Primer día de la cumbre

Los líderes mundiales llamaron a "salvar a la humanidad" en el inicio de la COP26

A pesar de algunas ausencias, líderes de unos 130 países se reunieron para discutir sobre cómo solucionar el impacto del cambio climático

COP26.
01-11-2021
Compartir

Líderes mundiales lanzaron este lunes severas advertencias sobre el impacto del cambio climático para la vida en la Tierra, en el inicio de la COP26, la cumbre mundial sobre clima más importante en años y de difíciles negociaciones en torno a los compromisos de cada nación para contener el calentamiento global y "salvar a la humanidad".

El tono dramático fue la constante de los discursos al comienzo de la cumbre de dos días en Glasgow, Reino Unido, que reúne a líderes de unos 130 países, entre ellos el presidente Alberto Fernández, y será el evento de mayor perfil de las casi dos semanas de conferencia de la ONU sobre clima.

El primer ministro británico, Boris Johnson, el anfitrión del evento, comparó el calentamiento global con un "dispositivo del día del juicio final" adosado al cuerpo de la humanidad, mientras que el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que nadie "podrá escapar a lo peor" si no se toman enérgicas medidas esta misma década.

A su turno en el podio, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo ante los jefes de Estado y de Gobierno que los seres humanos "estamos cavando nuestra propia tumba" y que "es hora de decir basta" y "salvar a la humanidad" del daño irreparable que este ritmo de cambio climático causará en la naturaleza y la humanidad.

La negociaciones sobre clima de la ONU, que llegan tras ser canceladas el año pasado por el coronavirus, buscan resolver las cuestiones que quedaron pendientes desde el Acuerdo de París de 2015, cuando más de 190 países acordaron impedir que el calentamiento global supere este siglo los 1,5°C respecto de los niveles preindustriales.

Científicos dicen que las posibilidades de alcanzar esa meta, acordada en la capital francesa hace seis años, se están evaporando. El mundo ya se ha calentado más de 1,1°C, y las proyecciones actuales basadas en los planeados recortes de emisiones de gases para la próxima década indican que se calentará 2,7°C. para el año 2100. La cantidad de energía liberada por tal calentamiento del planeta derretirá gran parte de los hielos del mundo, elevará el nivel de los mares y hará más probables fenómenos climáticos extremos, han advertido los expertos.

A lo largo de los 12 días que durará la COP26, delegados de casi 200 países deben negociar medidas enérgicas para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero.

Otro de los objetivos del encuentro es que las naciones ricas ratifiquen el nuevo plazo del años 2023, anunciado la semana pasada, para cumplir con su promesa de dar 100.000 millones de dólares anuales a los países pobres y más vulnerables al cambio climático, algo que se habían comprometido a hacer en 2020, pero que no hicieron.

Más temprano, al inaugurar la cumbre, Johnson admitió que los ojos del mundo están posados sobre las grandes economías, las mayores emisoras de gases que provocan el calentamiento global, y advirtió sobre algunas de las consecuencias de no actuar. "La ira y la impaciencia del mundo serán incontenibles a menos que hagamos de esta COP26 el momento en que abordamos en serio el cambio climático", afirmó, informó la agencia de noticias AFP.

No obstante, para el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la crisis es acuciante, pero también una oportunidad. "Dentro de la creciente catástrofe creo que hay una increíble oportunidad, no sólo para Estados Unidos, sino para todos nosotros. no hay más tiempo para descansar. Cada día que perdemos, aumenta el costo de la inacción", dijo.

En la cumbre hay grandes ausentes, como el presidente Xi Jinping, de China, el mayor emisor de gases contaminantes, y sus pares de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que canceló a última hora. De América Latina no acudieron ni el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ni el brasileño, Jair Bolsonaro.

Sí estuvo el primer ministro indio, Narendra Modi, que anunció que su país, el tercer mayor emisor detrás de China y Estados Unidos, alcanzará la neutralidad de carbono para 2070.

Las expectativas son importantes, y las primeras protestas de ecologistas, en especial jóvenes, hicieron acto de presencia a las puertas del parque de exposiciones donde tiene lugar el encuentro, bajo grandes medidas de seguridad, y un parque de Glasgow.

Otros países, como Ecuador, asumieron el protagonismo, con un anuncio de su presidente, Guillermo Lasso, de una ampliación de la reserva natural de las Islas Galápagos. Junto al anuncio de la iniciativa, Lasso planteó un canje de deuda externa nacional para la conservación de esa reserva.

El presidente boliviano, Luis Arce, denunció en cambio el "capitalismo verde" y aseguró que las negociaciones climáticas siguen estando dominadas por las reglas impuestas por los países desarrollados.

En tanto, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió a los mayores contaminantes que presenten nuevos recortes de emisiones durante la COP26, algo poco probable.

Aunque públicamente existe la conciencia de que la situación debe cambiar, subsisten grandes interrogantes sobre el modelo energético alternativo.

Las previsiones de crecimiento mundial, y su exigencia de energía rápida y barata, plantean un enorme interrogante, reconocen los expertos.

"Los animales están desapareciendo, los ríos se están muriendo, y nuestras plantas ya no florecen como antes", denunció ante los líderes una joven indígena brasileña, Walelasoetxeige Paiter Bandeira Suruí. "La Tierra nos está hablando, y nos está diciendo que ya no queda tiempo", imploró.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés