Obama quiere libre comercio con la UE

Definiciones en el marco de su gira por Europa

25-04-2016
Compartir

El presidente Barack Obama instó ayer a avanzar en las negociaciones para un nuevo acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea pese al escepticismo de que la iniciativa se pueda concretar en el corto plazo. El mandatario hizo las declaraciones desde Hanover, Alemania, después de visitar Londres, donde se puso al frente de la campaña para que los británicos voten a favor de permanecer dentro de la UE en el referendo del 23 de junio.

En una conferencia de prensa junto a la canciller alemana Angela Merkel, Obama se refirió a la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, o TTIP por sus siglas en inglés, que según sus partidarios sumaría 100.000 millones de dólares al año al producto tanto de EE.UU. como de la UE. “Cuando se consideran los beneficios para nuestras economías, es indiscutible que se fortalecerán”, dijo, agregando que confiaba en que las discusiones podrían estar cerradas para cuando concluya su mandato en unos meses, por más que la ratificación del Congreso norteamericano siga distante.

La probabilidad de que el acuerdo comercial tenga éxito no está clara. Como las barreras comerciales entre ambos socios ya están bajas después de décadas de expansión del intercambio en la era de la posguerra, la iniciativa se centra en cuestiones regulatorias muy específicas que chocan con el rechazo de diferentes sectores a ambos lados del Atlántico. Los temas en discusión son múltiples, desde el impulso estadounidense a los transgénicos, que los europeos no comparten, hasta las diferencias en torno a la protección de los inversores y las compras gubernamentales.

Mientras Obama y Merkel defendían el TTIP, decenas de miles de alemanes manifestaban en las calles, en una señal del elevado sentimiento contra la profundización del libre comercio que reina en Europa, análogo a la percepción de la calle en Estados Unidos, con el ascenso de candidatos que critican la apertura como el republicano Donald Trump y el demócrata Bernie Sanders. Gran Bretaña no está exenta de este clima y será el primer campo de batalla con el referendo del próximo mes. En Londres, antes de viajar a Alemania, Obama advirtió que los británicos podrían perderse por años las ventajas del TTIP si quedaran fuera de la UE.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés