El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 7°C
Sudáfrica

La cumbre de los BRICS empezó con importantes diferencias

Este martes, los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica le dieron inicio a la cumbre anual del grupo en la que discutirán posibles adhesiones. Pero, pese a las tensiones con Occidente, en este primer día ya se pudieron observar importantes diferencias entre los miembros.

La cumbre de los BRICS empezó con importantes diferencias
22 agosto de 2023

Este martes, a medida que las tensiones con Occidente van en aumento, los líderes de los BRICS se reunieron en Johannesburgo para trazar el rumbo del bloque, aunque las divisiones resurgieron ante un debate crítico sobre una posible expansión del grupo.

El grupo compuesto por Brasil, Rusia, India y China fue creado en 2009 y, tras la adhesión de Sudáfrica en 2010, nunca más fue ampliado. Por ello, con más de 40 países solicitando ingresar al bloque, que los líderes de estos países debatan sobre a quiénes aceptar ya es toda una novedad. 

Para los actuales miembros, hay una gran cantidad de países en desarrollo que están "cansados" del "moralismo" y los "retos" de Occidente, por lo que buscan nuevas formas de financiamiento y apoyo geopolítico.

En este sentido, el presidente chino, Xi Jinping, uno de los más interesados en sumar aliados, cree que "en este momento, los cambios en el mundo, en nuestros tiempos y en la historia se están desarrollando como nunca antes, llevando a la sociedad humana a una coyuntura crítica. El curso de la historia estará determinado por las decisiones que tomemos".

Xi pronunció estas palabras en un foro empresarial de los BRICS, aunque la gran curiosidad de la jornada fue que, pese a que está en Johannesburgo, no participó de la reunión en la que sí estuvieron presentes sus homólogos Cyril Ramaphosa, de Sudáfrica, Lula da Silva, de Brasil, y el primer ministro indio, Narendra Modi.

Y fue justamente en la reunión entre los líderes a la que Xi no concurrió en donde se observaron algunas diferencias dentro del bloque: Lula, quien mantiene un buen vínculo con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, destacó que "no queremos ser un contrapunto al G7, G20 o Estados Unidos. Solo queremos organizarnos".

A esto se suma que India, la otra gran potencia del grupo, cada vez se aleja más de Pekín debido a las grandes disputas territoriales que poseen. Es por ello que este año, al igual que sucedió con Lula, Modi fue recibido por Biden en la Casa Blanca. Así, en un grupo en el que las decisiones se toman por consenso, estas primeras observaciones demuestran que los BRICS podrían ser menos fuertes de lo que parecen.

De esto se jactó el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, que dijo que no veía a los BRICS convertirse en un rival geopolítico de Estados Unidos: "Esta es una colección muy diversa de países con diferencias de puntos de vista sobre temas críticos".

Lula defendió a Argentina

Como es lógico, cada país posee una preferencia a la hora de apoyar el ingreso de un país u otro al grupo. Y, en el caso de Brasil, la balanza se inclina en favor de Argentina. 

"Defiendo que nuestros hermanos de Argentina puedan participar de los BRICS. Vamos a ver en la reunión si será ahora o en dos meses o en el futuro, pero es importante que Argentina entre al grupo. Brasil no puede hacer política de desarrollo industrial sin olvidar que Argentina es un país que tiene que crecer junto con nosotros, que tenga poder de compra", aseguró Lula.

Además, teniendo en cuenta las actuales negociaciones de Argentina con el FMI, Lula criticó los préstamos calificándolos de "asfixiantes" y dejó entrever la posibilidad de que el banco BRICS aumente los préstamos a otros países con "criterios diferentes" para estimular sus economías.

Pero, pese a su favoritismo, Lula también dijo que estaba a favor de que otros países se unieran a la alianza, y mencionó a Indonesia como un nuevo miembro potencial, ya que los nuevos socios ayudarían a los BRICS a aumentar su relevancia a escala internacional.

"Queremos que los BRICS sean una institución multilateral, no un club exclusivo", agregó.

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Indonesia, Bolivia, Venezuela, Egipto y Bielorrusia son algunas de las 40 naciones que expresaron su intención de entrar a lo que ya se definió como "BRICS Plus".

Según Ian Bremmer, jefe de la consultora de riesgo político Eurasia, Indonesia y Arabia Saudita son los países con más probabilidades de unirse al grupo en el corto plazo.

Putin, el gran "ausente"

Como se sabía de antemano, el ruso Vladimir Putin no formó parte de la cumbre debido al pedido de captura internacional que hay en su contra.

Hace unos meses, la Corte Penal Internacional lo acusó de deportar niños ucranianos hacia Rusia y el gran problema es que justamente Sudáfrica forma parte de esta entidad, por lo que estaría obligada a detener a Putin si pisa su territorio. 

Por ello, para evitar cualquier tipo de inconveniente, el líder ruso decidió saltarse la cita, aunque hizo su aporte por videoconferencia. Además, en su representación envió al canciller Serguéi Lavrov.

En plena guerra en Ucrania, y a medida que cada vez se encuentra más aislado de Occidente, Putin considera que el grupo BRICS es trascendental. Incluso, por el momento, ninguno de sus miembros ha condenado la invasión rusa, además de que todos han aumentado el comercio con Rusia. 

Al respecto, Putin expresó: "Cooperamos sobre los principios de igualdad, apoyo a la asociación, respeto por los intereses de cada uno, y esta es la esencia del curso estratégico orientado al futuro de nuestra asociación, un curso que cumple con las aspiraciones de la mayor parte de la comunidad mundial, la llamada mayoría global".

Putin también dijo que Rusia buscaba desarrollar dos proyectos emblemáticos en particular: una ruta marítima del norte con nuevos puertos, terminales de combustible y una flota de rompehielos ampliada, y un corredor norte-sur que conecta los puertos rusos con terminales marítimas en el Golfo y en el océano Índico.

A su vez, manifestó que Rusia seguiría siendo un proveedor confiable de alimentos para África y estaba finalizando las conversaciones sobre el suministro gratuito de cereales a un grupo de países africanos.

Por último, confirmó que, además de la posible adhesión de nuevos miembros, durante la cumbre se discutiría en detalle la cuestión de cambiar el comercio entre los países miembros pasando del dólar estadounidense a monedas nacionales, un proceso en el que el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS jugaría un papel importante.

"El proceso objetivo e irreversible de desdolarización de nuestros lazos económicos está ganando impulso", sentenció.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés