificación en cada uno de los países aliados".

El proceso de adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN se estrelló inicialmente contra el veto de Turquía, y aunque el gobierno de Recep Tayyip Erdogan accedió a permitir hoy la firma de los protocolos, se reservó al derecho de bloquear la adhesión.

Durante la cumbre que la OTAN hace una semana en Madrid, Turquía presentó una serie de exigencias para permitir la adhesión de suecos y finlandeses, y dejó claro que ello solo ocurrirá si los dos países cumplen los compromisos negociados.

Hoy, Ankara reiteró las advertencias del presidente Erdogan sobre un posible veto a Suecia y Finlandia en el proceso e insistió en que los países nórdicos deben cumplir el memorando tripartito suscrito la semana pasada.

"Si no cumplen, no los aceptaremos en la OTAN", dijo el canciller turco Mevlut Cavusoglu, en una entrevista concedida a la cadena NTV durante la que utilizó términos similares a los usados por Erdogan al término de la cumbre de líderes de Madrid.

Los cuestionamientos de Turquía se sustentan en que Suecia concede refugio seguro a personas que el Gobierno de Ankara considera "terroristas", y para eludir el veto, el país escandinavo prometió extraditar a 73 de esos ciudadanos turcos.

Turquía pide desde hace varios años en Estocolmo la extradición de activistas kurdos y personas cercanas al movimiento fundado por el predicador Fethullah Gülen, acusado por las autoridades turcas de fomentar el intento de golpe de Estado de julio de 2016.

Por otra parte, la expansión de la OTAN hacia el este fue rechazada permanentemente en los últimos años por el Gobierno ruso, que reclamó que se cumpliera la promesa hecha por la alianza militar atlántica tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, en el sentido de que el bloque occidental no se desplazaría "ni una pulgada hacia el este".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés