El Economista - 70 años
Versión digital

jue 13 Jun

BUE 19°C
Alianza

Las visitas de Biden a Sunak: seis ocasiones en nueve meses

Desde que Rishi Sunak llegó al poder en el Reino Unido a mediados del año pasado, Biden se ha mostrado muy interesado en mejorar los lazos de Estados Unidos con Londres.

Las visitas de Biden a Sunak: seis ocasiones en nueve meses
Victoria Rinaldi 17 julio de 2023

La reunión de la OTAN del día miércoles 12 fue el centro de la atención política internacional durante la semana del 10 de julio. Sin embargo, previo a la reunión llevada a cabo en Vilna (Lituania), el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visitó el Reino Unido para reunirse con el Primer Ministro, Rishi Sunak, y también con el recientemente coronado Rey, Carlos III. 

 Las reuniones entre Biden y su par británico se volvieron frecuentes en el último tiempo. Su última reunión del 8 de junio tuvo como resultado la nueva Declaración del Atlántico, entendida como una nueva alianza económica para los tiempos actuales entre ambos países, de acuerdo a lo explicado por Primer Ministro en la conferencia de prensa. 

La referencia a la Carta del Atlántico, documento oportunamente firmado entre Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt en 1941 para sellar la alianza entre Estados Unidos y el Reino Unido frente a la Alemania nazi, parece ser un claro indicio de la permanente y -en función de la actual situación política internacional- creciente cercanía que los dos países están experimentando. 

Múltiples tópicos de índole internacional parecen unir la figura de Biden y la figura de Sunak, a pesar de que ambos puedan poseer ideas contrarias sobre cómo debería manejarse la política interna, como esta última visita parece demostrar. ¿Qué temas fomentan esta relación, y qué implica esto para ambos? 

Té con el Primer Ministro y el Rey

La última reunion de Biden con Sunak, ocurrida el lunes 10 de agosto, apenas duró 45 minutos, mientras ambos tomaban el té en el jardín de Downing Street, la residencia oficial del Primer Ministro Británico. Sin dudas, el foco de la reunión estuvo en Ucrania, y en cómo continuar asistiendo al país europeo, en su conflicto militar surgido como consecuencia de la invasión rusa que ya ha superado los 500 días desde su inicio en febrero de 2022.

Ambos parecen estar de acuerdo en que Ucrania solo podrá ser parte de la OTAN cuando la invasión rusa finalice y en la medida que el resultado de la guerra sea favorable a Kiev, pero Sunak busca mostrar el apoyo de una forma más contundente, con la intención de demostrarle a Vladimir Putin que la decisión de Occidente de asistir a Ucrania no cambiará al permanecer constante mientras se desarrolle el conflicto, buscando demostrarle al líder ruso que su única opción viable es negociar o continuar perdiendo autoridad política. 

Sin embargo, los dos líderes se encuentran en posiciones distintas con relación a un reciente anuncio por parte del Pentágono. El mismo señalaba la provisión de municiones de racimo a Ucrania, lo que trajo múltiples reacciones negativas por parte de varios países, en particular del Reino Unido. 

Si bien Biden justificó su accionar a partir de la escasez de municiones en las fuerzas ucranianas, tanto España como Nueva Zelanda y Canadá expresaron su oposición al suministro y utilización de este recurso. 

Estos países -además del Reino Unido- se suman a los demás 118 estados que adhieren a la Convención sobre Municiones en Racimo, vigente desde agosto de 2010, indicando que bajo ninguna circunstancia los países que la ratifican pueden usar, producir, adquirir o transferir, entre otras acciones, este tipo de municiones. Este rechazo no detuvo a Biden que, haciendo caso omiso a la opinión de otras naciones, optó por seguir adelante con su decisión, como parte de un paquete de ayuda a Ucrania por más de US$ 800 millones.

Biden también aprovechó su breve estadía en el Reino Unido para reunirse con Carlos III, a fin de tratar otro de los temas que preocupan tanto al presidente estadounidense como al monarca británico, el cual es el cambio climático y sus consecuencias. 

Biden, quien no había asistido a la coronación de Carlos III en mayo, también se reunió con filántropos y ejecutivos británicos para discutir sobre distintas alternativas de financiamiento para aquellos países afectados por la crisis climática. 

rey_carlos_y_joe_biden
 

Agendas compartidas

El evento del lunes pasado entre Biden con Sunak, aunque breve, marca la sexta reunión entre ambos desde que Sunak asumió su cargo como Primer Ministro en octubre de 2022. 

Si bien no es atípico que exista una buena relación entre el presidente estadounidense y el Primer Ministro británico, también es cierto que múltiples tópicos han unido a ambas figuras en distintas ocasiones, y en las mismas, han buscado mostrarse unidos y de acuerdo. 

Durante su reunión en California, durante el mes de marzo, el motivo de la visita fue el de promover la seguridad regional a través del AUKUS, la alianza estratégica militar que incluye tanto a ambos países como a Australia. 

También volvieron a verse en el marco del 25° Aniversario del Acuerdo del Viernes Santo y la entonces ausencia de un gobierno norirlandés, a partir del rechazo a formar uno, por parte del Partido Democrático Unionista (DUP), en Belfast. También se reunieron durante el evento del G7 en Hiroshima (Japón) y recientemente en la visita de Sunak a la Casa Blanca, en junio de este año.

Todas las reuniones han sido atravesadas, en menor o mayor medida, por la invasión de Rusia a Ucrania. Ambos poseen posturas similares sobre el asunto, a pesar de que Sunak desea que Estados Unidos preste un mayor apoyo a Ucrania. 

Ambos también son los rostros del apoyo de Occidente al país europeo, en particular Sunak, quien heredó el compromiso de Boris Johnson, el antiguo Primer Ministro. Cuando Johnson presentó su renuncia, el mismo Zelensky lamentó su partida, destacando el manifestado apoyo que Johnson había dado a Ucrania, incluso visitando el país invadido en 2022. 

Biden también expresó su preocupación por la situación ocurrida en Irlanda del Norte, cuando el DUP se negó a formar gobierno a partir de su rechazo al marco de Windsor, propuesto por Sunak. 

Y ambos han mostrado, repetidas veces, su preocupación por el crecimiento exponencial de China, habida cuenta su notorio y sustancial avance en múltiples mercados y explotación de recursos, particular y recientemente el de los minerales críticos relacionados a desarrollos tecnológicos de última generación.

sunak biden
 

A futuro

Las relaciones actuales entre Biden y Sunak han sido descriptas por el mismo Biden como "sólidas como una roca". 

Biden parece ver en Sunak, todo lo que no logró encontrar en sus antecesores, el controversial Johnson y la sucinta Truss, al considerarlo una figura más práctica y con mayor estabilidad en el cargo que figuras anteriores. 

Sunak, consciente de lo agitada que se encuentra actualmente la política interna británica, con una creciente incidencia del Partido Laborista en la misma, un TLC con Estados Unidos sin asegurar, y reclamos de diversos sectores económicos y sociales por sus cinco promesas hasta el momento, incumplidas, recibe con brazos abiertos, el cambio de aire que representa reunirse con su par estadounidense, incluso aunque estas reuniones no superen una hora de duración.

Ciertamente, la demostración de que ambas figuras tienen una buena relación personal y un alto grado de respeto mutuo, son positivas para Occidente en estas complejas circunstancias internacionales que parecieran que van a mantenerse en el mediano plazo, son elementales para poder enfrentar las situaciones a futuro. 

Al menos hasta fines de 2024 y principios de 2025, cuando ambos mandatarios tendrán elecciones en sus respectivos países.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés