El Economista - 70 años
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Versión digital

mar 27 Sep

BUE 23°C
Sin gas

Macron anticipa tiempos muy difíciles para Europa

Como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, el Viejo Continente se prepara para lo que será un duro inverno

Macron prepara un proyecto de ley para “acelerar la producción de todo tipo de energías”.
Macron prepara un proyecto de ley para “acelerar la producción de todo tipo de energías”.
25-08-2022
Compartir

Tiempos oscuros se aproximan en Europa: como consecuencia de la actual crisis energética, muchos ciudadanos deberán reducir el consumo de gas y luz para poder pagar las tarifas.

A medida que el invierno se acerca, la situación del Viejo Continente es cada vez más complicada como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania. Esto se debe a que el Kremlin, en respuesta a las sanciones occidentales, podría cerrar los suministros de gas en cualquier momento, dejando que Europa literalmente se congele. 

En este sentido, ayer Emmanuel Macron, presidente de Francia, advirtió que “estamos viviendo el fin de la abundancia: el de la liquidez sin coste, el de los productos y tecnologías que nos parecían perpetuamente disponibles y la ruptura de las cadenas de valor. Tendremos arreglos que hacer".

Por ello, el presidente galo ya se está preparando para esta situación con un paquete de medidas sobre planificación energética, el cual incluye un plan para garantizar el aprovisionamiento el próximo invierno y un proyecto de ley para “acelerar la producción de todo tipo de energías”.

  • Actualmente, Francia ha llenado sus reservas de gas al 88% de su capacidad y el objetivo es que estén al 100% antes de que empiece el invierno en diciembre.

Sin embargo, hay países en donde la situación es mucho más compleja: según Philippe Commaret, director gerente en el Reino Unido de EDF Energy, la mitad de los hogares británicos podrían enfrentarse a un "invierno dramático y catastrófico”.

Commaret explicó que, como consecuencia de los aumentos en las tarifas, “nos enfrentamos a que en enero más de la mitad de los hogares del Reino Unido sufran una pobreza energética".

Se estima que el tope del precio de la energía se elevará de 1.971 libras esterlinas (US$ 2322.72) a 4.567 (US$ 5381,98) en enero y 5.816 libras en abril (US$ 6853,87). Así, la factura promedio para enero podría alcanzar las 500 libras esterlinas, más del triple que en el invierno pasado.

Según Commaret, los británicos tendrán que invertir más del 10% de sus ingresos disponibles para pagar sus facturas de energía y por ello exigió una mayor intervención estatal.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés