El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Camino a 2024

Estados Unidos, otra vez con gobierno dividido

No se trata de un escenario extraño sino que ha sido habitual que el partido del Presidente no cuente con el dominio del Congreso

Entre el riesgo de parálisis de la acción legislativa que implica el gobierno dividido y el riesgo de hegemonía por parte de una sola fuerza política
Entre el riesgo de parálisis de la acción legislativa que implica el gobierno dividido y el riesgo de hegemonía por parte de una sola fuerza política
21-12-2022
Compartir

A partir de enero Estados Unidos volverá a tener un gobierno dividido, porque los republicanos recuperaron la mayoría de la Cámara de Representantes. 

No se trata de un escenario extraño sino que ha sido habitual que el partido del Presidente no cuente con el dominio del Congreso. 

Siempre se plantea una tensión entre el riesgo de parálisis de la acción legislativa que implica el gobierno dividido y el riesgo de hegemonía por parte de una sola fuerza política. Por la forma en que vota la sociedad parecería sentirse más cómoda en un contexto de poder repartido.

En los primeros dos años de su mandato Joe Biden aprovechó la mayoría demócrata en el Congreso para aprobar varias iniciativas relevantes en materia de infraestructura y clima, pero necesariamente deberá ahora conformarse con una agenda menos ambiciosa durante los próximos dos años porque habrá gobierno dividido en el marco de un sistema político muy polarizado que dificulta los acuerdos. 

Más allá de lo que ocurra en el plano institucional, cabe esperar mucho ruido político en torno a Donald Trump que ya lanzó su candidatura presidencial para 2024, que es vista como una mala idea para la mayoría de los republicanos porque no la consideran una carta ganadora. Del otro lado, Biden dio a entender que buscará su reelección pese a que su edad abre un interrogante sobre esa posibilidad. 

El nuevo mapa político convivirá con una economía que podría sufrir una recesión, con una inflación todavía elevada,  en el primer tramo de 2023 año según la visión de muchos analistas. 

Pero el apretón monetario que continuará en el arranque del año, junto al menor nivel de actividad, irá desacelerando a mayor ritmo la tasa de inflación. Eso, a su vez, permitirá reducir la tasa de interés en la segunda parte del año y la economía crecería con más fuerza en los meses finales de 2023. 

El Gobierno cree que la recesión podrá evitarse pero, de haberla, sería muy suave como consecuencia de la fortaleza que sigue mostrando el mercado de trabajo.                

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés