El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 11°C
Armas nucleares

Oppenheimer y Vladimir Putin, ¿los destructores de mundos?

Este jueves 20 de julio, se estrenará en todos los cines de Argentina la película "Oppenheimer". Dirigida por Christopher Nolan, el filme narra la historia de quien, para muchos, es el padre de la bomba atómica, un tipo de arma que ha cobrado gran relevancia en la actualidad.

Damián Cichero 19 julio de 2023

Este jueves 20 de julio, llegará a todos los cines de Argentina la película "Oppenheimer", basada en "American Prometheus", la biografía escrita por Kai Bird y Martin J. Sherwin que cuenta la historia del creador de la bomba atómica. 

El filme ha generado gran expectativa por varias razones: por un lado, contará con un gran elenco de actores y actrices, como Cillian Murphy (Oppenheimer), Emily Blunt, Matt Damon y Robert Downey Jr., entre los más destacados.

Además, será dirigida por Christopher Nolan, uno de los directores de cine más prestigiosos y galardonados de la actualidad. Entre sus obras fundamentales se encuentran: "Memento", la trilogía de "Batman, el caballero de la noche", "El Origen", "Interestelar", "Dunkerque" y "Tenet", entre otras.

Sin embargo, la película, que narra cómo se diseñó la primera bomba nuclear de la historia de la humanidad, cobra mayor relevancia teniendo en cuenta la actual guerra en Ucrania.

El estreno poco tiene que ver con el conflicto entre Rusia y Ucrania, ya que el mismo se empezó a planear en el año 2020. Pero, en un momento en el que el Kremlin realiza amenazas de utilizar armas nucleares, la película servirá para que la población tome verdadera noción de los peligros a los que se enfrenta la humanidad si Vladimir Putin finalmente decide utilizarlas.

¿Quién fue Oppenheimer? 

Nacido en Nueva York, el 22 de abril de 1904, Julius Robert Oppenheimer fue un físico teórico y profesor de física en la Universidad de California, en Berkeley, quien hoy es conocido como "el padre de la bomba atómica". Esto se debe a que, durante la Segunda Guerra Mundial, lideró el Proyecto Manhattan, mediante el cual se logró crear la primera bomba nuclear.

Este proyecto, que contó con un presupuesto de US$ 2.000 millones, fue autorizado en 1940 por el en aquel entonces presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt, ya que se tenía información acerca de que la Alemania nazi de Adolf Hitler también intentaba desarrollar este tipo de armamentos.

Por ello, Roosevelt, en 1942, nombró como director científico del proyecto a Oppenheimer, quien reunió a científicos e ingenieros para desarrollar la bomba atómica. 

El físico estadounidense y su equipo construyeron un laboratorio en Los Álamos, Nuevo México, y fue allí donde se desarrollaron todas las investigaciones y pruebas que vieron su resultado final el 16 de julio de 1945.

Conocida como prueba Trinity, ya bajo la presidencia de Harry Truman, se realizó la detonación exitosa de una bomba atómica. Apodada "Gadget", la bomba tenía una potencia de 19 kilotones (19.000 toneladas de TNT) y su explosión produjo un hongo de unos 12 kilómetros de alto. 

Pero, tras el rotundo éxito, llegó la parte más trágica de esta historia: el 6 de agosto de 1945, EE. UU. lanzó la bomba Little Boy sobre Hiroshima, provocando la muerte de unas 80.000 personas, mientras que tres días después, el 9 de agosto, lanzó la bomba Fat Man sobre Nagasaki, que produjo la muerte de otras 40.000 personas.

La paranoia era tal que, en 1954, la Comisión de Energía Atómica revocó su autorización de seguridad, alegando que tenía vínculos con el comunismo.
La paranoia era tal que, en 1954, la Comisión de Energía Atómica revocó su autorización de seguridad, alegando que tenía vínculos con el comunismo.

Luego de conocer las cifras, Oppenheimer declaró unos años después que le vinieron a la mente las palabras del texto sagrado hinduista "Bhagavad Gita": "Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de mundos".

A partir de ese momento, visiblemente alarmado por lo que había creado, Oppenheimer comenzó a defender el uso pacífico de la tecnología nuclear y propuso que las potencias mundiales renunciaran a estas armas. 

Ante esta actitud, lo que generaba dudas sobre la lealtad de Oppenheimer, la Comisión de Energía Atómica le revocó en 1953 su credencial de seguridad, privándolo del acceso a información privilegiada. 

Y desde entonces y hasta el año de su muerte en 1967, presionó contra la proliferación nuclear durante el resto de su vida. Pero, pese a la polémica, el presidente John F. Kennedy le otorgó en 1963 el prestigioso Premio Enrico Fermi por su trayectoria y contribuciones científicas. 

"En algún sentido crudo que ninguna vulgaridad, ningún humor, ninguna exageración puede extinguir (...) los físicos han conocido el pecado; y éste es un conocimiento que no pueden perder", dijo en 1950. 

Estos son los carnets de seguridad en el Laboratorio de Los Álamos (conocido como Project Y) de Oppeheimer y el físico Richard Feynman.
Estos son los carnets de seguridad en el Laboratorio de Los Álamos (conocido como Project Y) de Oppeheimer y el físico Richard Feynman.

Las bombas en la actualidad

Hoy en día, 80 años después de la primera detonación nuclear, existen nueve países con este tipo de armamento: Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte.

Pese a que hubo cierta proliferación, las bombas atómicas nunca más fueron utilizadas contra seres humanos desde los bombardeos contra Hiroshima y Nagasaki.

Actualmente, se estima que en el mundo hay más de 12.000 ojivas nucleares, de las cuales casi 10.000 pertenecen a EE. UU. y Rusia. Pero, aunque existe cierto consenso de que no deben ser utilizadas, en los últimos meses Rusia ha comenzado a realizar amenazas al respecto. 

Cuando Rusia invadió Ucrania, el 24 de febrero de 2022, creyó que la derrotaría en cuestión de semanas. Sin embargo, gracias al apoyo occidental, el país liderado por Volodímir Zelenski continúa resistiendo y los expertos no pueden asegurar cuánto tiempo más el conflicto se prolongará en el tiempo.

Pero el problema es que desde Moscú no parecen estar dispuesto a irse con las manos vacías, por lo que muchos temen que, si no comienza a obtener resultados, Putin utilice armas nucleares.

Esto pudo verse tanto en algunas declaraciones del mandatario, quien constantemente recuerda que su país tiene más armas nucleares que la OTAN y que estas "garantizan la existencia del Estado ruso", como por sus decisiones de enviar bombas atómicas a su aliado Bielorrusia o la suspensión del último acuerdo con EE. UU. para el control de armas nucleares (Nuevo START).

De todas formas, la gran preocupación de estas amenazas es que, actualmente, Rusia posee armas nucleares de hasta 300.000 kilotones. Por lo tanto, si la bomba de Hiroshima (16 kilotones) mató a más de 80.000 personas, ni siquiera se puede dimensionar el caos que generaría el uso de uno de estos nuevos artefactos. 

Y, si esto finalmente sucede, posiblemente Putin sea quien se convierta "en la muerte, el destructor de mundos".

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés