El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 10°C
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 10°C
Por la guerra

JP Morgan advierte que Rusia se encamina a un colapso de su economía

la entidad financiera sentenció que la economía rusa “ahora se encamina a una profunda recesión”, mayor a la que sufrió en 1998

Guerra entre Rusia y Ucrania
Guerra entre Rusia y Ucrania .
04-03-2022
Compartir

Rusia se encamina a un colapso en su economía de una magnitud que podría ser similar o incluso ser más grande que el que sufrió en 1998, en caso de proseguir la invasión contra Ucrania, advirtieron hoy economistas del banco de inversión JP Morgan.

En coincidencia con un pronostico de Goldman Sachs, economistas de JP Morgan estimaron que la economía rusa se contraería 7% durante este año. Dicha caída en el Producto Bruto Interno (PBI) sería incluso mayor al retroceso de 5,3% registrado de 1998, momento en el cual el país sufría una fuerte crisis de deuda.

El déficit fiscal, los costos de la guerra en Chechenia y shocks externos (incluyendo la crisis financiera asiática en 1997; y la fuerte caída en el valor del petróleo y de los metales) impactaron en ese entonces en las reservas monetarias rusas. Para hacer frente a la situación, el Gobierno de Borís Yelstin abandonó el llamado “crawling peg” (por el cual una moneda se fija dentro de determinada banda cambiaria, y al superarla el banco central realiza intervenciones) y el rublo perdió casi dos tercios de su valor frente al dólar en menos de un mes.

La crisis, que además provocó una declaración de default, cierres de bancos y una inflación que llegó al 84% anual, derivó en la propia caída de Yeltsin, que fue sucedido en el cargo por Vladimir Putin en 1999.

Frente a las sanciones recibidas del extranjero por sus acciones bélicas en los últimos días, Rusia estableció medidas de emergencia como controles de capitales y mayores tasas de interés. Una de dichas acciones fue el establecimiento de un gravamen del 30% a la compra de divisas extranjeras, ante la fuerte depreciación de más del 40% que registró el rublo desde la invasión.

Además de ello, el Gobierno de Putin vetó la transferencia de dinero al exterior y la venta de activos por extranjeros; y estableció la obligación a los exportadores de convertir el 80% de sus ingresos en divisas en rublos.

Frente a este panorama, la agencia calificadora de riesgos Standard & Poor´s (S&P) recortó el rating de Rusia por segunda vez en pocos días, llevándolo de “BB+” a “CCC-“ frente al “creciente riesgo de incumplimiento” en sus obligaciones.

“Las sanciones a Rusia minan los dos pilares que permiten la estabilidad económica: las reservas del banco central y el superávit en el balance de pagos”, sostuvo JP Morgan en su reporte.

Tras ello, la entidad financiera sentenció que la economía rusa “ahora se encamina a una profunda recesión”.

“Cuanto mas tiempo se mantengan las sanciones, y sobre todo si estas se amplían a las exportaciones de petróleo y gas; más probable es que Rusia se convierta en un mercado de capitales indeseable por los próximos años”, explicó por su parte Tim Graf, jefe de estrategia macroeconómica en State Street Global Markets.

Del mismo modo, Graf advirtió que si la economía rusa continua aislada del mundo, se profundizarán los riesgos de una mayor inflación en dicho país.

La balanza comercial rusa, al comienzo de este año, registraba un balance de casi US$ 20.000 millones.

Rusia es el principal exportador mundial de gas y provee el 10% de petróleo en el mundo, y en el caso de extenderse las sanciones a dicho sector –hasta el momento, evitadas, por los posibles efectos negativos que traerían a quienes establezcan las mismas-, se espera que su economía se contraiga en un 14% este año, según economistas consultados por la agencia Bloomberg.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés