Las primeras definiciones sobre política económica

Los planes de Temer y su equipo

16-05-2016
Compartir

El Gobierno del presidente interino de Brasil, Michel Temer, comenzó a dar definiciones más precisas sobre su programa para resucitar a la economía. Las novedades ayer pasaron por los planes para poner en caja al deficitario sistema jubilatorio brasileño y vender participaciones estatales en empresas. Hoy se sabrá quién conducirá el Banco Central de Brasil.

El ministro de la Casa Civil ?la Jefatura de Gabinete? de Brasil, Eliseu Padilha, dijo en una entrevista con el diario Valor Economico que “el modelo de la seguridad social hoy es insostenible (...) tenemos que trabajar con algunas variables. O es el aumento del tiempo de contribución o el establecimiento de la edad mínima” para jubilarse.

En tanto, O Globo reportó que el Gobierno de Temer quiere abrir el capital del Correo y la Casa de la Moneda, además de planear la venta de participaciones en hasta 230 empresas del sector eléctrico, de las cuales 179 son “sociedades de propósito específico” en manos de Eletrobras.

La intención de la administración es ofrecer señales de confianza a los inversores, a fin de preservar la estabilidad financiera de los últimos meses y apuntalar las expectativas de recuperación de la economía real en 2017.

Los mercados rebotaron al comienzo del año por las previsiones de que un Gobierno más amistoso con los inversores reemplazaría a Dilma Rousseff tras su impugnación por manipular cuentas presupuestarias, pero recientemente se tornaron cautos por las dudas sobre la capacidad de Temer para impulsar cambios en un ambiente político caldeado.

El viernes pasado, el nuevo ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, resaltó que la prioridad del Gobierno en ajustar las cuentas públicas, cuya negligencia en el mandato del Partido de los Trabajadores (PT) contribuyó al hundimiento de la economía brasileña en los últimos dos años.

Meirelles dijo en varias entrevistas con medios que se tomarían medidas “duras pero necesarias”. En concreto, dejó en el aire la posibilidad de restablecer el tributo CPMF, similar al “impuesto al cheque” argentino, y además habló de recortar subsidios y exenciones fiscales para bajar el gasto.

El funcionario también dijo el viernes que hoy se sabría quién estará al frente del Banco Central de Brasil, actualmente dirigido por Alexandre Tombini. La semana pasada, en los mercados había sonado el nombre de Ilan Goldfajn, el economista del Banco Itaú. De todos modos, Temer ya dijo que cualquier cambio en el organismo monetario no se efectivizará hasta después de su encuentro del 8 de junio.

Las preguntas principales son cómo hará Temer para lograr la aprobación de sus medidas en el Congreso, sobre todo después de que la Justicia removió al presidente de la Cámara de Diputados, un aliado clave, y si la “resistencia” que prometió Dilma en su salida frenará los cambios.

Padilha se mostró confiado ayer, al decir que el Gobierno implementará un buen diálogo con el Congreso, con el apoyo de una población que viene de reclamar modificaciones a través de protestas. “La base del sustento tiene esta nueva realidad de las calles”, aseguró el jefe de Gabinete.

El principal dato económico que se conocerá esta semana es la inflación en la primera quincena de mayo. Los economistas desearán ver si el ritmo de alzas de precios continúa desacelerándose, lo que abriría las puertas a una rebaja de la tasa de interés Selic, afianzando la perspectiva de un repunte de la actividad el año que viene.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés