El Economista - 70 años
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 8°C
Versión digital

lun 08 Ago

BUE 8°C
Todavía podría haber un ataque

La OTAN dice que no le consta que Rusia haya retirado tropas apostadas cerca de Ucrania

El secretario general de la alianza atlántica aseguró que todavía podría haber un ataque ruso sobre Ucrania

Tanque ruso en la frontera con Ucrania
Tanque ruso en la frontera con Ucrania -
Telam 15-02-2022
Compartir

La OTAN aún no tiene constancia de que Rusia haya reducido su presencia militar cerca de la frontera con Ucrania y todavía podría atacar a su vecino, dijo hoy el secretario general de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg.

En conferencia de prensa en la sede de la OTAN, Stoltenberg fue consultado por el anuncio hecho hoy por Rusia de que había empezado a retirar tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania para maniobras militares.

"Por ahora no hemos visto una desescalada, ni hemos visto señales de una reducción en la presencia militar de Rusia en las fronteras de Ucrania", respondió Stoltenberg en Bruselas. "Seguiremos monitoreando y siguiendo de cerca todo aquello que Rusia está haciendo", apuntó.

No obstante, el secretario general de la OTAN dijo que la disposición expresada ayer por Rusia de continuar conversaciones con Occidente sobre su seguridad generaba un “prudente optimismo”. "Creemos que hay espacio para un prudente optimismo, hay signos de parte de Moscú sobre su interés en mantener los esfuerzos diplomáticos", dijo Stoltenberg.

La decisión de Rusia de concentrar decenas de miles de soldados y equipo bélico en las fronteras de ese país con Ucrania, a fines de 2021, hizo encender todas las luces de alarma sobre una eventual invasión al territorio ucraniano.

Rusia dijo hoy que algunas unidades desplegadas cerca de la frontera con Ucrania habían empezado a volver a sus bases permanentes, aunque no explicó cuántos soldados eran ni adónde habían estado apostados hasta ahora.

Sin embargo, Stoltenberg aseguró que las tropas rusas han dejado en su lugar equipos pesados e infraestructura militar, y que ello permitiría un rápido retorno de las tropas a las proximidades de la frontera. "Todo está listo para un nuevo ataque, pero Rusia aún tiene tiempo de alejarse del precipicio, dejar de hacer preparativos para una guerra y empezar a preparar una solución pacífica", señaló.

En ese cuadro de elevada tensión, Rusia presentó exigencias y garantías de que la OTAN no aceptará el pedido de membresía de Ucrania a esa alianza militar, y la retirada de tropas de la OTAN del Este de Europa.

Los miembros de la OTAN descartaron la posibilidad de cerrar la puerta de la organización a Ucrania, pero se manifestaron dispuestos a dialogar con Rusia sobre sus preocupaciones en materia de seguridad.

Países occidentales han propuesto a Rusia varios diálogos temáticos que incluyen medidas coordinadas de control de armas y mecanismos de transparencia en ejercicios militares.

Por su parte, el primer ministro británico Boris Johnson advirtió hoy que todavía se mantiene la amenaza de una "invasión rusa a Ucrania", aunque dijo que espera una "apertura diplomática".

"La información que estamos viendo hoy sigue siendo poco alentadora", con "la construcción de hospitales de campaña rusos cerca de la frontera de Bielorrusia con Ucrania", consideró Johnson.

En ese sentido, explicó que esto sólo puede ser "interpretado como una preparación para una invasión". Según el premier, los servicios de inteligencia sugieren que hay más grupos tácticos de batallones que se acercan a la frontera, por lo que cree que en este momento "hay señales contradictorias".

Anoche, el primer ministro habló con el presidente estadounidense Joe Biden sobre la situación en Ucrania y acordaron que quedaba una ventana crucial para la diplomacia y para que Rusia retrocediera en sus amenazas. Los líderes enfatizaron que cualquier incursión adicional en Ucrania resultaría en una crisis prolongada para Rusia, con daños de gran alcance tanto para Moscú como para el mundo.

También acordaron que los aliados occidentales deben permanecer "unidos frente a las amenazas rusas", incluida la imposición de un paquete significativo de sanciones en caso de que "la agresión rusa aumente". A su vez, reiteraron la necesidad de que los países europeos reduzcan su dependencia del gas ruso, una medida que, más que ninguna otra, golpearía el corazón de los intereses estratégicos de Rusia.

En tanto, el canciller alemán, Olaf Scholz, consideró que el anuncio de la retirada de tropas rusas es "una buena señal", al hablar en una rueda de prensa conjunta con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien dijo querer seguir trabajando con los países occidentales para desescalar la crisis.

"El hecho que sepamos ahora que algunas tropas están siendo retiradas es una buena señal. Esperamos que otras sigan", declaró el dirigente alemán en Moscú, convencido de que los esfuerzos diplomáticos para evitar el conflicto están "lejos de agotarse".

Scholz también aseguró que para los países europeos "está claro que la seguridad duradera no se puede alcanzar contra Rusia, sólo con Rusia".

Por su parte, Putin dijo que Rusia no quiere una guerra y se mostró dispuesto a "seguir el camino de la negociación". "Estamos dispuestos a seguir trabajando en común", manifestó.

El mandatario ruso criticó sin embargo el rechazo de los países occidentales a sus principales exigencias, a las que no recibió "lamentablemente una respuesta constructiva".

Estas reivindicaciones son el fin de la política expansionista de la OTAN, el compromiso de no desplegar armas ofensivas cerca de las fronteras rusas y la retirada de infraestructuras de la alianza atlántica en las fronteras de 1997, antes de que la organización no recibiera a exmiembros del bloque soviético.

Putin también señaló que no renunciaba a estas demandas y que formarían parte de las negociaciones entre rusos y occidentales.

"¿Queremos [una guerra] o no? Por supuesto que no. Por eso presentamos nuestras propuestas para un proceso de negociación", reiteró.

El presidente ruso también confirmó "una retirada parcial de los militares" en la frontera con Ucrania, aunque rechazó dar mayores precisiones.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés